Política

“Operación Feijóo”, la gran amenaza para Pablo Casado

Dirigentes del PP piensan en el presidente de la Xunta como alternativa si el partido sufre un duro varapalo en las elecciones generales

Alberto Núñez Feijóo y Pablo Casado.
photo_cameraAlberto Núñez Feijóo y Pablo Casado.

Poco más de cien días después de llegar a la presidencia del PP, Pablo Casado vive su momento más delicado al frente del partido. La filtración de las conversaciones de Cospedal con Villarejo le obliga a tomar decisiones contra la que fue su apoyo fundamental en el congreso extraordinario y, además, las perspectivas electorales no mejoran ni en Andalucía ni a nivel nacional.

Todo ello no está pasando inadvertido a nivel interno, donde empiezan a escucharse las primeras críticas al nuevo presidente. Se le acusa, entre otras cosas, de no haber roto con la etapa anterior, conservando a vicesecretarios “sin fuerza” y, además, manteniendo en cargos relevantes a dirigentes que, como Cospedal y sus afines, “pertenecen al pasado y no al futuro”.

Patinazo con la “crisis Cospedal”

Las grabaciones a la ex secretaria general han provocado la primera crisis de comunicación grave del nuevo PP. Y tanto dirigentes nacionales como regionales reconocen en privado al Confidencial Digital que ni Pablo Casado, ni los integrantes del Comité de Dirección, han estado a la altura.

El presidente del partido, afirman estas fuentes, “se ha puesto de perfil” después de unas “semanas de exposición mediática”. Le echan en cara que, precisamente en un asunto tan relevante, no haya dado la cara ante los medios como en días anteriores. Una postura que también han protagonizado los vicesecretarios.

En el partido no entienden cómo, ante las grabaciones comprometedoras a Cospedal, “no hayan salido ni Marta González, vicesecretaria de Comunicación, ni Javier Maroto y Andrea Levy, que siguen sin justificar su continuidad en la dirección nacional”.

Sí dio la cara Teodoro García-Egea, secretario de Organización del PP y mano derecha de Casado. No obstante, su intervención ante los medios, desligando a la actual ejecutiva del caso Cospedal, tampoco ha convencido a altos cargos del partido: “No puedes marcar distancias con el pasado cuando mantienes a gran parte de los que estaban entonces”.

Resurge la “Operación Feijóo”

La gestión de esta última crisis de las grabaciones a Cospedal ha sido para algunos dirigentes consultados “la guinda” a una serie de decisiones que han generado “más dudas que certezas” sobre Pablo Casado a nivel interno.

Una de las fuentes contactadas por ECD explica, en este sentido, que la incertidumbre sobre el futuro del partido no se ha relajado en estos cuatro meses de presidencia de Casado: “No remontamos en las encuestas y las perspectivas electorales no son halagüeñas. En Andalucía nos la vamos a pegar y en España tenemos casi imposible recuperar el Gobierno”.

De hecho, añade este mismo alto cargo, “yo ha he oído afirmar, en Génova, que Casado ha sido un gran candidato para ganar el congreso del partido, pero igual no lo es tanto para volver a ganar unas elecciones generales”.

Unas dudas, sobre el sucesor de Rajoy, que han hecho resurgir la “vía Feijóo” para liderar el partido a corto plazo. Los defensores de esta operación recuerdan que el presidente de la Xunta dejó claro que su compromiso con Galicia acaba en dos años, justo cuando concluye la actual legislatura.

Además, subrayan que Feijóo va a cumplir 12 años como presidente autonómico, cuando él mismo dijo que lo recomendable es estar un máximo de 8: “Galicia se le ha quedado pequeña y él no se ha descartado para la política nacional en ningún momento. Su siguiente paso lógico, tras gobernar tres legislaturas seguidas, es venirse a Madrid”.

El calendario, de hecho, juega a favor del gallego. El congreso extraordinario le pilló “a contrapié”, pero las próximas elecciones gallegas, “a las que ya no se presentaría”, serán en 2020, igual que las generales. Por tanto, “puede presentarse como alternativa a Casado en un nuevo congreso del partido si nos la pegamos en las generales”.

El equipo de Casado, preocupado

Dirigentes nacionales del PP, próximos a Pablo Casado, reconocen que en Génova “ya se conocen” los movimientos para impulsar la llamada “Operación Feijóo”: “Es un hecho que barones regionales y altos cargos que apoyaron a Pablo verían con buenos ojos a Alberto en Madrid si este proyecto no funciona, pero el objetivo es que funcione”.

Otros cargos afines al actual presidente nacional son menos optimistas y comparan la actual situación del PP con la que vivió el PSOE en 2014.

Ese año, Sánchez llegó a la secretaría general de los socialistas apoyado por Susana Díaz, a la que todos veían sucesora de Rubalcaba. Dos años después, la presidenta de la Junta fue la principal causante del Comité Federal que provocó la dimisión del actual presidente. Ahora, en Génova 13, hay quien compara esa crisis del PSOE con lo que puede pasar en el PP con Casado y Feijóo.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo