Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El Ibex se ha desplomado a niveles de 2013

Los inversores se preguntan por qué el PSOE esconde el recorte de 10.000 millones de la UE

El programa económico de Pedro Sánchez para pactar el nuevo Gobierno no contempla la exigencia anunciada por Bruselas si le niega a España una flexibilización para cumplir el déficit

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El calendario económico corre en contra de España. La Comisión Europea no se cree el Presupuesto para 2016 que el Gobierno de Mariano Rajoy dejó preparado antes de acabar la legislatura y acaba de empeorar las previsiones de cumplimiento de déficit. Además, las propuestas de PSOE, Ciudadanos y Podemos no contemplan nuevos ajustes en las cuentas públicas.

Pedro Sánchez, con los presidentes autonómicos del PSOE. Pedro Sánchez, con los presidentes autonómicos del PSOE.

Un nuevo Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez apuesta por pactar un nuevo calendario de reducción de déficit con Bruselas, algo que ya hizo Francia tras los atentados del 13 de noviembre, pero que en muchas ocasiones la UE ha negado a otros países.

El líder del PSOE ya ha anunciado, no obstante, que no acatará esa exigencia de Bruselas de recortar 10.000 millones de euros extra sobre lo que Rajoy estableció en los Presupuestos Generales del Estado para este año. Un cumplimiento con la UE que los inversores consideran “sagrado”.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes en contacto diario con grandes fondos de inversión extranjeros, el hecho de que España permanezca con un Gobierno en funciones hasta que termine la primavera, en el mejor de los casos, o hasta otoño, si hay que repetir elecciones, implica que ese recorte se tendrá que poner en marcha, si o sí, en sólo tres o seis meses.

Observan que esa falta de rigor presupuestario (especialmente en las autonomías) llevará a España a incumplir su cifra de déficit en 2015 (-4,8% estima la CE, frente al -4,2% del Gobierno) y en 2016 (-3,6%, frente al -2,8% que calculó el Ejecutivo del PP).

Lo más probable es que, si ese gobierno sale finalmente adelante, apruebe una reforma fiscal con el objetivo de reorganizar la estructura impositiva del país, pero es bastante difícil que eso sea suficiente debido al alto nivel de economía sumergida que hay en España –más del 20% del PIB-.

La consecuencia inmediata es que España deberá llevar a cabo ajustes cercanos a los 10.000 millones de euros, bien recortando gastos o bien aumentando impuestos. Y los inversores no los ven plasmados, en este momento, en los documentos de ninguno de los partidos que aspiran a gestionar el país en los próximos años.

El PSOE obvia el recorte de 10.000 millones

Tampoco están previstos en los Presupuestos que el Gobierno del PP dejó preparados para 2016 antes de acabar la anterior legislatura, y tampoco en las propuestas de los tres principales partidos (PSOE, Ciudadanos y Podemos) que negocian ahora la formación de un Gobierno.

El nuevo contexto europeo y la flexibilización de las cifras de gasto que se ha concedido a Francia para hacer frente a la amenaza del Estado Islámico son una oportunidad para que España negocie estos meses unas condiciones más laxas para cumplir con el déficit.

Sin embargo, esta tarea estará encomendada a un Gobierno débil en apoyos parlamentarios y sin la autoridad exterior que tendría un Ejecutivo fuerte y estable.

Afecta la inestabilidad de los emergentes

Además, los malos tiempos para los emergentes también están afectando a España: compañías como Telefónica o Mapfre tienen gran presencia en países de Latinoamérica como Brasil, un país en plena recesión, que decreció un -3,8% en 2015 y para el que el FMI estima una nueva caída de la actividad del -3,5% en 2016.

Por tanto, el Ibex-35 no ha sido ajeno a la espiral de temor en los mercados ni a la incertidumbre que planea sobre la economía española. El selectivo español ha perdido ya un 14,9% en lo que llevamos de año, desde los 9.544 puntos a los 8.122. Un nivel que no se veía desde 2013, el año en que España tocó fondo en la crisis económica.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··