Política

Pedro Sánchez prepara al PSOE para unas generales en mayo

Ha transmitido a los barones que para salvar las autonómicas y municipales hay que hacer una campaña nacional con este mensaje: Somos el único partido que puede frenar al independentismo y la extrema derecha

Pedro Sánchez
photo_cameraPedro Sánchez

La posibilidad de celebrar un “súper-domingo electoral” el próximo 26 de mayo, haciendo coincidir las elecciones generales con las autonómicas, municipales y europeas ya previstas en esa fecha, es más real que nunca. La propuesta planteada por José Luis Ábalos ha ganado adeptos en las últimas fechas, incluido el propio Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno ha activado, definitivamente, el “modo electoral” tanto en Moncloa como en Ferraz. Una circunstancia que confirman sus colaboradores más estrechos y que se sustenta, entre otras cosas, en el cambio de discurso del propio jefe del Ejecutivo en cuestiones como el desafío independentista o el rechazo a los Presupuestos de 2019.

La nueva actitud de Sánchez, que ya en noviembre calificó de “razonable” la apuesta de Ábalos por hacer coincidir las generales con el resto de elecciones previstas para el 26 de mayo, ha supuesto, de facto, el punto de partida para una campaña electoral que implicará a todos en el PSOE: desde los actuales representantes del Gobierno hasta el último cargo local del partido.

Reunión clave con los barones regionales

Las fuentes consultadas por Confidencial Digital explican que en el Comité Electoral del partido, que cuenta además con representantes del Ejecutivo y del gabinete de Sánchez, con Iván Redondo a la cabeza, ya se ha puesto a trabajar ante la previsión de un adelanto electoral que cada vez parece más cercano.

Además del trabajo con su ejecutiva y su gabinete, el presidente ha querido implicar a sus barones regionales en este inicio de pre-campaña para el “súper-domingo electoral”. Por ese motivo, convocó la semana pasada, en La Moncloa, a todos los líderes regionales que ahora están en la oposición en sus respectivas comunidades autónomas.

Tal y como explican a este diario testigos de ese encuentro, Sánchez insistió mucho en que uno de los fallos fundamentales en Andalucía fue hacer una campaña “local”, dejando de lado la política nacional y no hablando ni del desafío independentista ni de la amenaza de la extrema derecha.

Macro campaña nacional

Con ese antecedente, el presidente apuesta ahora por realizar, tanto para las municipales y autonómicas como para las europeas y generales, una “macro campaña nacional”, en la que el mensaje procedente del PSOE sea siempre el mismo; lo diga un candidato a alcalde de un pequeño pueblo, un futuro eurodiputado, o un actual integrante del Ejecutivo.

Dado el actual escenario político, sostiene Sánchez, el PSOE debe presentarse a todos esos comicios dejando claro que “somos el único partido capaz de frenar, y a la vez ser una alternativa real, a la extrema derecha y al independentismo”.

En ese sentido, el presidente y su equipo están insistiendo mucho, a nivel interno, que hay que “recoger votos” procedentes de los “asustados con Vox”, y volver a pedir el “voto útil” para frenar esas dos amenazas.

Además, el PSOE insistirá en que los independentistas no han sido socios de Gobierno, tal y como han demostrado en el Congreso, y que el partido necesita “estar fuerte” en la nueva legislatura para no depender del respaldo de PDeCAT y ERC.

Por último, se reivindicará la apuesta por el diálogo con Cataluña, aunque dejando claro que al presidente no le temblará el pulso para aprobar el 155 si el Govern vuelve a la desobediencia.

Mayo, mejor que marzo y octubre

La estrategia de esta campaña nacional para europeas, municipales y autonómicas tendría un “sustento fundamental” en la coincidencia de esos comicios con un adelanto de las generales. Un “hecho probado” que hace que Sánchez se incline por esta opción frente a las otras previsibles fechas de marzo y octubre.

Las fuentes consultadas por ECD admiten que una corriente del PSOE apostaba por un adelanto electoral en marzo, una vez confirmado que los independentistas no apoyaban los Presupuestos. No obstante, desde el equipo de Sánchez consideran que, en tres meses, la herida de Andalucía “seguiría abierta” y el partido no se habría recuperado de ese golpe, lo que afectaría a los comicios.

Además, añaden, si en esas generales los resultados son negativos, el PSOE afrontaría las europeas, municipales y autonómicas “en depresión”, lo que tampoco sería beneficioso.

Haciendo coincidir todas, sin embargo, “el electorado socialista se movilizará a muerte y, además, los pactos posteriores para ayuntamientos, comunidades y el Gobierno central se realizarán de forma conjunta, lo que puede beneficiarnos”.

Por último, retrasar las generales a octubre tiene el riesgo de perder algún gobierno en las autonómicas que redoble la presión, desde mayo, para el Ejecutivo. Por tanto, concluyen las fuentes consultadas, “mayo es mucho mejor que marzo y octubre”.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable