Dinero

Ikea reconoce problemas en su cadena logística por el caos en el transporte marítimo

Está sufriendo desabastecimiento de algunos muebles en sus tiendas europeas. Para solucionarlo está fletando sus propios barcos y comprando contenedores

Tienda de Ikea.
photo_camera Tienda de Ikea.

El sector del transporte marítimo se ha convertido en un caos en los últimos meses. El pasado julio, las empresas españolas que cargan mercancía en los puertos y emplean el transporte marítimo formaban el Foro Español de Referencia Marítima (FERM) para denunciar que el servicio que dan las navieras se ha vuelto insostenible.

FERM, que agrupa a firmas que van desde los fabricantes de azulejos de Castellón a las grandes compañías automovilísticas asociadas a la patronal ANFAC, lamentan que las navieras hayan concentrado servicios tras la pandemia. Esto, sumado a la falta de contenedores, que quedaron varados al interrumpirse los flujos comerciales en la costa americana del Pacífico, ha hecho que los precios se disparen y que las esperas aumenten considerablemente.

El problema no es algo únicamente español. La cadena de muebles sueca, Ikea, empezó a principios de mes a fletar sus propios buques y a comprar sus contenedores para así lograr sortear las dificultades en el transporte marítimo. 

"Para garantizar la disponibilidad de los productos para nuestros clientes, hemos tomado medidas extraordinarias, como la compra de nuestros propios contenedores y el flete de buques adicionales", explican desde la compañía a El Confidencial Digital.

Durante el último año de la pandemia, la situación de la capacidad del transporte marítimo mundial "ha supuesto un desafío para todos los negocios que dependen del transporte marítimo, incluyendo el negocio de IKEA", reconocen los portavoces de la firma.

Tiendas sin stock

Las continuas interrupciones, las congestiones en los puertos y una demanda "históricamente alta" por los confinamientos y las compras de diverso material sanitario han creado un desequilibrio en todo el mercado del transporte marítimo, que está provocando restricciones en nuestras operaciones, así resumen la situación los expertos.

La medida "ha mejorado la situación" y ha hecho que se descongestionen las tiendas europeas que estaban tensionadas por el suministro, habiendo falta de ciertos muebles y productos, durante algún tiempo. 

Para evitar que vuelva a ocurrir esta situación desde la firma sueca han decidido "priorizar determinadas gamas y productos dentro de nuestro surtido, atendiendo sobre todo a asegurar aquellos que son más demandados por los clientes".

No es la única empresa que está creando sus propias cadenas logísticas. Walmart y Home Depot, están también comprando contenedores y barcos para suministrar sus tiendas a lo largo del globo, sin depender de las navieras.

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable