Política

Los empresarios boicotean a Pedro Sánchez en el viaje a África

Los presidentes de la CEOE y la Cámara de Comercio delegan su presencia en representantes de segundo nivel para protestar por la campaña del Gobierno contra los “poderosos”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de Kenia, William Ruto.
photo_camera El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de Kenia, William Ruto.

El viaje de Pedro Sánchez a Kenia y Sudáfrica es inédito. Nunca antes un presidente español había visitado ninguno de estos dos países. Pero le han acompañado apenas una decena de altos ejecutivos. Pese a que Moncloa había resaltado que quería imprimir un carácter empresarial a la visita, los empresarios han decidido “boicotear” el viaje.

Desde el Gobierno han insistido en que el desplazamiento busca nuevas oportunidades de negocio e inversión para las empresas españolas, así como seguir ahondando en la relación con África y sus dirigentes, con la mirada puesta en la Presidencia española de la UE en el segundo semestre de 2023. Una cita que Sánchez quiere convertir en una plataforma propagandística de cara a las elecciones generales de finales de año.

Pero el presidente ha viajado con una limitada representación de empresarios, junto a los que, según ha explicado Moncloa, analizará con las autoridades de ambos países las oportunidades que se abren en distintos sectores, en particular el relativo a la energía, el agua o las infraestructuras.

Boicot de los empresarios a Sánchez

Según ha podido saber Confidencial Digital por directivos que han formado parte de la delegación española que se ha desplazado hasta África, la escasa presencia de primeros espadas del Íbex en la comitiva no ha sido casual. Responde a una maniobra calculada.

Aseguran que Presidencia desplegó intensas gestiones, sin demasiado éxito, para conseguir subir al avión presidencial a varios presidentes de las principales compañías del país. Varios fueron telefoneados personalmente por el propio Pedro Sánchez.

Unos de los representantes habituales en los viajes del presidente del Gobierno son la CEOE y la Cámara de Comercio de España. Generalmente, ambas organizaciones coorganizan foros económicos con el apoyo del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en los que participan tanto Sánchez como la ministra Reyes Maroto.

Pero a diferencia de otras ocasiones, a este viaje no han acudido a la llamada de Moncloa sus máximos representantes. Ni Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, ni José Luis Bonet o Imma Riera, presidente y directora general de la Cámara de España, han declinado participar en el viaje a África.

Protesta por la campaña contra los “poderosos”

Según ha podido saber ECD por fuentes empresariales, la ausencia de Garamendi y Bonet se interpreta como una falta de apoyo al Gobierno de Pedro Sánchez en medio de las tensiones que mantiene con los empresarios. En concreto, han decidido enviar a representantes de perfil medio en protesta por la campaña del presidente contra los “poderosos”.

Hay que recordar que Moncloa ha abierto una importante brecha con los empresarios. Está pretendiendo enfrentar a “los ricos”, supuestamente defendidos por el PP, y contra “los pobres”, a quienes asegura proteger el Gobierno, mediante un discurso político y unas medidas impositivas que cargan sobre las grandes fortunas y las grandes empresas.

No se pasa por alto que en el arranque de este curso político se ha producido un cambio radical: el distanciamiento de Sánchez respecto a los presidentes y consejeros delegados del Íbex, y una novedosa estrategia consistente en una campaña de intensa presencia del presidente en la calle y de más contacto con la gente ‘normal’.

Desde el equipo de Sánchez solo han logrado que acompañen al presidente en su viaje a Kenia y Suráfrica representantes de pequeñas y medianas empresas, como CAF, Globaltec, Almar Water y Fomento al Desarrollo, Xcalibur, AGQ y Cofides, entre otros.

 

Solo destaca en la reducida comitiva empresarial la presencia de Airbus, cuyo consejero delegado, Guillaume Faury, se ha reunido tres veces con Pedro Sánchez en La Moncloa en los últimos dos años.

Convenció a una veintena de empresarios

En cambio, después de algunos recelos en las primeras visitas de Sánchez al Foro de Davos por la coalición con Unidas Podemos y la vicepresidencia de Pablo Iglesias, que generaba algunas dudas en el mundo económico, el presidente fue recibido el pasado mes de junio en la cita mundial más importante de negocios y alta política como un mandatario favorable a la actividad empresarial.

Algunos ejecutivos españoles consideran, de hecho, que el ambiente económico internacional es un mundo en el que el presidente “se mueve bien”. Convenció entonces, de hecho, a una veintena de empresarios para que le acompañasen, casi el doble que en otras ediciones.

La proyección internacional de Sánchez

Hay que recordar que los viajes de Pedro Sánchez son programados y organizados ahora por el Gabinete del Presidente del Gobierno, que ha desplazado en este cometido a Asuntos Exteriores que dirige José Manuel Albares, rompiendo así la práctica habitual de que este ministerio se encargara de la gestión de las visitas institucionales.

Moncloa es quien diseña y coordina la agenda internacional del jefe del Ejecutivo. Toma las decisiones y concierta las citas. La proyección internacional del presidente del Gobierno ha sido una de las prioridades del Gabinete de Presidencia desde que Sánchez llegó a La Moncloa.

El presidente se ha esforzado también en destacar que el viaje a África era eminentemente económico. Pero la mayor parte de las compañías han dado por hecho que “el desplazamiento iba a ser un movimiento más político que empresarial”.

“Parece que le estamos haciendo la campaña”

Los directivos del Íbex han llegado a la conclusión de que las giras internacionales del presidente tienen como principal objetivo reforzar su imagen como líder político, más allá de un interés puramente empresarial.

De ahí, aseguran desde varias grandes compañías, que la decisión sea ahora adoptar un perfil más bajo en los viajes del presidente al extranjero. “Y es que, si ahora se suben al avión con Pedro Sánchez, puede parecer que le están haciendo la campaña electoral”, destacan.

No acompañaron al presidente a Dubái

Hay que recordar que Pedro Sánchez se desplazó a Dubái el pasado mes de febrero con apenas una decena de representantes de grandes compañías españolas.

Pero entre ellos sí destacó entonces, a diferencia de esta vez, la presencia del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, el de la Cámara de España, José Luis Bonet, y los presidentes de Acciona, José Manuel Entrecanales; Indra, Marc Mutra, y Cepsa, Maarten Wetselaar.

El motivo fue la ausencia del rey Felipe VI

El motivo fue la ausencia del rey Felipe VI en aquel viaje. Tuvieron en cuenta que en los países árabes los contratos se negocian sobre todo entre monarcas y jefes de Estado. Destacaron sobre todo las ausencias de los grandes empresarios de la construcción, como Florentino Pérez, Esther Alcocer Koplowitz y Rafael del Pino.

Efectivamente, ACS, Ferrovial, Sacyr, OHL y FCC decidieron que, ni sus presidentes ni sus consejeros delegados, se subieran al Airbus A310 de la Fuerza Aérea Española que transportaba la delegación con destino a los países árabes.

La mayoría de estas compañías no consideraron necesario movilizar a sus consejeros delegados, y mucho menos a los presidentes, para “un viaje tan lejos y durante una semana”, admitieron en una de las grandes constructoras españolas.

Acciona y Constructora San José fueron los únicos representantes del sector español que acudieron a la Expo de Dubái con el presidente y los ministros.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?