Jeep Gladiator 2020
photo_camera Jeep Gladiator

Motor

Cuesta 73.300 euros

Jeep Gladiator. Imparable ante los obstáculos

Derivado de la cuarta generación del emblemático Jeep Wrangler, cuenta el sistema de tracción 4x4 Command-Trac que le hace imbatible en cualquier escenario

El nuevo Jeep Gladiator es algo más que un pick-up. A su abundante equipamiento de serie se unen muchos dispositivos ligados a la seguridad, inéditos en su categoría. Va propulsado por un motor diésel 3.0 Multijet V6 (264 CV) asociado a un cambio automático de 8 velocidades. 

La mezcla no puede ser más atractiva. Tomando como base de partida el Jeep Wrangler o, lo que es lo mismo, el Jeep por excelencia, el fabricante americano especializado en vehículos todoterreno lanza el nuevo Jeep Gladiator, un pick-up de gigantescas proporciones.

En el Jeep Gladiator todo es a lo grande, empezando por sus dimensiones y terminando por su precio: 73.300 euros. Con una longitud de 5,59 m, es nada menos que 71 cm más largo que el Wrangler de 4 puertas, contando asimismo con una mayor batalla que se alarga hasta los 3,49 m, por lo que suma 49 cm a la distancia entre ejes de la versión 4 puertas del Wrangler.

Sin embargo,  a pesar  de  tan generosa batalla y longitud, el Jeep Gladiator se desenvuelve de maravilla en los más adversos escenarios, impresionando su capacidad para serpentear que hace que nos olvidemos que vamos al volante de todo un gigante.

Algunos pensarán que este vehículo supone para Jeep su primera incursión en la categoría de los pick-up, pero lo cierto es que el Jeep Gladiator cuenta con ilustres antecesores que incluso también emplearon su tan guerrero apellido, por lo que no es el primer pick-up de la marca.

En el mercado USA, el Jeep Gladiator debutó comercialmente en 1962 y estuvo en venta hasta 1988, mientras el Jeep Comanche estuvo en catálogo en el periodo comprendido entre 1986 y 1992. Ahora recoge el señuelo el nuevo Jeep Gladiator, todo un digno continuador de esta saga pick-up de la marca americana que está llamado a convertirse en un nuevo icono para los aficionados.

Genuinamente Jeep

En el diseño de su carrocería, cien por cien Wrangler, no falta ninguno de esa serie de elementos genuinos que le caracterizan: los faros redondos, la parrilla de siete ranuras, los pasos de rueda trapezoidales, el parabrisas plegable o las bisagras de las puertas a la vista.

Hablar de cura de adelgazamiento en un automóvil que pesa en vacío 2.403 kg puede parecer algo contradictorio, pero lo cierto es que emplea aluminio en la fabricación de algunos componentes de la carrocería, como es el caso del capó, puertas, marco del parabrisas, portón y aletas.

Elementos que aportan su granito de arena a la hora de aligerar el coche, aunque hay que tener presente que su convencional estructura de largueros, los robustos ejes rígidos y la transmisión necesariamente tienen que rendir tributo a la báscula.

La herencia Wrangler asimismo se pone de manifiesto a la hora de configurar el nuevo Jeep Gladiator. Se puede escoger entre una capota de lona o un techo rígido desmontable, bien en negro o en el color de la carrocería. Además, como no podía ser de otra forma, las puertas se pueden desmontar así como el parabrisas.

La caja de carga mide 1,53 m de largo por 1,44 m de anchura, lo que propicia un formato casi cuadrado. Admite 613 kg de carga, mientras la capacidad de remolque se estira hasta los 2.721 kg. En lo que respecta a sus cotas todo terreno, el ángulo de ataque es de 41º, el de salida es de 25º y, por último, el ángulo ventral firma 18,5º.

Siguiendo con sus extraordinarias aptitudes camperas cuenta para la partida con dos importantes ases, una altura libre al suelo de 25,3 cm y una profundidad de vadeo de 76 cm. Con todos estos atributos se erige en un candidato ideal para la práctica de ciertos deportes o para trabajos y negocios que requieran un pick-up dotado con unas inigualables capacidades todo terreno.

Abundantes asistentes a la conducción

En el interior, el salpicadero alberga un cuadro de instrumentos que incluye una pantalla TFT de 7 pulgadas, mientras el sistema multimedia adopta una pantalla táctil de 8,4 pulgadas que es compatible con Apple CarPlay y Android Auto.

Por debajo de esta pantalla táctil se encuentran los mandos del climatizador y del volumen del sistema de audio.

El habitáculo, bastante amplio, puede acoger a 5 ocupantes además de hacer gala de una gran versatilidad. Tanto detrás como debajo de los asientos traseros se han dispuesto espacios para guardar distintos objetos. Así, al plegar la banqueta hacia los respaldos se descubre un amplio hueco de carga que puede incorporar cerradura.

