Dinero

Correos disimula la corona y elimina la cruz de su logo

Ha optado por simplificar los rasgos de la enseña monárquica y convertir el símbolo religioso en un signo +

Antiguo y nuevo logo de Correos.
photo_cameraAntiguo y nuevo logo de Correos.

Correos acaba de dar conocer su nuevo logo, en el que recoge los elementos esenciales de la marca, al tiempo que elimina o simplifica algunos rasgos históricos. Tras semanas de intenso debate y revuelo interno, la cúpula de la compañía pública se ha decantado por un diseño que minimiza los símbolos monárquicos y religiosos.

Tal y cómo se adelantó este lunes en ECD, Correos tenía decidido que el color amarillo continuara como color principal de su nueva identidad corporativa, pero existían dudas sobre si mantener también sobre el logo la corona, símbolo de la monarquía.

La empresa postal ha presentado este martes su nueva imagen de marca, renovada tras 19 años, en la que ha destacado su apuesta por la simplicidad, la sostenibilidad y la modernidad con lo que pretenden “abanderar los nuevos tiempos que vive la compañía”,

La renovación de la imagen de marca llevada a cabo por Correos se refleja en todos los niveles (logístico, tecnológico, recursos humanos o flota) y está encabezada por la actualización de su logo, diseñado por José María Cruz Novillo.

Es uno de los símbolos más reconocidos de España y se estrenó a finales de 1977 como imagen de la Dirección General de Correos y Telégrafos y de la Caja Postal. Entre las creaciones de Cruz Novillo figuran logos como el de Renfe, COPE, Antena 3, la Policía Nacional, Repsol o el PSOE. También diseñó la bandera de la Comunidad de Madrid.

Disimula la corona y elimina la cruz

En la cúpula de la empresa pública habían surgido dudas sobre si mantener o no uno de los emblemas de la imagen actual de Correos: la cornamusa coronada.

Pese a que la compañía ha destacado que el logo mantiene la cornamusa y la corona, se simplifican los rasgos del símbolo monárquico, del que se han eliminado algunos remates y se ha convertido la cruz en un signo positivo (+).

Según el artículo primero de la Ley 33/1981, de 5 de octubre, del Escudo de España, la “corona real, cerrada, que es un círculo de oro, engastado de piedras preciosas, compuesto de ocho florones de hojas de acanto, visibles cinco, interpoladas de perlas y de cuyas hojas salen sendas diademas sumadas de perlas, que convergen en un mundo de azur o azul, con el semimeridiano y el ecuador de oro, sumado de cruz de oro. La corona, forrada de gules o rojo”.

Correos ha eliminado también el nombre, con la intención de conseguir una imagen “más sencilla, abierta y ágil”.

La imagen corporativa de Correos es de color amarillo, y su icono es una corneta. Este hecho no es exclusivo de España, ya que en muchos otros servicios postales europeos los colores, e incluso el icono, son similares.

Apuesta por una mayor sostenibilidad con compromisos como la reducción del consumo de tinta y vinilado, eliminando los elementos decorativos superfluos o sustituyendo los embalajes por cartón 100% reciclado.

La compañía postal ha indicado, además, que la transformación de su imagen está pensada para adaptarse a todos los formatos digitales en concordancia con su apuesta por la digitalización.

Dudas sobre si retirar o no la corona

Tal y cómo se contó también en ECD, la dirección de Correos había recibido varias propuestas de la agencia de diseño Summa, con y sin el símbolo monárquico. Esta empresa ya había llevado a cabo la renovación de marcas emblemáticas como RTVE. También se ha recurrido a las agencias de creatividad Arena Media/Mono.

No obstante, había directivos de la compañía pública que eran partidarios de prescindir de este símbolo monárquico, la corona, que se incorporó con la llegada a España de la democracia y la definición del Estado español como monarquía.

Esos consejeros consideraban que el logo ofrecía una “imagen anticuada”, con la que había que romper para “dar más vida a la compañía y acercarla a los jóvenes”, el segmento de población que más opta por otros servicios de mensajería como Amazon.

Defendían que era necesaria una transformación para competir en un entorno cada vez más liberalizado.

Otros consejeros, en cambio, apostaban por no generar una “polémica innecesaria”, sobre todo si se tiene en cuenta que Correos es una empresa pública, a diferencia de Iberia que retiró el símbolo monárquico después de 36 años y en medio de la fusión con la británica British Airways.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable