Política

Feijóo desconvoca una reunión con Abascal tras el fracaso de Vox en Andalucía

El líder del PP buscaba llegar a un pacto para gobernar juntos en autonomías y ayuntamientos tras las municipales de 2023. “Ahora cuanto más lejos, mejor”

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, analiza con su equipo el resultado de las elecciones andaluzas.
photo_camera El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, analiza con su equipo el resultado de las elecciones andaluzas.

El PP todavía no se ha recuperado de la resaca electoral que dejó el histórico resultado del pasado domingo en Andalucía. Alberto Núñez Feijóo reivindica la moderación de Juanma Moreno como modelo de éxito frente al discurso ‘duro’ de Isabel Díaz Ayuso. Por eso, el líder del partido ha decidido ahora alejar por completo a Vox de su estrategia.

Hay que recordar que el PP arrasó en Andalucía, y Moreno Bonilla no solo logró el mejor resultado de la historia del partido en el histórico feudo socialista, sino que por primera vez en cuatro años consiguió neutralizar a Vox y su capacidad de influencia en el bloque de la derecha.

La euforia se ha instalado en unas filas populares que miran a Moncloa tras el hito del 19-J. Un triunfo que entienden en clave nacional frente a las reticencias del PSOE de extrapolar los resultados. “El PP no tiene techo en España”, manifestaba este lunes el número tres de Génova, Elías Bendodo.

Fijar la relación con Vox de cara a 2023

Sin embargo, Vox era la verdadera amenaza en Génova antes de las andaluzas porque, si había que repetir un pacto como el de Castilla y León, el ‘efecto Feijóo’ se frenaría.

Hasta el punto de que, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes de la dirección nacional del PP, el líder del partido preparaba una reunión con el presidente de Vox, Santiago Abascal, para normalizar las relaciones y llegar a un pacto que les permitiese gobernar juntos en autonomías y ayuntamientos tras las municipales de 2023.

Feijóo tenía decidido, si no se alcanzaba la mayoría suficiente para gobernar en Andalucía, empezar a negociar con Abascal la relación con Vox para el futuro.

Se buscaba anticipar al escenario de cientos de ayuntamientos con posibles gobiernos PP-Vox en toda España, a partir de mayo del año que viene, con los alcaldes decididos a no dejar gobernar al PSOE. Contaba con que esa marea iba a ser imparable entonces para la dirección nacional del partido.

Desconvocada la reunión con Abascal

En cambio, según las fuentes consultadas por ECD, Alberto Núñez Feijóo ha decidido ahora desconvocar esa reunión prevista con Santiago Abascal tras el fracaso de Vox en Andalucía.

En Génova concluyen que la mayoría absoluta de Juanma Moreno dispara el cambio de ciclo político y marca la salida de Pedro Sánchez de La Moncloa, al tiempo que consolida a Feijóo como alternativa capaz de ensanchar el PP por el centro.

 

La estrategia de la dirección nacional del Partido Popular tras el 19-J es, por tanto, dar largas a Abascal y trasladar al PP que no se debe hablar de Vox. “Ahora, cuanto más lejos, mejor”, insisten en el equipo del dirigente gallego. Se trata de no frenar en seco las opciones de Feijóo si se dinamita su imagen de centrista moderado.

El PP ‘condena’ a Vox a la irrelevancia

En Génova no se ha pasado por alto que Vox experimentó este 19-J el primer frenazo a su trayectoria ascendente de estos últimos años.

Mientras Macarena Olona ha evitado reconocer los resultados de las urnas como una derrota, en el cuartel general de los populares hurgan en la debilidad de un partido que amenazó desde el primer día con ponerle las cosas difíciles a Juanma Moreno.

“En la pasada legislatura, Vox era parte del acuerdo parlamentario. Ahora no es parte ni del Gobierno ni del acuerdo parlamentario”, recuerdan en Génova, reiterando que el fiasco del partido de Abascal frente a la mayoría absoluta del PP sí le ha condenado a la irrelevancia.

Olona no va a liderar la oposición

En el PP cuentan además con que no será Macarena Olona quien maneje el liderazgo de la oposición como ella misma ha defendido este lunes desde la sede de Vox en Sevilla. “La oposición en Andalucía la va a liderar el PSOE. Vox hará sus propuestas, y se tendrán en cuenta si son favorables para los andaluces”, destacan fuentes populares.

Consideran que el principal problema de Vox ha sido su error a la hora de “manejar las expectativas”, ya que el partido se había propuesto abiertamente crecer por encima de los 20 escaños y, sobre todo, condicionar el futuro Gobierno del PP.

Pero han ganado únicamente dos diputados desde la última cita con las urnas, y no han logrado despegar a pesar del aparente tirón que cabía esperar de Olona.

La moderación como modelo de éxito

En el equipo de máxima confianza de Alberto Núñez Feijóo se ha instalado la idea de que lo sucedido en Andalucía ha roto “el último techo” que le quedaba al Partido Popular en términos electorales.

Reivindican la “gestión” y la “moderación” como modelo de éxito para ganar elecciones con mayoría absoluta tras la experiencia de Juanma Moreno en Andalucía y la acreditada anteriormente por el propio Feijóo en Galicia.

Frente al discurso ‘duro’ de Díaz Ayuso

Isabel Díaz Ayuso, por su parte, ha evitado valorar este lunes si la incontestable victoria de Juanma Moreno y su nuevo estatus como “barón de barones” puede mermar su peso en el PP, aunque sí ha defendido que “nadie me va a enfrentar a Moreno” y “nadie me va a enfrentar a Feijóo” pese a las evidentes diferencias de discurso.

La presidenta madrileña sí ha reivindicado que su proyecto en Madrid es autónomo y se ha comprometido a “no cambiar ni un milímetro” su política en la región.

Las diferencias entre Ayuso y el tándem Feijóo-Moreno quedaron en evidencia durante el congreso del PP de Madrid, en el que la baronesa popular insistió en dar la “batalla cultural” a la izquierda frente al “modelo moderado de gestión” que enarboló el nuevo líder del partido. Una receta que ha llevado a Juanma Moreno a la mayoría absoluta.

Ayuso defiende los acuerdos con Vox

Hay que recordar también que Ayuso defiende sin medias tintas los acuerdos con Vox, como socio preferente. En Madrid, ha declarado que hay un “Gobierno de coalición con Vox”, aunque el partido de Santiago Abascal le apoya desde fuera del Ejecutivo.

Por si fuera poco, después confirmó que no se había tratado de un lapsus, sino de “una declaración de intenciones”, porque quiere coaligarse con los partidos que busquen “prosperidad y bajos impuestos”.

Zelenski pide a la ONU definir el concepto de "Estado terrorista" tras el ataque ruso en Kremenchuk

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?