Seguridad

Los guardias civiles advierten a Marlaska que a quien debe cambiar es al general más influyente

Reclaman que se reestructure el gabinete técnico y se incluya en él a perfiles civiles que hagan de contrapeso al alto mando al que más escucha el director del cuerpo

Fernando Grande-Marlaska, en un acto de la Guardia Civil.
photo_cameraFernando Grande-Marlaska, en un acto de la Guardia Civil.

La renovación de Fernando Grande-Marlaska al frente del Ministerio del Interior no ha supuesto la continuidad de los que hasta ahora eran algunos de los principales altos cargos del departamento.

La Cadena SER anunció que Grande-Marlaska había decidido cesar a la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, a la que sustituye por el jefe de gabinete del ministerio Rafael Pérez, y también cesaba a Félix Azón como director general de la Guardia Civil. Para Azón no se ha anunciado todavía el relevo.

Varias asociaciones profesionales de guardias civiles acogieron la noticia con optimismo, confiando en que se abra una nueva etapa. Los últimos tiempos habían sido de tensión, prácticamente ‘guerra fría’ de Azón con algunas asociaciones representativas.

Desde la Asociación Pro Guardia Civil (Aprogc), por ejemplo, critican en su despedida al director general y también a la secretaria de Estado por haber discriminado a los guardias civiles en favor de los policías nacionales en asuntos como el reparto de las cantidades de la equiparación salarial. En la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) aplauden el relevo por su "nefasta gestión" y por haber tratado de aprobar una norma sobre jornada y horarios que según denunciaron suponía un gran retroceso en derechos laborales.

Por su parte, desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) -la mayoritaria, con ocho de los 16 vocales del Consejo de la Guardia Civil- también celebran el cese de Félix Azón, pero subrayan que por sí sola no es suficiente.

Apuntan a un órgano asesor del director general: el gabinete técnico de la Dirección General de la Guardia Civil.

Actualmente dicho gabinete técnico lo dirige, y prácticamente lo forma él solo, un general de la Guardia Civil, Francisco Esteban Pérez.

Fuentes de AUGC señalan que sólo habrá un cambio de rumbo relevante si el nuevo director general y el ministro Grande-Marlaska acometen cambios en la estructura de dicho gabinete técnico.

“Ese general influye en todo lo que decide el director general, y tiene demasiada influencia a favor de los mandos de la Guardia Civil y contra las propuestas de los agentes”, denuncian desde AUGC.

Por eso reclaman que se regrese a un modelo que funcionó durante etapas de Gobierno del Partido Popular: que el gabinete técnico no esté en mandos de un general, ni de varios generales, sino que sea “un gabinete mixto”.

Con “mixto” quieren decir que esté integrado no sólo por generales u otros oficiales de la Guardia Civil, sino que también se incluya a civiles, personas con un perfil distinto, más técnico.

La idea sería “que el gabinete tenga una visión más amplia, no unidireccional en el sentido que quieren los generales”. Señalan un caso: durante la etapa de Santiago López Valdivieso como director general de la Guardia Civil (en el primer Gobierno de Aznar, en 1996), dirigió el gabinete Ignacio Cosidó, del PP, que años después llegó a ser director general de la Policía.

Consideran que de esta forma se forme un equipo más amplio y variado que asesore y ayude en la toma de decisiones al director general, y que no esté tan condicionado por la opinión de un general, como habría ocurrido (a juicio de AUGC) en estos años con el general Francisco Esteban y el director general Félix Azón.

Las fuentes consultadas ponen un ejemplo: creen que se podría haber evitado el error de comunicación con las detenciones de miembros de los CDR acusados de preparar ataques con artefactos explosivos, en septiembre. En ese caso, el director general de la Guardia Civil comunicó que habría esas detenciones al ministro Grande-Marlaska, pero no hubo la coordinación necesaria y cuando Pedro Sánchez llegó a Nueva York por un viaje, le preguntaron por el asunto y no sabía nada.

Lo ponen como ejemplo directo, pero más allá de eso, señalan que en los últimos tiempos Azón se había parapetado tras el gabinete técnico y la cercanía de los primeros contactos, nada más ser nombrado, se fue deteriorando conforme las asociaciones profesionales empezaron a plantearle reivindicaciones laborales. De ahí la relación empeoró hasta una tensión que ha provocado que muchas asociaciones celebren el cese del director general de la Guardia Civil.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?