Dinero

El Santander adelanta dos meses el cierre de sucursales del Popular

Comenzará en abril la reestructuración de la red comercial para hacer desaparecer la marca, que está siendo fuertemente castigada

Sucursal del Banco Popular.
photo_cameraSucursal del Banco Popular.

El Santander tiene prisa por enterrar la marca Popular. El banco que preside Ana Botín se ha propuesto adelantar a la primavera la negociación con los sindicatos para cerrar el ajuste de sucursales y empleados antes de la fecha prevista inicialmente, que era el mes de junio de 2019.

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes de la cúpula del Santander, en la dirección de la entidad no se pasa por alto que el Popular ha sufrido un fuerte desgaste en su imagen de marca y en la relación con sus clientes. Un castigo derivado de la crisis que atravesó en junio de 2017 y que acabó con su liquidación.

En 2017, el Popular fue el banco con menor número de empresas que trabajaban con él y recomendaban la entidad a terceros. Además, fue el único que empeoró la vinculación de los clientes con la entidad, según estudios de mercado.  

La integración de oficinas y el ajuste de la plantilla son dos piezas claves de la integración operativa. Hasta ahora, los directivos del Santander tenían previsto iniciarla en noviembre de este año para tenerla completada alrededor de junio de 2019, cuando la ‘marca Popular’ desaparecería.

El consejero delegado del banco, José Antonio Álvarez, explicó este miércoles que la reestructuración de oficinas se iniciará una vez que se complete la integración operativa del Popular, que se inicia ahora y que durará “7 meses”.

Así, según ha podido saber ECD por fuentes internas del Santander, el plan de la dirección de la entidad pasa por comenzar en primavera (en torno al mes de abril) la reestructuración de la red comercial para hacer desaparecer la marca Popular, fuertemente castigada por empresas y clientes, antes de la fecha prevista inicialmente.

Por el momento, no se ha querido dar cifras sobre el cierre de oficinas que se llevará a cabo una vez que la integración tecnológica de Santander España y Popular tenga lugar, argumentando que mientras eso no ocurra no será posible saber el alcance del ajuste.

El Santander ya avisó de sus planes

El Banco Santander tiene previsto, desde hace más de un año, acometer un ajuste de sus oficinas en 2019. Pero la novedad ahora se encuentra en que ese proceso podría acelerarse, tal y cómo reconoció hace unas semanas la propia entidad a Goldman Sachs.

Los gestores del banco que preside Ana Botín y de otras entidades mantuvieron una reunión con miembros de Goldman Sachs. El banco estadounidense publicó después un informe, en el que ya señaló que el Santander afrontará mayores costes de reestructuración este año si se acelera el ajuste de la red comercial.

Además, el ajuste no será solo de oficinas. También será necesario redimensionar la plantilla. Será la segunda reestructuración en el Banco Santander, después de que el año pasado prescindiera de 1.000 empleados, la mayoría a raíz de salidas voluntarias en condiciones pactadas con los sindicatos.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?