Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

“Cascos quiere la humillación absoluta y por ahí no vamos a pasar”. Su veto a dirigentes regionales del PP aboca a un gobierno en minoría de Foro Asturias.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La dirección nacional del Partido Popular da como inevitable que en Asturias se forme un gobierno en minoría encabezado por Foro de Asturias, con Francisco Álvarez Cascos a la cabeza. Motivo: su veto a los dirigentes populares en la región.

Quiere la humillación absoluta y por ahí no podemos pasar”, comentan fuentes de Génova consultadas por El Confidencial Digital, ante los vetos que pone el ex secretario general del PP a sus adversarios populares en Asturias. Por ello, la posibilidad de un acuerdo entre la dirección regional del PP y Francisco Álvarez-Cascos para formar coaliciones en los municipios donde suman mayoría se ve muy difícil, incluido el gobierno del Principado.

Cascos se niega a que sigan o tengan cualquier cargo institucional, tanto en los ayuntamientos como en el nuevo Ejecutivo autonómico, Gabino de Lorenzo, alcalde de Oviedo, y los demás dirigentes regionales del PP.

Tras la entrevista con la candidata del PP Isabel Pérez-Espinosa, que le sirvió un vaso de agua ante las cámaras de televisión, no ha habido gestos de distensión por parte del líder de Foro Asturias, sino todo lo contrario.

Los populares ofrecen sus votos en Gijón, donde por primera vez hay una mayoría de concejales de centro derecha frente al PSOE e IU, y a cambio pretenden que Foro Asturias complete en Oviedo la mayoría absoluta a que esta vez no ha llegado De Lorenzo.

Quieren que después se organicen ambos partidos en las distintas instituciones como consideren necesario, bien con gobiernos de coalición o con acuerdos estables y apoyos desde fuera. Es el modelo propuesto para el ejecutivo autonómico que encabezaría el propio Álvarez-Cascos.

Pero, como el ex secretario general del PP rechaza un pacto global, y, sobre todo, quiere castigar a Gabino de Lorenzo, en Génova insisten en que no entregarán cabezas y que están dispuestos a dejar que Cascos arranque la legislatura con un gobierno en minoría -sólo tiene 16 escaños en una cámara de 45 diputados- y que se bandee buscando apoyos con otros grupos para cada proyecto.

Después de década y media de enfrentamientos de Álvarez-Cascos con las direcciones del PP en Asturias, la reconciliación en el Principado se presenta muy difícil y sólo una improbable intervención directa de Mariano Rajoy podría reconducir la situación, según admiten en fuentes del Partido Popular.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·