Una cuestión que se ha tenido muy en cuenta, dados los usos a los que se destina el vehículo, es que los recubrimientos interiores fueran  totalmente lavables. Los asientos van tapizados en tejido de color negro o marrón, y opcionalmente en piel con llamativas costuras.

Los más sibaritas sabrán apreciar las bondades del equipo de audio Alpine con 8 altavoces que incorpora de serie, opcionalmente puede incluir un altavoz inalámbrico portátil. Ubicado detrás de los asientos traseros, se recarga mientras se conduce.

La seguridad ha sido un eje fundamental en el desarrollo del nuevo Jeep Gladiator, contando con sistemas inéditos en un automóvil de estas características. Puede incorporar hasta 80 dispositivos ligados a la asistencia a la conducción y a la seguridad. Forman parte del equipamiento de serie elementos como los faros full led, la cámara de visión trasera o el sistema de ayuda al aparcamiento.

En opción se ofrece, el control de ángulo muerto, el control de crucero adaptativo con función de parada, el aviso de colisión frontal Plus con frenado automático, la detección de tráfico cruzado posterior, las luces de carretera automáticas, la cámara delantera con sistema de limpieza, etc.

La gama se articula en torno a dos acabados, el Overland (73.300 euros) y el Launch Edition (78.800 euros), aunque este último es una versión disponible solamente durante la fase de lanzamiento y con un número de unidades limitadas. Ambos acabados incorporan llantas de aleación de 18 pulgadas.

El acabado Launch Edition incluye techo rígido y pasos de rueda en el color de la carrocería, mientras en el interior destacan, el salpicadero revestido en piel Monaco  y los asientos térmicos en piel negra. Apuntar que su equipamiento de serie incluye todos los opcionales que puede montar el Overland.

Tracción 4x4 Command-Trac

También en lo que afecta a la dinámica de conducción el Jeep Gladiator da un gran paso adelante. Se muestra preciso a la hora de rodar por asfalto a la vez que proporciona un buen confort de marcha a los pasajeros.

Cabe reseñar que gracias a la utilización de un diferencial central resulta posible circular por asfalto cuando se conecta la tracción a las cuatro ruedas, lo que añade un plus de seguridad en algunas situaciones.

Es una herencia de su hermano, el Wrangler; una sofisticada solución para los vehículos con tracción 4x4 conectable que anteriormente era exclusiva del Mitsubishi Montero.

Pero esta dulzura de la que hace gala el Gladiator cuando rueda por carretera va ligada a unas aptitudes todo terreno excepcionales, para lo que ha echado mano de una tanto tradicional como efectiva receta mecánica para el chasis: bastidor de largueros y travesaños, ejes rígidos con muelles helicoidales y, por supuesto, reductora.

El Jeep Gladiator monta un sistema de tracción 4x4 conectable que responde al nombre de Command-Trac. Es un sistema muy completo que incluye, diferencial central, diferencial trasero de deslizamiento limitado Trac-Lok, sistema Select- Speed, reductora y ejes Dana 44.

Permite pasar de tracción trasera a tracción integral circulando hasta una velocidad de 72 km/h.

El Selec-Trac contempla 4 modos de conducción más la posición neutra: 2H (tracción trasera), 4H Auto (tracción a las cuatro ruedas permanentemente activa), 4H Part-Time (tracción a las cuatro ruedas de uso temporal), N (neutral) y 4L (tracción a las cuatro ruedas con reductora).

En modo 4H Auto se efectúa una gestión continua del par con acoplamiento y desacoplamiento del sistema 4x4 en función de la situación para mantener una óptima tracción, mientras el modo 4H Part-Time garantiza que el par se distribuya uniformemente entre ambos ejes.

Todo un arsenal mecánico para superar cualquier obstáculo, por complicado que parezca, a lo que cabe añadir que el control de descenso de pendientes ahora también dispone de sus funciones para subir fuertes pendientes.  

Para la propulsión del Gladiator solo se ofrece una única mecánica. Se trata de un motor diésel 3.0 Multijet V6 que desarrolla 264 CV y un par máximo de 600 Nm entre 1.400 y 2.800 rpm. Es un motor muy vigoroso que mueve sin ningún tipo de problema tan pesado conjunto.

A este respecto, puede alcanzar los 177 km/h y sorprender con una muy buena cifra de aceleración: 8,6 s para pasar de 0 a 100 km/h. No está nada mal para un vehículo que pesa en vacío 2.400 kg. En esta misma línea los consumos tampoco resultan exagerados, precisamente uno de los puntos fuertes de los diésel.

En ciclo WLTP, el consumo combinado se cifra en 9,8 l/100 km. Este V6 diésel de 3 litros de cilindrada lleva  acoplado  un cambio automático ZF de tipo convertidor con 8 velocidades. Su funcionamiento no puede ser más gratificante.

En carretera contribuye a proporcionar una cómoda y relajada conducción, con un paso entre marchas rápido y sin brusquedades, mientras en uso off-road se ciñe perfectamente a los más exigentes requerimientos.

El vídeo del día

Reabre el ocio nocturno en Madrid hasta las 3 horas
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?