Miércoles 22/11/2017. Actualizado 03:42h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

¿Presidente “embarazado”?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La semana pasada escribí un comentario en el que planteé que podría existir cierta similitud entre la sonrisa de R. Zapatero y la del Profeta Daniel o la del famoso cuadro de la Mona Lisa.

 

Un amable y agudo lector (amable por tener la delicadeza de leer mi comentario, y agudo por lo atinado de su observación) me manifestó que se inclinaba más por encontrar parecido entre la sonrisa del Presidente y la de la Gioconda, que también se la conoce con este nombre a dicha señora. Se basa -explica- en que según la opinión de varios especialistas, la señora en cuestión se sonríe de forma tan enigmática debido a que estaba embarazada.

 

Y aquí viene la gran semejanza porque, a su entender, el Sr. R. Zapatero ha dado muestras inequívocas de haber estado y seguir estando, en el mismo trance. Apoya su tesis en que sometido al test del embarazo que le aplicó el Sr. Maragall con lo de la propuesta del Estado-Comunidad-Nacional, no sólo dio positivo, sino que hasta abortó un engendro político de cierta consideración.

 

Sin embargo, yo creo que, a pesar de que haya tenido lo que algunos llaman notable malparto, el Sr. Presidente no estaba físicamente embarazado. Por tanto, hay que desmentir rápidamente el rumor. Y es una pena porque, si así fuera, durante periodos de nueve meses nos libraríamos de que pariera más cosas. Pero hay que reconocer a mi amable lector, que los síntomas que manifiesta en público el Sr. Presidente pueden inducir a error y hacer creer que su estado es de gravidez. Pero no. Ni la posición arqueada de sus piernas al andar y flexionadas en reposo, ni el gesto amable con sonrisa misteriosa en busca del encuentro visual, ni la persistente y antojadiza afición a divagar, son signos suficientes.

 

Hombre, puestos a decir, lo que sí muestra son signos de sufrir embarazo psicológico. Y esto es peor, porque dura más de nueve meses y su corrección es mucho más difícil. No lo podrá remediar ni con la Ley del aborto de su programa electoral.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·