Lunes 23/10/2017. Actualizado 14:03h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Internet + Televisión, un cambio que amenaza el actual negocio audiovisual en España. Telefónica inicia conversaciones exploratorias con Telecinco y Antena 3 para posicionarse en el nuevo mercado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los analistas no tienen dudas: el modelo actual de televisión está en cuestión. La fusión entre la pequeña pantalla e Internet, mercado que ya están explorando diversas plataformas, va a suponer una revolución. Las empresas lo saben y quieren tomar posiciones. Las teles privadas están nerviosas. Y Telefónica busca convertirse en el principal distribuidor.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, un equipo de profesionales de Telefónica está trabajando para adecuar sus redes, plataformas y sistemas al nuevo escenario. Pero no sólo. Fuentes de la compañía confirman la existencia de conversaciones con las principales cadenas, empezando por Telecinco y Antena 3 TV, para estudiar sinergias.

Al frente de este proyecto se encuentra Eduardo Alonso, director general de Análisis y Planificación de Marketing de Telefónica. Alonso llegó a la empresa en 1995 para crear Telefónica Multimedia, y ha sido presidente de Vía Digital, consejero de Antena 3 TV y director de informativos de Telemadrid.

Despega el video online

El diagnóstico que ha realizado ese grupo de trabajo capitaneado por Eduardo Alonso, expuesto de forma sintética, es el siguiente:

-- Este año ha confirmado el despegue definitivo del consumo de vídeo ‘online’. En 2010 el 51% de los internautas europeos consumen vídeo a través de Internet (frente al 30% del año 2007). A esto han contribuido factores como la mejora de la banda ancha (fija y móvil), la mayor oferta de contenidos digitales, y el incremento de dispositivos en el mercado (televisión de alta definición, smartphones, videoconsolas, portátiles…).

-- Los principales ‘broadcasters’ y ‘majors’ han comenzado a posicionarse en el nuevo escenario. Se mencionan tres casos especialmente significativos:

1. La BBC ha puesto en marcha iPlayer (reproductor multimedia de TV a la carta, 7 Petabytes al mes, su gran atractivo son las 600.000 horas de archivos).

2. Hulu, que emite 400 millones de vídeos al mes para 40 millones de usuarios únicos, 15 Petabytes al mes, financiación con publicidad –70% para el propietario de los derechos y 30% para Hulu-, con ingresos de 100 millones de dólares en 2009, superó hace un año en más de 4 millones de espectadores únicos a Time Warner Cable, segundo operador de cable de los EEUU.

3. Terra TV, presente en 18 países, con 100 millones de vídeos al mes, 20 millones de clientes y distribución protegida para múltiples dispositivos.

Los ‘Internet players’

-- Pero los principales protagonistas de la nueva era son los ‘Internet players’. En primer lugar: el iPad de Apple. Está diseñado específicamente para consumo de ‘media’: vídeo, juegos, libros, música, redes sociales. Steve Jobs ha creado una plataforma específica de publicidad: iAd. Un millón de unidades vendidas en 28 días, cuando el 50% del consumo de contenidos en ellas es vídeo. Un operador francés (Free) ya ha visto el negocio y ha lanzado televisión para el iPad.

-- Además, hay que contar con Google TV, que quiere aprovechar el gran potencial de su plataforma. Seis de cada diez internautas del mundo utilizan Google como buscador (9 de cada 10 en España). Otro dato: Google genera el 14% del tráfico de datos internacional de la red de Telefónica. Pues bien, Google TV ha anunciado que pretende integrar Internet y TV en sus plataformas abiertas y ha llegado a un acuerdo con Sony, Intel y Logitech. Quiere captar parte del negocio publicitario a través de Google TV Ads.

