Política

Al independentismo le interesa ahora romper con Pedro Sánchez

Ha constatado que los pactos con el Gobierno han provocado la pérdida de apoyo de sus bases. Su nueva estrategia es la confrontación con el Estado y dejar caer al presidente

Gabriel Rufián y Quim Torra.
photo_cameraGabriel Rufián y Quim Torra.

 “Si no hay referéndum, nos va a abocar de nuevo a la desobediencia”. Esta amenaza, pronunciada por Joan Tardá en el Congreso a Pedro Sánchez, deja a las claras la nueva postura del independentismo respecto al Gobierno. Tanto PDeCAT como ERC han concluido que no compensa mantener al Ejecutivo y han decidido romper. Una postura que ya conocen en Moncloa.

Según la información que manejan en Presidencia del Gobierno, en la Generalitat, y también en las sedes de la antigua Convergència y de Esquerra, han decidido volver definitivamente a la confrontación con el Estado para evitar la caída libre en las encuestas que, desde hace meses, llevan padeciendo ambos partidos, especialmente el PDeCAT.

Desde su llegada a La Moncloa, Pedro Sánchez impulsó una política de acercamiento al Govern catalán, que se ha traducido en 22 reuniones entre los integrantes de ambos ejecutivos. En este tiempo, los independentistas han sostenido al Gobierno central después de apoyar la moción de censura, pero ese respaldo se ha visto amenazado por tres hechos fundamentales.

El primero de ellos es la ya citada caída en las encuestas de PDeCAT y de Esquerra, pero las fuentes consultadas apuntan, sobre todo, a la rebelión de los funcionarios contra el gobierno de Quim Torra y el inicio del juicio oral contra los políticos presos. Dos “puntos de inflexión” que hicieron cambiar de estrategia a la coalición soberanista.

“No aprobarán los Presupuestos”

Según explican al Confidencial Digital fuentes del Gobierno, la interlocución entre el Ejecutivo y los partidos independentistas quedó herida de muerte cuando se anunció fecha para el inicio del juicio. No obstante, el “golpe de gracia” a la “operación diálogo” llegó con las críticas al Govern “de sus propias bases”.

En ese sentido, las protestas de los sindicatos, de los funcionarios, y la polémica por la acción de los Mossos contra concentraciones independentistas pusieron a Torra y a Esquerra “entre la espalda y la pared”. Y, de nuevo, la reacción de PDeCAT y de ERC fue volver a recurrir al procés: “Han reactivado de nuevo la amenaza de la vía unilateral si no hay referéndum”.

Con esa nueva postura por parte de los secesionistas, en Moncloa asumen que ni convergentes ni republicanos votarán a favor de los Presupuestos Generales para 2019 que Hacienda presentará en enero. Una tesis que ambos partidos, desde Cataluña, se esfuerzan en confirmar: “No pueden pedir nuestro apoyo cuando se han negado a negociar una consulta y mantienen a los nuestros en prisión”.

Prefieren la confrontación con la derecha

El Gobierno, a pesar de todos estos mensajes en contra por parte de los secesionistas, vio motivos para la esperanza tras las elecciones andaluzas. El auge de Vox, pronosticaban en el Ejecutivo, podía “asustar” a PDeCAT y ERC, que preferirían mantener a Pedro Sánchez antes de arriesgarse a la formación de un nuevo Gobierno en el Estado que apostase por la aplicación inmediata del 155.

Esa amenaza, sin embargo, no ha parecido afectar a los independentistas, que “prefieren la confrontación al diálogo” porque “la política de frentes siempre le ha dado más votos”, mientras que los pactos con el Gobierno les estaba desgastando.

Así las cosas, desde Moncloa no descartan que, además de no aprobar los Presupuestos, los independentistas vuelvan a la “unilateralidad” y a la estrategia de presión al Ejecutivo para hacer caer a Pedro Sánchez: “Prefieren que gobierne la derecha para mantener la confrontación y buscar un nuevo choque de trenes que les beneficie en las urnas”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable