Dinero

Las pérdidas para el Estado han aumentado un 11%

Hacienda dejó de ingresar más de 800 millones de euros por el tabaco ilegal

Un informe de KPMG señala Andalucía como la principal zona de contrabando y venta ilícita

La crisis económica disparó el consumo de tabaco ilegal y de contrabando que se consume en España. Este hábito provoca importantes perjuicios económicos no sólo a los estanqueros de las zonas más afectadas por este mercado negro, sino también al Estado.

Los impuestos sobre el tabaco suponen una de las vías de ingresos tributarios más importantes para las arcas públicas: por ejemplo, en 2011 el Estado ingresó 7.603 millones de euros en impuestos especiales, a lo que habría que sumar el IVA. Cerca del 80% del precio final de los cigarrillos se debe a los impuestos que soportan.

Es por ello que las autoridades se implican cada vez más en la lucha contra el mercado ilegal de tabaco, ya que la entrada de cigarrillos de contrabando y las ventas de cajetillas falsificadas e ilegales disminuyen de forma considerable los ingresos estatales.

El Confidencial Digital ha tenido acceso a un informe elaborado por la consultora KPMG para las grandes compañías tabaqueras -Philip Morris, Imperial Tobacco (dueña de la española Altadis), British American Tobacco y JT International- en el que hace balance del mercado ilícito de tabaco en la Unión Europea.

El 7,8% del consumo de tabaco es ilegal

Según el estudio correspondiente a 2014, a lo largo del año pasado se consumieron en España 3.800 millones de cigarrillos ilícitos, provenientes tanto del contrabando como de la falsificación. Esta cifra supone un descenso respecto al año 2013, tanto en cifras absolutas (4.430 millones de cigarrillos ilegales) como en porcentaje respecto al consumo total, del 8,8% en 2013 frente al 7,8% del año pasado.

Pese a que se consumieron menos cigarrillos que en 2013, en el año 2014 las pérdidas para el Estado fueron mayores. En total, el comercio ilegal provocó que Hacienda dejara de ingresar aproximadamente 810 millones de euros que habría recaudado si esos 3.800 millones de cigarrillos procedentes del contrabando y de la falsificación se hubieran vendido de forma legal y, por tanto, gravados con los impuestos correspondiente.

Las pérdidas para las arcas públicas han aumentado un 11%, ya que según el estudio de la consultora KPMG, en 2013 fueron 718 millones de euros los que el Estado dejó de ingresar por los cigarrillos de procedencia ilegal. Hay que tener en cuenta que en 2013 hubo cambios en los impuestos, por lo que ya durante todo 2014 fueron más altos para el tabaco.

Andalucía, la región más afectada

Por primera vez un estudio valora el peso que el tabaco de contrabando procedente de Gibraltar tiene en el mercado ilegal de España. Según el informe de KPMG al que ha tenido acceso El Confidencial Digital, al menos el 13,8% de las cajetillas de contrabando incautadas en 2014 procedían del Peñón, pero la cifra es en realidad mayor porque muchas “marcas blancas ilícitas” y algunas etiquetadas como “Duty Free” proceden también de la colonia británica.

El estudio encargado por las grandes compañías tabaqueras señala también la zona donde está más extendido el mercado negro de cigarrillos: Andalucía. En esta comunidad las Fuerzas de Seguridad incautaron el 80% del total intervenido en toda España.

En cuanto al tabaco “foráneo” pero introducido de forma legal en territorio español cabe señalar que se consolidan dos puntos de entrada: Gibraltar y Andorra. Del Peñón entraron 740 millones de cigarrillos de forma legal, mientras que del principado de los Pirineos entraron 580.000, el 31%. Pierde peso Canarias (con una fiscalidad especial más baja) como vía de llegada de tabaco a la Península: si en 2010 era el 61%, con 790.000 cigarrillos, en 2014 representó menos del 10% con una cuarta parte de mercancía.

Cambio en las rutas de contrabando: Portugal y Andorra

Por su parte, fuentes de la Unión de Asociaciones de Estanqueros de España apuntan a ECD un cambio de tendencia en las rutas del contrabando de tabaco. En concreto, apuntan a que en los seis últimos meses han notado cómo se recupera ligeramente el mercado legal en el conjunto de Andalucía, si bien sigue siendo muy alto el porcentaje de consumo de cigarrillos ilegales.

Los crecimientos en las ventas legales las han notado sobre todo los estanqueros de las provincias de Cádiz -la más castigada tradicionalmente, debida a las entradas por Gibraltar-, Sevilla y Málaga. La causa que apunta es que la presión creciente de las Fuerzas de Seguridad sobre las mafias y los contrabandistas que operan en estas provincias está siendo cada vez más eficaz y evita que las cajetillas falsificadas y de contrabando lleguen al mercado negro.

 

Ante esa presión policial, varios estanqueros consultados coinciden en señalar que en los últimos tiempos se está notando cierto desplazamiento de las zonas de operaciones de los distribuidores de tabaco ilegal. Por ejemplo, el tabaco de contrabando ha crecido en provincias andaluzas más alejadas de Gibraltar y de la costa, como son Jaén y Granada.

Donde también se ha notado un cambio importante en las rutas de entrada a España de las cajetillas “negras” es en el oeste de España y en la zona de los Pirineos: es decir, en la frontera con Portugal y en la de Andorra. Los estanqueros de la zona pirenaica, en torno a Lérida, Gerona y Huesca, están empezadon a registrar importantes descensos en las ventas legales que achacan al tabaco de contrabando que llega desde el Principado de Andorra e incluso del sur de Francia.

En cuanto a la frontera con Portugal, en el último año las ventas legales en estancos han caído hasta un 10%. Esto está sucediendo en las provincias fronterizas como Zamora, Salamanca, Cáceres y Badajoz. La no existencia de fronteras hispano-lusas por ser miembros de la UE y del espacio Schengen dificulta los controles pars evitar que este tabaco entre en España desde Portugal.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?