Motor

Contacto

Citroën C3 y Citroën C5 Aircross Hybrid: confort que seduce

El nuevo Citroën C3 es un rediseño del modelo lanzado al mercado en 2016. Estrena frontal, nuevos equipamientos y mayores posibilidades de personalización, con un precio de partida de 12.600 euros. Por otro lado, la gama Citroën C5 Aircross se enriquece con la introducción de una versión híbrida enchufable, el C5 Aircross Hybrid (225 CV), que tiene  una autonomía eléctrica de 55 km. Está disponible desde 40.900 euros.

Citroën presenta dos interesantes novedades que a buen seguro sabrán ganarse el plácet del público. Se trata de una puesta al día del Citroën C3 y de la introducción dentro de la gama Citroën C5 Aircross de una versión híbrida enchufable, el C5 Aircross Hybrid. Con respecto al primero se trata del preceptivo rediseño del modelo lanzado al mercado en 2016, encuadrado dentro del segmento B. Desde este año se han vendido en Europa un total de 850.000 unidades (8% de su segmento), mientras en España, hasta 2019, ha acaparado un porcentaje del 8,3% de las ventas de su categoría.

Pero quizá el gran golpe de efecto dado por la marca de los Chevrones sea el lanzamiento de su primer vehículo electrificado, el Citroën C5 Aircross Hybrid, un todocamino híbrido enchufable que se enmarca dentro de la categoría de los C-SUV o compactos que llega para complementar la gama C5 Aircross. Una gama que en dos años de vida comercial  ha puesto en circulación un total 250.000 coches, de los cuales 15.000 corresponden al mercado español. Con estas cartas de presentación debuta este nuevo híbrido enchufable, con 55 km de autonomía eléctrica y una potencia total combinada de 225 CV.

 

Diseño original y diferenciador

A pesar de que ambos vehículos pertenecen a segmentos distintos, lo cierto es que siguen a rajatabla tanto el actual patrón estilístico de Citroën como el notable confort de marcha que caracteriza a sus productos. Históricamente la marca francesa ha destacado por sus vanguardistas y distintivos diseños. Basta con echar un vistazo al pasado para comprobarlo a través de evocadores modelos, como el sofisticado DS (Tiburón) o el práctico a la par que popular 2 CV. El diseño original y diferenciador del Citroën C3 resulta inconfundible entre su enorme legión de competidores del segmento B, al igual que ocurre con el del Citroën C5 Aircross Hybrid en la categoría C-SUV. A ambos vehículos se les identifica de inmediato como Citroën, incluso en la lejanía. Con modelos de otras marcas la cosa no está tan clara, a pesar de que actualmente todos los fabricantes tienen sus propios patrones estilísticos para conseguir esa buscada imagen de marca, su característico ADN.

Las actuales pautas de diseño de Citroën datan de 2014, cuando las presentó en sociedad el innovador Citroën C4 Cactus en una carrocería confeccionada a base de formas redondeadas y bulbosas en las que no encuentran acomodo las aristas. Aunque hay que apuntar que la original concepción del frontal está inspirada en la segunda generación del Citroën C4 Picasso. En el centro de la parte alta de este  frontal van situados los Chevrones, de los que parten dos perfiles cromados conformando una especie de marco que se extiende hasta los extremos de la carrocería, donde encuentran acomodo las luces diurnas y los intermitentes.

                            

NUEVO CITROËN C3

Pero los patrones de diseño también evolucionan. En el caso del renovado C3 se percibe claramente que el frontal es de nuevo cuño, a pesar de las similitudes con su antecesor, puesto que estrena nuevos parachoques, parrilla y faros. La citada evolución queda plasmada en el guiño que hace al nuevo Citroën C4, puesto de manifiesto en unos faros de mayor tamaño a la vez a la vez que el perfil cromado que parte del chevron inferior ahora no llega hasta las luces diurnas, sino que sigue el contorno de la parrilla para finalizar en la parte media de los faros. Remata el conjunto un paragolpes de reciente factura junto a una parrilla más abultada.

La actualización del Citroën C3 se basa en tres pilares fundamentales: diseño, mayor carga de personalización y equipamiento para configurar un coche a la carta y más confort. Frente a toda una legión de rivales (que no son pocos), modelos como el Renault Clio, Seat Ibiza, Ford Fiesta, Opel Corsa, Volkswagen Polo, Peugeot 208 o Hyundai i20, posee un precio muy competitivo que parte de 12.600 euros y termina en 18.550 euros. Entre los numerosos elementos que adopta figuran los faros de led y los asientos Advanced Comfort, estos últimos responsables de una notable comodidad para los pasajeros gracias  al relleno de espuma estructurada de mayor densidad y espesor. Los asientos delanteros pueden ser calefactables.

