El Chivato

Ojo, que Pablo Casado tiene suerte...

Pablo Casado, en un acto de campaña en Andalucía.
photo_cameraPablo Casado, en un acto de campaña en Andalucía.

Pablo Casado ha logrado, con una campaña basada en recorrerse el mayor número de pueblos posible de Andalucía, lo que hace apenas unas semanas parecía imposible: que el PP tenga opciones reales de presidir la Junta de Andalucía cerrando un acuerdo con Ciudadanos y VOX.

El éxito del nuevo presidente del PP había sido vaticinado la semana pasada por altos cargos nacionales del partido en Génova que, en conversaciones informales con El Chivato, veían posible una carambola como la que finalmente se ha dado: “Después de 36 años vamos a gobernar Andalucía incluso perdiendo votos. Y eso va a ser posible por la suerte que acompaña a Casado”.

Estos cargos destacaban que el auge de Ciudadanos y de VOX, “en condiciones normales”, debía perjudicar al PP. No obstante, añaden, “en Andalucía es diferente porque C´s gana votos de la izquierda”. Una circunstancia “excepcional” de la que se ha beneficiado Casado en su primer gran reto electoral.

Esa “suerte” del actual presidente del PP, comentan estas mismas fuentes, le ha acompañado desde el pasado mes de junio, cuando se convocaron primarias para suceder a Mariano Rajoy.

Primero, la renuncia de Alberto Núñez Feijóo le dio una oportunidad; y, después, quedar por delante de Cospedal le permitió tener el apoyo de ésta y de sus afines en el cara a cara final contra Sáenz de Santamaría. Una extraña sucesión de hechos beneficiosos casi imposible de diseñar.

El respaldo de la ex secretaria general, sin embargo, parecía ser una losa con la que Casado iba a tener que cargar durante todo su mandato. No obstante, de nuevo la ‘suerte’ se cruzó en su camino cuando ésta se vio obligada a dimitir después de que el ex comisario Villarejo filtrase las conversaciones que había mantenido con Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro, en la sede nacional del partido.

Solventada esa crisis interna, al nuevo presidente del PP le estalló en la cara el pacto con el PSOE para repartirse los cargos del Consejo General del Poder Judicial. Las críticas internas arreciaban y pasó unos “días malos”.

Sin embargo, la difusión de los WhatsApp de Cosidó y la renuncia del juez Marchena a presidir el CGPJ permitieron a Casado bajarse del acuerdo con los socialistas e impulsar una reforma legislativa para garantizar la independencia del poder judicial. Una maniobra que le ha permitido prolongar el mandato de Lesmes y recuperar la confianza y los aplausos de los suyos.

Con todo este bagaje, y después de lo sucedido en Andalucía, los cargos del PP con los que ha charlado El Chivato se ratifican en esta tesis: “Pablo Casado tiene ‘suerte’ y eso es una gran ventaja en política. De hecho, a día de hoy parece fundamental tenerla para llegar a La Moncloa. Y si no, que le pregunten a Pedro Sánchez...”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable