Política

Dificultades para introducir el féretro de Franco en el Superpuma tras ser exhumado

Varios miembros de la familia del dictador han gritado en la explanada del Valle de los Caídos: “¡Viva España”! y ¡Viva Franco!”

Super Puma del Ejército del Aire. Foto: EFE
photo_cameraSuper Puma del Ejército del Aire. Foto: EFE

Los restos de Francisco Franco ya han sido exhumados de la basílica del Valle de los Caídos en medio de extremas medidas de seguridad. Los vítores al dictador, pancartas exaltando su figura, banderas preconstitucionales, flores y coronas no han faltado en las inmediaciones del monumento.

Al momento de retirar la lápida asistieron únicamente Cristóbal y Merry, dos de los siete nietos del Caudillo. Cristóbal, "por ser militar", y Merry (cuyo nombre real es María del Mar), "por ser la más valiente de todos los hermanos", declaró Francis Franco, el nieto varón mayor.

Merry acusa al Gobierno de “profanación”

Merry Martínez-Bordiú, la nieta favorita de Franco y uno de los dos familiares que han podido estar dentro de la carpa con la que se ha cubierto el sepulcro del dictador mientras se procedía a la exhumación, ha tratado de provocar a los representantes del Gobierno comentando en voz alta que estaban asistiendo a una “profanación”.

Es lo que ha trascendido de lo sucedido dentro de esa carpa a la que han accedido Merry y José Cristóbal Martínez-Bordiú en representación de la familia, y la ministra de Justicia, Dolores Delgado, como notaria del Reino, junto al secretario general de la Presidencia, Félix Bolaños, y el subsecretario de Presidencia, Antonio Hidalgo.

Los tres representantes del Gobierno, que han asistido con gesto serio a todo el proceso, no han respondido a las provocaciones y las han recibido en absoluto silencio.

Una vez finalizada la exhumación, el prior del Valle de los Caídos ha oficiado un responso al que ha asistido la familia al completo.

Cuatro miembros de la familia Franco han sacado a hombros el féretro original, en el que fue enterrado en noviembre de 1975, de la Basílica, tal y como han reclamado los familiares.

Por expreso deseo de la familia, los restos, tras un breve responso, han sido trasladados a hombros en el féretro de madera original pese a estar maltrecho. Han encabezado la comitiva Luis Alfonso de Borbón y Francis Franco.

En la imagen del féretro ha llamado la atención el manto que lo cubría casi por entero, de color granate y con la cruz laureada de San Fernando. La Real y Militar Orden de San Fernando, conocida popularmente como Laureada de San Fernando, es la más preciada condecoración militar de España.

Una vez dentro del coche fúnebre, varios miembros de la familia han gritado “¡Viva España”! y ¡Viva Franco!” casi al unísono.

Dificultades para introducir el ataúd

El proceso de anclaje del ataúd en el helicóptero ha tardado algo más de lo previsto. Ha habido una cierta dificultad en la maniobra. Fuera esperaba el nieto mayor del dictador, Francis Francisco, que ha estado tomando notas de lo que estaba ocurriendo en un cuaderno.

Francis Franco y el abogado de la familiar, Luis Felipe Utrera Molina, han tenido que ayudar a introducir el ataúd ante las dificultades que se produjeron.

Seriedad en el rostro de Delgado

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha observado desde lo alto de las escaleras de acceso a la basílica, el traslado de los restos del dictador. Ha destacado la seriedad absoluta en su rostro. Los familiares de Franco solo han intercambiado alguna palabra con el secretario general de Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños.

Los restos de Franco han abandonado el Valle de los Caídos en un helicóptero Super Puma del Ala 48 del Ejército del Aire. Es una aeronave que habitualmente se emplea en el traslado de autoridades y que tiene su base en Cuatro Vientos.

Dentro del aparato han viajado también Francis Franco y el abogado de la familia Utrera-Molina, la ministra Dolores Delgado, el secretario de Presidencia Félix Bolaños, y el subsecretario del Ministerio de la Presidencia, Antonio Hidalgo. Han tardado 15 minutos en llegar a Mingorrubio-El Pardo.

El Gobierno ha recurrido a esta aeronave, de 18,7 metros de longitud y una envergadura de 3,38 metros, en detrimento de otros helicópteros mayores.

El modelo Chinook de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra es el más empleado para labores logísticas y de transporte. Sin embargo, el Super Puma del Ala 48 no tiene los colores habituales de camuflaje de las Fuerzas Armadas, lo que minimiza la imagen que mezcle lo castrense y el traslado de los restos de Franco.

El Superpuma del Ejército del Aire ha llegado a una explanada muy cercana al cementerio de Mingorrubio. Se trata de un antiguo campo de tiro de la Guardia Real, donde se había comprobado previamente que el terreno era firme para el aterrizaje. En las inmediaciones se han escuchado entonces gritos de “Franco” y “Pedro Sánchez, hijo de puta”.

El protagonismo de Carmen Calvo

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, también ha querido tener protagonismo, en una jornada que el Ejecutivo ha calificado como “histórica”, pese a que Moncloa decidió que ni el presidente ni la vicepresidenta estuvieran presentes este jueves en la exhumación de Franco para evitar las acusaciones de “electoralismo” a dos semanas de las elecciones del 10 de noviembre.

Hay que recordar que la número dos de Pedro Sánchez ha actuado como portavoz del Ejecutivo en este asunto y ha coordinado todos los trabajos, desde las relaciones con El Vaticano hasta las negociaciones con la familia del dictador.

Calvo ha apostado este jueves por que el Valle de los Caídos se convierta en un lugar de “memoria” para “los dos bandos” de la guerra civil.

En declaraciones a los periodistas antes de asistir a una reunión de trabajo con miembros de la RAE, Carmen Calvo ha considerado que “exhumar al dictador era una parte esencial” de lo que hay que hacer en materia de memoria histórica. Pero también ha admitido que queda mucha labor por hacer.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?