Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Unidad Editorial busca relevo a Melchor Miralles como director general de Veo7. Consideran que les ha ‘vendido’ como éxito de audiencia lo que ya se valora como “un gran fracaso”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El debate está abierto. Los directivos de la editora de El Mundo, Marca y Expansión consideran que el proyecto de televisión de la compañía se puede calificar en estos momentos de “un gran fracaso”. Esos son los términos que se utilizan. Se busca relevo a Melchor Miralles, actual director general de Veo7, al que internamente, se le da por amortizado.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, el detonante de esta medida ha sido el apagón analógico del pasado mes de abril. Fuentes de toda solvencia aseguran que algunos directivos se consideran “engañados”, “estafados”, como si alguien les hubiera estado ‘vendiendo’ durante años una televisión puntera que, sin embargo, al poco de empezar a competir en igualdad de condiciones con sus rivales ha dado su verdadera medida: un 0,7% de audiencia.

En la compañía se considera una cifra insostenible. Y se compara, fundamentalmente, con los datos que ofrece Intereconomía TV. A pesar de los medios de que dispone la compañía, el potencial y las sinergias que podría generar Unidad Editorial, su televisión no despega.

Todas las miradas se fijan ahora en una persona: su director general, Melchor Miralles.

“No es lo mismo –explica confidencialmente un alto directivo de la casa- gestionar una televisión en ‘fase de hibernación’, es decir, antes del apagón analógico, que hacerlo ahora cuando emite en abierto. Valorando que se trata de retos distintos, puede que haya llegado el momento de buscar una persona más adecuada al nuevo desafío, una alternativa”.

Así las cosas, según ha sabido ECD, Unidad Editorial está buscando efectivamente un relevo para Melchor Miralles. La decisión de sustituirle estaría ya tomada. Otras fuentes advierten, no obstante, que esa operación sólo se pondrá en marcha cuando se haya asegurado el recambio. De hecho, en estos momentos se está sondeando discretamente el sector a la búsqueda de un ejecutivo con el perfil adecuado, aunque no se descarta recurrir a una persona de la casa.

Pero el gran temor de la empresa son los costes. En estos momentos, Unidad Editorial querría empezar a competir a nivel nacional con cifras de audiencia que ronden el 2% de share pero existe cierta prevención al efecto que eso provocaría en la cuenta de resultados de la editora.

A nivel interno se maneja casos cercanos: “Es suficiente mirar el modelo de laSexta –se ha argumentado en alguna reunión de primer nivel- y el dineral que han debido gastar sus pacientes accionistas hasta obtener un 6,4% de audiencia media para medir el riesgo de esa maniobra. El momento, además, no invita a embarcarse en demasiadas aventuras”.

Lo que sí se da por descontado es que el futuro de Melchor Miralles sigue pasando por Unidad Editorial. Pese al descontento de una parte de la cúpula con su trayectoria, se le sigue considerando parte de la historia viva de la empresa, responsable de su éxito, alguien a quién no se le puede menospreciar con un despido simple y llano.

En honor a los servicios prestados, se le buscaría un puesto en alguna división de la editora.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·