-- Otros actores que se acaban de sumar a este negocio son: Netflix (plataforma de contenidos TV para consolas Xbox, PS3, Wii, con 11 millones de clientes, 3 de ellos ‘online’, y que ofrece 17.000 películas bajo demanda). TVCatchup (británica, actualmente ofrece todos los canales TDT gratis y en alta definición a cualquier ordenador). Blinkx (buscador de contenidos en vídeo en Internet, con una base de datos de 1,5 millones de archivos y que prevé ingresar 108 millones de dólares por publicidad en 2012).

Televisores con acceso a Internet

-- Mientras tanto, crece exponencialmente la demanda de televisores con posibilidad de acceso a Internet. En Estados Unidos, se calcula que el 40% de las TV que se vendan en 2013 llevarán conexión a Internet (frente al 23% de 2009). Por otro lado, crece la oferta de dispositivos para los actuales aparatos: en el segundo trimestre de 2010 llegan a Europa unos ingenios que facilitan que cualquier televisor conecte a la red. Está bajando su precio, que ahora ronda los 90 dólares.

-- Todo esto, advierten desde Telefónica, va a cambiar el panorama actual y dará vida a un nuevo modelo de negocio. Los propietarios de los contenidos (la BBC, la Warner, la Fox, TVE), los agregadores de contenidos (Google, Hulu, Apple), los revendedores (Telecinco, Antena 3, laSexta, Canal +) y las plataformas del contenido generado por los usuarios (YouTube o Flickr), utilizarán la banda ancha (fija o móvil) para distribuir sus vídeos a través de tres ventanas diferentes: a) Televisores o videoconsolas conectados a Internet (Google TV y las que surjan); b) ordenadores con acceso a Internet (PC o portátiles); y c) móviles inteligentes u otros dispositivos específicos, como el iPad.

Nervios en Antena 3 y Telecinco

La primera reacción de las principales cadenas privadas ha sido de nerviosismo. Paolo Vasile (Telecinco) y Silvio González (Antena 3) se han percatado ya de que la irrupción de Internet y de plataformas como Google TV les desplaza del papel de únicas ventanas de acceso gratuito a contenidos televisivos. Con la consiguiente repercusión que eso va a tener en la facturación publicitaria: los anunciantes migrarán hacia Internet de forma proporcional a la fuga de la audiencia.

Según los analistas, el papel de las cadenas podría quedar reducido en muy poco tiempo a la emisión de grandes eventos (espectáculos, campeonatos y torneos deportivos), retransmisiones en directo, y aquellos formatos (también series y películas) que el usuario esté dispuesto a ver de forma gratuita a cambio de soportar determinados bloques publicitarios.

Pero el nuevo modelo afectará aún más a la televisión de pago. Plataformas como Canal + van a perder su sentido en poco tiempo. Un usuario podrá tener acceso en su televisor, gracias a Internet, a todo el catálogo de series y películas generado por las grandes productoras. Directamente. Sin necesidad de contratar un canal que actúe de intermediario y me ofrezca una programación fija, poco flexible. Más libertad para el usuario, por tanto, y más beneficios para los creadores de contenidos, que podrán ofrecer (y cobrar) por sus productos sin la intervención de terceros.

Internet ofrece otra ventaja: el uso del streaming (ver vídeos en la red sin necesidad de descargarlos). Esta posibilidad abre la puerta a un nuevo tipo de negocio. El usuario que se conforme con ver una serie en la red pagará “x”. El que desee bajársela para tenerla en propiedad abonará “2x”. Y el que esté dispuesto a verla con la mosca de un anunciante en un puesto visible de la pantalla podrá hacerlo por “x–2”.

Desde Telefónica apuntan que asistimos a la quiebra del modelo de negocio de la televisión como está concebido actualmente y al nacimiento de una nueva era. Y hay que posicionarse bien desde el primer momento. La compañía que preside César Alierta lleva tiempo preparándose para ello, ampliando sus redes (fibra óptica, banda ancha móvil), plataformas (abiertas, que permitan el desarrollo de aplicaciones) y sistemas (segmentación de clientes, medición de audiencias)…

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·