También cabe mencionar tanto las nuevas llantas como los rediseñados Airbump, así como la inclusión de los sensores de parking delantero dentro de las doce ayudas a la conducción que se ofrecen.

Una gama a la medida de cada usuario

La nueva gama C3 se articula en torno a 5 niveles de acabado: Live, Live Pack (nuevo), Feel, Feel Pack (nuevo) y Shine. Hay a disposición de la clientela nada menos que 97 combinaciones, como resultado de intercalar 7 colores para la carrocería y 4 colores para el techo, a las que se suman 4 packs de color adicionales. Como primicia aparece una serie de decoraciones exclusivas para el techo.

Desde el acabado básico, el Live, el equipamiento de serie ofrece elementos como, faros de led, retrovisores exteriores en color negro brillante, alerta de cambio involuntario de carril o sistema de reconocimiento de señales. El Live Pack añade, el aire acondicionado, los retrovisores eléctricos, las luces diurnas de led  y embellecedores tanto en las aletas como en la parte baja de la carrocería. A partir del nivel Feel se añaden, entre otros elementos, el climatizador automático, la pantalla multimedia táctil de 7 pulgadas, los faros antiniebla y los Airbump.  Coronando los acabados se encuentra el Shine, en el que no faltan la cámara de marcha atrás, las llantas de aleación diamantadas Vector de 17 pulgadas o el nuevo ambiente interior Techwood.

En el apartado dinámico constatar que es uno de los vehículos del segmento B más cómodos del mercado. La suavidad y el filtrado de la suspensión  proporciona mucha comodidad a los pasajeros, aunque si se fuerza en zonas viradas aparece algún balanceo de más, eso si, sin comprometer para nada la estabilidad. Hay disponibles dos motores de gasolina y uno diésel. Los de gasolina son de la reputada familia PureTech de 3 cilindros en línea con 1,2 litros de cilindrada; se trata del PureTech 83 (83 CV) y del PureTech 110 (110 CV), ambos acoplados a un cambio manual de 5 velocidades, aunque el de 110 CV puede recibir en opción un cambio automático de 6 velocidades.

De esta caja de cambios, de tipo convertidor de par, solo caben alabanzas por la suavidad de funcionamiento y los imperceptibles cambios entre las distintas relaciones. Estos motores regalan unos consumos bastante contenidos, en ciclo mixto o combinado se conforman, respectivamente, con 4,2 l/100 km y 4,6 l/100 km.  Para los amantes del diésel se oferta el propulsor BlueHDi 100 (102 CV) con un consumo mixto de 3,2 l/100 km, ligado a un cambio manual de 5 marchas. Este motor tiene 4 cilindros en línea y su cilindrada es 1,5 litros.

CITROËN C5 AIRCROSS HYBRID

Citroën debuta en el universo de la electrificación con un vehículo híbrido enchufable, el nuevo Citroën C5 Aircross Hybrid. Un todocamino encuadrado dentro del segmento C-SUV con 55 km de autonomía eléctrica que permite circular en modo eléctrico hasta 135 km/h.  La marca francesa ha apostado por la hibridación enchufable porque sus sondeos arrojan que el 75% de la clientela hace menos de 40 kilómetros diarios. Su sistema de propulsión consta de un motor de gasolina de 4 cilindros con 1,6 litros de cilindrada que desarrolla 180 CV, mientras el motor eléctrico suministra 109 CV. Entre ambos propulsores proporcionan una potencia combinada de 225 CV. La batería de iones de litio firma una capacidad de 13,2 kWh. Esta nueva versión electrificada, que complementa  la gama Citroën C5 Aircross, se vende solo con tracción a las ruedas delanteras y un cambio automático de 8 relaciones, mientras se ofertan dos niveles de equipamiento, el Feel (40.900 euros) y el  Shine (43.850 euros).

A la hora de ponerse al volante del nuevo Citroën C5 Aircross Hybrid su conducción no difiere mucho de la de sus hermanos diésel o gasolina, pero hay que tener en cuenta algunos factores. Así, el conductor dispone de 3 modos de conducción: Electric, Hybrid y Sport.

El denominado Electric impulsa el vehículo mediante el motor eléctrico siempre y cuando tenga carga la batería, mientras el Hybrid combina el funcionamiento de ambos propulsores de forma equilibrada. Por último, el modo Sport prima las prestaciones, teniendo en cuenta que por defecto la gestión entre el motor eléctrico y el térmico se realiza automáticamente en función del nivel de carga de la batería y la solicitación de potencia por parte del conductor. El consumo combinado medido en ciclo WLTP es de 1,7 l/100 km.

