Dinero

Mercado inmobiliario en problemas por culpa del Covid-19 en España

Crisis del coronavirus afecta al sector inmobiliario, propiedades a la baja

Mercado inmobiliario
photo_camera Mercado inmobiliario

El mercado inmobiliario en España se encuentra en una situación difícil debido al Covid-19; y la principal razón es el cierre de las fronteras. En España, una importante cuota de la demanda en el mercado inmobiliario proviene de extranjeros, y en especial, proviene de británicos; y la situación actual sumado a las condiciones del Brexit en el que se siguen negociando algunos temas específicos, afectan negativamente los precios de venta de los inmuebles.

Finalizada la cuarentena, los precios de compra de las propiedades continúan bajando drásticamente; sobre todo y, lamentablemente, por el alto volumen de oferta de venta por el fallecimiento de personas mayores a causa del coronavirus, que dejaron herederos en una difícil situación económica.

Crisis del coronavirus afecta al sector inmobiliario, propiedades a la baja

Tal como ha afectado al resto de la economía global, el mercado inmobiliario español no escapa a la realidad que se vive por la pandemia del Covid-19; muchos negocios se han visto afectados de manera negativa y el mercado inmobiliario ha sido uno de ellos. No solo en cuanto a la oferta y la demanda, sino en la cantidad de tratos concretados, los cuales han sido pocos por la dificultad para la comunicación entre las partes.

Desafortunadamente para los herederos y especuladores del mercado inmobiliario, el precio de venta de las propiedades seguirá cayendo y, de recuperarse, alcanzará un máximo del 4%, frente a una disminución del 32%, según lo indica Standard & Poors e inmobiliarias como VirtoProperty.

El caso es que, para cualquier transferencia de propiedad, lo recomendable es contactar con un experto, en especial en los tiempos que corren. Para los dueños británicos esto ha significado un impacto mucho más directo, ya que estos esperaban despedirse de sus arrendamientos y de sus propiedades en España para este año, con miras al Brexit programado para el 31 de diciembre de 2020. CBRE, una empresa consultora y analítica de España hace notar que la posposición indefinida del mercado inmobiliario ha afectado a dichos ciudadanos de una manera más directa que al resto de dueños con propiedades en España. Sobre todo, en Costa del Sol y en Costa Blanca, que son zonas especialmente llamativas para los británicos.

En tales localidades habrá más personas que querrán vender que las que querrán comprar, provocando una posible caída de los precios de las propiedades.

Las comunicaciones se han visto afectadas por la cuarentena

Por lo general, durante los traspasos de propiedad, los contactos y negociaciones se llevan a cabo de manera presencial; ya que es la manera más oportuna de llegar a acuerdos entre el comprador, el intermediario (banco) y el vendedor. Sin embargo, en la actualidad, tales reuniones se han hecho imposibles.

Esto ha hecho que, al menos durante la cuarentena, todos los traspasos se hayan congelado, y, por lo tanto, las ventas han sufrido un abrupto parón. Esto también congeló los precios durante un tiempo, lo que ocasionó incertidumbre en el mercado. Los precios, como resultado de este parón, eventualmente empezarán a caer, por la alta demanda y la poca oferta que conllevará a una crisis en el sector.

Los bancos han tomado medidas durante la apertura de las cuarentenas en España, mudando las reuniones al mundo digital, realizando los traspasos por medio de videoconferencia.

Los bancos se ponen del lado de los compradores para proteger la economía

A pesar de que los tratos en el mercado inmobiliario son considerados un acuerdo bipartito en el que ambas partes deben salir beneficiada, el Banco Central Europeo ha anunciado la reducción de tasas de interés y mantenerlas de este modo para proteger el bolsillo de los compradores. Esto, en esencia, es bueno para la economía, pues aumenta el incentivo para ahorrar. Sin embargo, para el mercado inmobiliario, la situación del coronavirus presenta un escenario completamente distinto.

Con las bajas tasas de interés, el mercado tendrá un mayor déficit de compradores, lo que contribuirá a disminuir los precios. Quienes se ven beneficiados en este escenario, son precisamente los compradores españoles, quienes tendrán que pagar menos por una vivienda que en los años venideros empezará a aumentar de valor. Aquellos que necesiten vender con urgencia, sin embargo, perderán dinero durante este período de crisis.

 

¿Qué hay para el futuro en el mercado inmobiliario de España?

Sin importar a quien preguntes, todos coinciden en que el colapso del mercado inmobiliario durante el año 2020 será profundo en el segundo trimestre del año, con una pequeña recuperación en el tercero y en el cuarto. Tal recuperación debería continuar en 2021, si es que los rebrotes de Covid-19 no obligan a ir a una nueva cuarentena para la que, se espera, estemos mejor preparados.

La ventaja frente a una nueva ola de contagios, es el hecho de que el sistema se ha estado preparando durante este período para afrontar un recrudecimiento de la crisis; tal preparación consiste en generar infraestructuras que permitan mejorar las comunicaciones con los bancos y el fomento del ahorro durante el período durante el que transcurra la “nueva normalidad”, en la que la mayoría de los mercados volverán a abrirse con estrictas medidas de higiene y prevención.

Según la mayoría de las inmobiliarias, la crisis y la recesión económica post-pandemia será inevitable y tanto la solidaridad como la sabiduría financiera jugarán un rol importante en la recuperación económica. El mercado inmobiliario se verá afectado, junto con otros como el retail, el turismo y el hospedaje (además de las aerolíneas como Iberia Airlines) mientras que el sector industrial será más resistente a la crisis. Se avecina una crisis incluso más intensa que la del 2008 para la cual debemos estar preparados.

Otro indicador negativo con mira a una eventual recuperación, es el PIM de España, que es incluso más bajo que el del resto de territorios en la Unión Europea, e incluso más que el de países en Latinoamérica como Brasil y Colombia, al menos en el pasado mes de mayo. Si esto no mejora, el panorama para España es de una crisis mucho más prolongada que para sus vecinos y otros países de habla latina.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes