Vivir

El presidente del tribunal que ha ratificado la condena a La Manada intentó incluir agresión sexual

Joaquín Gálvez trató de que el resto de los miembros de la Sala de lo Penal aumentaran la pena de cárcel para los cinco miembros del grupo

La Manada.
photo_cameraLa Manada.

Los miembros de La Manada siguen condenados a nueve años de cárcel por abuso sexual. Así lo ha determinado este miércoles la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

Intento de influencia

Sin embargo, ha habido división entre los miembros de la Sala. Según ha podido saber Confidencial Digital, el presidente del TSJN, Joaquín Gálvez, trató de influir en el resto de magistrados para que incluyeran en la sentencia el delito de agresión sexual.

Este delito está castigado con penas más duras que el de abuso sexual, por el que han sido condenados los cinco miembros de La Manada.

Según ha sabido ECD, Gálvez, que no pertenece a la Sala pero que ha formado parte del tribunal que ha revisado el recurso a la sentencia de la Audiencia navarra, intentó convencer a sus compañeros para aumentar la pena de cárcel.

Los magistrados

Trató de hacerlo especialmente con José Antonio Álvarez Caperochipi, ponente de la sentencia. El magistrado argumentó al presidente que los testimonios no acreditaban violencia en los hechos, un requisito indispensable para que se cometa agresión sexual.

En cuanto a la intimidación, que también podría ser un elemento de este delito, Álvarez aseguró que era dudosa. Los otros magistrados, Francisco Javier Fernández, Alfonso Otero y Miguel Ángel Abárzuza, mantuvieron la misma opinión.

Tres opiniones jurídicas distintas

El criterio de Gálvez y Abárzuza añade más discrepancias judiciales al polémico caso. En febrero, la Audiencia dictó el fallo, condenando a los acusados a nueve años de cárcel por abuso sexual.

Además, uno de los miembros del tribunal, Ricardo González, emitió un voto particular en el que abogaba por la absolución de La Manada al no apreciar delito alguno.

La sentencia provocó una oleada de manifestaciones feministas en toda España y llevó a Interior a asignar escolta para el magistrado, que recibió amenazas e incluso escraches en su domicilio, en una localidad cercana a Pamplona.

Ahora, los votos particulares de otros dos magistrados recrudecen la división, ya que existen tres opiniones jurídicas distintas: la condena por abuso, la condena por agresión y la absolución.

En caso de que la defensa de La Manada recurra la nueva sentencia ante el Supremo, el Alto Tribunal deberá lidiar con estas tres corrientes, muy diferentes entre sí.

Ante la negativa, Gálvez, resignado y disgustado a partes iguales, según las fuentes consultadas, decidió emitir un voto particular en el que manifiesta que los condenados cometieron un delito continuado de agresión sexual. A última hora, se adhirió Abárzuza.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo