Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

“Considérame tu amigo y tu confidente”. Rosa Díez hace llegar a los presos cubanos cuarenta cartas de apoyo de ciudadanos españoles

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La líder de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, y el responsable de relaciones exteriores de la formación, Fernando Maura, realizaron el pasado mes de mayo una visita a Cuba. Durante su estancia en el país, se reunieron con representantes del grupo disidente ‘Las Damas de Blanco’, a las que prometieron organizar una campaña en España para el restablecimiento de una democracia en la isla.

Rosa Díez desarrolló una completa agenda de contactos con la disidencia de la isla. La portavoz de UPyD no tuvo problemas con las autoridades cubanas y pudo trasladar su mensaje de apoyo a los presos del régimen y a ‘Las Damas de Blanco’.

La diputada regresó de Cuba con algunas ideas para intentar ayudar a los disidentes cubanos desde España. Una de ellas se llama ‘Tu carta para un preso’. La iniciativa consiste en animar a los ciudadanos españoles a apadrinar a un preso político mediante el envío de cartas de apoyo a la cárcel donde se encuentre, ya que durante la visita al país han podido comprobar que surte efectos positivos.

Díez, por su parte, se compromete a hacer llegar a los disidentes estas misivas.

Lea a continuación una de las cartas que ha hecho llegar la formación de Rosa Díez a los presos cubanos:

D. Xxxxxx Xxxxxxxxxx

Cuba

 

Querido amigo:

Mi caso es el de uno que viajó allá hace casi diez años y se trajo la belleza de La Habana en las retinas, una maleta llena de libros hermosos y el recuerdo de una ciudadanía que no se deja arrinconar por el sufrimiento innecesario, por el odio que el régimen intenta sembrar entre los cubanos, por la miseria moral y material. De aquel viaje saqué el convencimiento de que la libertad llegará a Cuba tarde o temprano y encontrará a los cubanos serenos, preparados para vivirla con generosidad.

Mientras ese día llega, sé que hay que ser de una madera especial para no perder la esperanza cuando uno sufre tan directamente como tú las consecuencias de la opresión. Es fácil confiar en el futuro desde la comodidad de nuestros hogares. Es fácil indignarse leyendo el periódico para pasar en cuestión de minutos a otros asuntos. Lo que no resulta fácil, estoy seguro, es mantener la entereza y la dignidad veinticuatro horas al día como las mantenéis vosotros, los presos de conciencia cubanos, pese al maltrato permanente, pese a la constante injusticia, pese a la incertidumbre.

Vosotros, presos de conciencia cubanos, sois héroes de la libertad, y en vuestro sacrificio y gracias a vuestra firmeza encontramos los demás ejemplo y fuerza para no abdicar nunca de nuestras convicciones democráticas. Sed fuertes, porque Cuba necesitará pronto de vuestro testimonio y liderazgo moral. Estamos con vosotros y vuestras familias; y el día en que la libertad abra para siempre todas las puertas de Cuba sabremos y sabréis que todo ese sacrificio tenía un sentido. Ya hoy lo sabéis. Que llevéis vuestro heroísmo con modestia no impide que reconozcamos esa madera especial en cuanta noticia nos llega de allá; y tampoco los tiranos son indiferentes a esa condición, os lo aseguro. Es la misma grandeza de ánimo que permitió a Nelson Mandela sobrevivir libre de espíritu durante décadas a las cuatro paredes de su celda y, tras su excarcelación, liderar la reconciliación nacional, deseando la libertad siempre con más ahínco -incluso para quienes habían sido cómplices de sus verdugos.

Resiste con el mismo valor y la misma generosidad, porque tu lucha, al cabo, es la de todos nosotros. Gracias a la reciente visita de Rosa Díez y Fernando Maura a Cuba, cada vez más españoles están tomando conciencia de lo que sigue sucediendo en aquella isla hermana, ya desde hace medio siglo. Estamos todos vigilando a tus carceleros. Y, en tanto llega la libertad, considérame tu amigo y tu confidente, si es que tus letras pueden llegar hasta este rincón de España.

Recibe un fuerte abrazo y mis votos por el regreso de la democracia a Cuba.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·