Función Brake

Se puede modular la retención desde la palanca de cambios seleccionando la función Brake, que aporta retención al levantar el pie del acelerador recargando la batería. Esta función permite recuperar energía tanto durante la fase de deceleración como de frenada, permitiendo recargar parcialmente la batería e incrementar la autonomía en modo eléctrico.  Además, desde la pantalla multimedia táctil se puede gestionar la función ë-Save, que posibilita una reserva de energía eléctrica (10 km, 20 km o la batería completa) para utilizarla cuando el conductor lo estime necesario, como por ejemplo, atravesar una zona urbana.

El tiempo de carga en una toma doméstica clásica oscila entre 4 horas (toma de 14 A) y 7 horas (toma standard de 8 A), ambas con el cargador de serie de 3,7 kW. En un WallBox de 32 A, que se puede comprar o alquilar, y con cargador opcional de 7,4 kW la recarga de la batería se completa en menos de 2 horas.

Siguiendo las pautas del diseño exterior toda una atmósfera de vanguardismo inunda también el interior, que  huye de todo tipo de convencionalismos empezando por la forma de los asientos y siguiendo por  el tratamiento que reciben tanto el salpicadero como los guarnecidos de las puertas. El cuadro de instrumentos es digital, una pantalla TFT de 12,3 pulgadas de fácil lectura, mientras el sistema multimedia utiliza una pantalla táctil capacitiva de 8 pulgadas de intuitivo manejo.

Dentro del habitáculo se respira una sensación de amplitud y de buena visibilidad en todas las direcciones. Al notable confort de marcha que genera la propia suspensión se suma el confort que proporcionan los asientos Advanced Comfort, de los que ya su simple apariencia exterior lo dice todo. Son como cómodos butacones que invitan a realizar largos viajes con total comodidad por estructura y mullido, si bien en curvas tomadas a fuerte ritmo ofrecen poca sujeción lateral. Como complemento, el habitáculo va muy bien insonorizado. Los ruidos de rodadura y aerodinámicos llegan al interior muy filtrados gracias a los cristales laminados de las ventanillas delanteras.

Al nuevo Citroën C5 Aircross Hybrid se trasladan toda la versatilidad modularidad y habitabilidad características del Citroën C5 Aircross. A este respecto la fila trasera de asientos cuenta con tres asientos independientes del mismo tamaño que pueden deslizarse longitudinalmente 15 cm, además de poder reclinar sus respaldos. Se acabó la discriminación para el pasajero que ocupe la plaza central, que ahora viajará con total confort al disponer de un asiento idéntico al de las plazas laterales, beneficiándose por añadidura de un túnel central poco intrusivo.

El maletero tiene un volumen total de 460 l con los asientos traseros desplazados hasta su tope trasero. En caso de deslizarlos totalmente hacia delante, el volumen se estira hasta los 600 l; pero entre ambas cifras esos 15 cm de movimiento longitudinal posibilitan modular el espacio para los equipajes en función de las necesidades del momento, eso si, a costa de restar espacio para las piernas de los pasajeros de las plazas posteriores. Con respecto a un C5 Aircross diésel o gasolina, el nuevo C5 Aircross Hybrid pierde 120 l de capacidad del maletero motivado por el diseño de su nueva suspensión trasera, de tipo multibrazo, frente a la de eje torsional de sus hermanos.

Otro de los puntos fuertes del Citroën C5 Aircross Hybrid es el notable confort de rodadura que brinda, fruto del montaje de una suspensión suave, más bien blanda, que filtra muy bien las distintas irregularidades del pavimento. Porque si hay un fabricante que sabe mucho de lo que es un cómodo rodar es precisamente Citroën, su suspensión hidroneumática es todo un referente en la materia. Pero es una solución cara, por lo que la marca de los Chevrones ha introducido en una suspensión convencional (con muelles helicoidales metálicos y amortiguadores) los llamados amortiguadores progresivos hidráulicos, dotados con topes hidráulicos tanto en compresión como en extensión. En la práctica el resultado se percibe de forma placentera.  Es tal la suavidad que en principio podría pasar por una de tipo neumático.  Ahora bien, pide un rodar sosegado. Porque si se incrementa el ritmo de marcha en trazados con curvas pronunciadas los balanceos de la carrocería se hacen evidentes. Sin embargo conviene tener en cuenta que estos acusados balanceos no influyen en la estabilidad del vehículo, que no pierde la compostura, presumiendo siempre de una pisada segura.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?