Opinan los socios de ECD

En la misma senda

Coliseo Romano.
photo_camera Coliseo Romano.

La reciente visita del nuevo mandatario y Canciller alemán Olaf Scholz ha motivado de nuevo mí interés por la causa o causas de la metamorfosis producida en el alma de unos ciudadanos que siguieron el recorrido siniestro marcado por unos individuos adscritos al “Partido Nacional Socialista Obrero Alemán” al que otorgaron el poder, todo el poder de aquella culta nación que dio al mundo genios en la música, la literatura, la filosofía y la ciencia como Beethoven, Bach, Goethe, Brecht, Nietzsche, Kant, Fahrenheit y tantos y tantos otros.

Nación cuyo pueblo tenía acreditada la valentía y el afán de libertad en un pasado contra las legiones de Roma o más recientemente los ejércitos napoleónicos entregada a una banda que a la postre, formó una estructura de “poder absoluto” de un país sumido en la estela de una espantosa recesión con efectos híper inflacionistas, terreno abonado para nacionalismos expansionistas, cuestión coincidente con problemas similares al de otros y muy importantes países del mundo igualmente inmersos en mortecinas economías herencia de la "gran depresión de 1929" en las que la moralidad no primaba especialmente al encontrarse igualmente necesitadas de un conflicto bélico que las activara.

Una primera reflexión me llevó a comprobar se trataba de individuos más bien jóvenes que en " 1933", fecha del advenimiento de Hitler al poder, contaban con edades comprendidas entre los 43 años de aquel Hitler promovido a Canciller por el Presidente Hindenburg y los 28 de Adolf Eichmann, 28 Albert Speer, 33 Heinrich Himmler, 36 Joseph Goebbels, 39 Rudolf Hess 39, 40 Hermann Goering, 33 Martin Bormann 33, 29 Reinhard Heydrich etc., lista enorme y por ello solamente indicativa.

Más sorprendente, diría inaudito fué el hecho que en el muy breve "plazo de 12 años" aquellos ciudadanos alemanes sufrieran tan siniestra transformación social, política y moral sin que nada, ni nadie, impidiera o al menos intentase de verdad parar esta deriva, punto de partida y origen de aquella conflagración y espantosa barbarie cuyas acciones quedarán en lo más negro de la Historia de la humanidad como monumento a la maldad, miseria moral y depravación de actos cometidos "increíblemente por seres humanos", acciones "igualadas incluso superadas en volumen y crueldad" por los regímenes comunistas impuestos en la URSS y a posteriori China, Camboya, Cuba, etc.

Banda que haciendo uso diabólico de un pasado militar y cultural gloriosos, vendieron como causa de la derrota alemana en la guerra del 14 y las sanciones económicas que conllevó la traición del sistema anterior, inoculando al mismo tiempo sentimientos racistas en ciudadanos a fin se sintieran superiores a otros humanos y armándose así de todo tipo de argumentos, incluido este, para la toma del poder.

No fue responsabilidad única de la nación alemana y el partido que entonces la encabezaba la concatenación de los espantosos acontecimientos que siguieron, más siendo aceptado que la llegada del partido Nazi se produjo con "maneras democráticas" eso sí, seguida de decisiones de sus mandatarios amparadas por el paraguas de la legalidad de un Parlamento sometido por la conocida ”Ley habilitante Nazi”, lo  que les permitió “inicialmente” decretar leyes sin votación alguna durante un período de cuatro años (?les suena todo esto?)

La lectura a tenor de los gravísimos peligros que nos acechan en estos momentos y en los que "como siempre fue normal" recurrir de nuevo a nacionalismos y sentimientos por “pasados imperiales” con naciones muy concretos en que confluyen laberintos de razas, creencias y culturas, nos lleva otra vez al umbral de tiempos oscuros sin haber aprendido nada del pasado reciente y los mismos métodos que, siguen utilizándose para desviar de nuestras mentes la sensación de pérdida de valores y más en concreto en una anestesiada Europa que sigue siendo el balón en el campo de juego de las grandes "potencias militares" conformada por países con gobiernos títeres.

La conclusión es clara en tanto la responsabilidad corresponde a unos ciudadanos que con formas también democráticas, elige como mandatarios a engolados además de indignos e inmorales salva patrias que también practican su propia ley habilitante mediante “reales decretos” en que introducen de tapadillo asuntos al margen del Parlamento, a tardíos adolescentes de asamblea de facultad que están contra guerras siempre que no sean ideológicamente las suyas haciendo buena la conocida frase de un patriotismos que practican a modo refugio de vividores, falsos burgueses "y burguesas" que desde sus recientemente adquiridas mansiones pregonan defender a los parias del mundo y otros que además de mentirosos están  afectados de narcisismo y otras patologías psicológicas. En fin, individuos cuyo único fin es el poder para utilizarlo en su medro personal capaces de establecer alianzas abiertamente con delincuentes dispuestos a la aniquilación de nuestra Nación y carentes del mínimo exigible profesional, académico y empresarial para atender siquiera la caja de un pequeño comercio de embutidos.

¡CIERTAMENTE, TODO ESTO EMPIEZA A SONAR DEMASIADO CERCANO Y REAL!

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?