Mirillas digitales
photo_cameraMirillas digitales

Gadgets

Mirillas digitales contra los falsos médicos que ha propiciado el coronavirus

La tecnología al servicio del ciudadano de bien

Alerta a la población por los casos de asaltos que se están dando a viviendas por falsos médicos con el pretexto de realizar pruebas para saber si hay contagio del coronavirus

El vídeo del día

Casado ante la prórroga: "Menos Aló presidente y más" acudir al Congreso.

Da igual la magnitud de la crisis que sufra un país, siempre habrá desaprensivos que quieran sacar provecho de la situación de algún modo. En los últimos días, cuando España entera esta consternada por la expansión del coronavirus, llega la información de que hay quien está utilizando esta alarma social para cometer actos delictivos.

Concretamente, hay falsos médicos que llaman a las puertas de las casas con la excusa de hacer pruebas del virus, accediendo y asaltando las viviendas, especialmente aquellas que están ocupadas por ancianos, por ser el colectivo más vulnerable, aunque nadie está a salvo de estos atracos.

Es la misma técnica que ya han utilizado en otras ocasiones, con los falsos revisores del gas, la luz o el agua. Previamente al asalto, seleccionan un objetivo que consideran débil y después se presentan en sus domicilios, en este caso haciéndose pasar por profesionales sanitarios.

La tecnología al servicio del ciudadano de bien

Todas las medidas preventivas parecen pocas para frenar a los amigos de lo ajeno. La tecnología es hoy día el mejor aliado, las que ofrecen las medidas más efectivas.

En este caso, una opción muy recomendable para no abrirle la puerta a cualquiera es la instalación de mirillas digitales. Considerado como uno de los elementos adicionales de seguridad más efectivo para controlar quién quiere entrar en casa. Estos innovadores dispositivos electrónicos incluyen opciones para fotografiar y grabar a todo aquel que se ponga delante de la puerta. De este modo, quien llame haciéndose pasar por médico o cualquier otro profesional, quedará identificado.

Ventajas de las mirillas digitales

Las mirillas digitales son las formas más sencillas para que cualquier persona sepa perfectamente quién está detrás de la puerta de su casa antes de abrir, ofreciendo una visión más clara desde cualquier ángulo y una imagen más nítida.

En las viviendas donde hay niños pequeños, que no llegan a la mirilla tradicional, o personas mayores que no pueden ver con tanta facilidad, son esenciales para aumentar el acceso y la calidad de la imagen, y, por tanto, de su seguridad. Además, son muy fáciles de instalar y muy discretas, sustituyendo las mirillas tradicionales sin ningún tipo de complicación.

Entre sus prestaciones más destacables, hay que señalar que, al ser digitales, pueden conectarse a un ordenador, portátil o incluso al móvil a través de una app. De este modo, ni siquiera se necesita ir hasta la puerta para ver quién llama e incluso se podrá ver quién anda merodeando por las inmediaciones de la puerta cuando se esté fuera de la propia vivienda.

Por otro lado, estos dispositivos cuentan con visión nocturna, por lo que se acabó eso de no ver absolutamente nada por la mirilla tradicional al caer la noche y con la luz apagada. Con las mirillas digitales, sin importar la hora del día o si en el exterior de la vivienda hay luz, se podrá ver e identificar en todo momento quién llama a la puerta y eso aumenta exponencialmente la efectividad del dispositivo.  

Cabe resaltar que, además, estas mirillas resultan ser mucho más económicas de lo que principio se pudiera imaginar. Esa es una de las principales ventajas de democratizar la tecnología y de que cada vez más personas apuesten por ella, pues los precios se reducen. El coste final dependerá de las prestaciones que ofrezcan, pero se pueden encontrar desde unos cuarenta euros, ya que son muchos los diferentes modelos que las distintas marcas lanzan al mercado para cubrir diferentes tipos de necesidades y expectativas, y la competencia también es dura en este sector, lo que repercute en beneficio del consumidor.

Modus operandi de los delincuentes

Los asaltantes que usan estos métodos de hacerse pasar por quienes no son para colarse en las casas ajenas suelen ir en parejas. De este modo, mientras uno distrae a la persona que vive allí, el otro aprovecha para registrar el resto de habitaciones en busca de dinero, joyas u objetos de valor de pequeño tamaño.

En el caso de estos médicos falsos, incluso llegan a pedir dinero por la visita o las falsas pruebas realizadas. En este sentido, se debe advertir a la ciudadanía de que este no es el modo de proceder de los servicios sanitarios autorizados. No acuden a los domicilios sin una cita previa o sin evaluar previamente el riesgo potencial del afectado para determinar si es necesaria dicha actuación.

Las recomendaciones son siempre desconfiar de todas aquellas situaciones que resulten anómalas y no abrir la puerta sin hacer una llamada de comprobación. En este caso sería al centro de salud o a las autoridades sanitarias y, en otras, a la compañía de gas o cualquier otro servicio que ofrezcan con el pretexto de que se le abra la puerta.

Este ha sido el modo en que la típica estafa del inspector del gas ha evolucionado para provecharse del estado de alarma que vive el país. Los delincuentes no hacen más que aprovechar una situación de pánico y desconcierto para sacar provecho, ante lo que no se puede hacer más que aumentar las medidas de seguridad y ser precavidos.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?