Jueves 18/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El caso Bankia se atasca en la Audiencia Nacional

La línea del juez Andreu de centrarse en investigar la salida a Bolsa dificulta que se puedan depurar responsabilidades. Ese escenario tranquiliza a los 33 imputados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El caso Bankia embarranca en la Audiencia Nacional. El procedimiento toma un rumbo que conduce a un final en el que va ser complicado depurar responsabilidades por la quiebra de la entidad. La ausencia de investigación a fondo sobre la etapa de Miguel Blesa deja el caso vacío.

Rodrigo Rato, el día de la salida a Bolsa de Bankia. Rodrigo Rato, el día de la salida a Bolsa de Bankia.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes jurídicas cercanas al caso, el procedimiento se ha reconducido principalmente hacia la investigación de la salida a Bolsa de la entidad.

El juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, ha tomado esa dirección, en lugar de revisar a fondo la etapa de Miguel Blesa, en la que supuestamente se cometieron numerosas irregularidades y excesos, lo que gestó la quiebra de Caja Madrid y las otras seis cajas que dieron lugar a Bankia.

Complicado depurar responsabilidades

Según las fuentes consultadas, la salida a Bolsa se hizo con todas las bendiciones y por tanto las defensas de los imputados lo tienen muy fácil, salvo que se impute también a los responsables del Banco de España, de la CNMV, del Gobierno, y al auditor Deloitte, que autorizaron la operación.

La exoneración total de Miguel Blesa, que deja a salvo su gestión tras dos entradas y salidas de prisión, abonan también que el caso de desinfla por momentos

Las grandes expectativas sobre un juicio rápido, contundente y ejemplar en el caso Bankia, van camino de esfumarse y acabar en nada, según explican a ECD en medios de la Audiencia Nacional y las acusaciones del procedimiento.

Esa preocupación alcanza también a la Fiscalía General del Estado, ya que Bankia se había fijado como el símbolo de que los directivos bancarios sí pagarán por sus fallos en la gestión de la crisis financiera en España.

Enfriamiento tras el 'caso Gao Pin'

Las fuentes jurídicas a las que ha tenido acceso ECD explican que el juez Andreu ha perdido impulso desde que recibiera un varapalo por el caso Gao Pin. Hay indicios de “tempo lento y vía muerta”, que presagian posible carpetazo al caso.

En medios de la Audiencia Nacional se atribuye este “enfriamiento” del caso al varapalo recibido por sus errores en el caso Gao Pin, al que retuvo mas de 72 horas detenido y fue excarcelado por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

También por su recelo a seguir a fondo en un caso donde hay tantos ex cargos políticos implicados. Andreu es íntimo amigo del ex juez Garzón, y ha tomado nota de los riesgos que asume un juez en casos politizados.

Los fiscales tampoco dan muestra de prisas y energía en la petición de diligencias, testigos y pruebas, una vez que han pasado por el juzgado Rodrigo Rato, el ex consejero delegado Francisco Verdú, los responsables de finanzas y auditoría, y todos los directivos destacados de Bankia en la etapa del ex vicepresidente económico.

El escenario tranquila a los 33 imputados

En este escenario, los ex ministros Rato y Acebes, el ex consejero autonómico Olivas, y el resto de los imputados, hasta 33 ex consejeros del banco, empiezan a respirar. Según ha confirmado ECD, sus abogados defensores ya no ocultan en privado su alivio por cómo pasa el tiempo y se enfría el caso.

Otros imputados, ex consejeros, como el ex secretario de Estado de Comercio Fernández Norniella, o el ex ministro socialista Virgilio Zapatero, comentan ya abiertamente en círculos íntimos que el caso no prosperará y dudan que haya juicio.

La principal acusación personada, UPyD, primer querellante y origen del proceso, representado por el abogado Andrés Herzog, tampoco esconde su nerviosismo por la lentitud del procedimiento y el rumbo inocuo que toma el proceso para los imputados.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··