Viernes 19/01/2018. Actualizado 01:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Ya prepara el debate de investidura

Cospedal no se suma a la desbandada en el PP: se queda en Castilla-La Mancha

Tuvo dudas sobre su continuidad pero ahora realiza este análisis: no gobierna por 200 votos y cuenta con volver a ser presidenta como mucho en cuatro años

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

María Dolores de Cospedal ha confirmado a la ejecutiva del PP de Castilla-La Mancha que se mantendrá al frente del partido en la región. La presidenta regional aseguró, en la reunión que mantuvo con su equipo el pasado martes, que no va a abandonar por “200 votos que nos dejaron sin gobierno”.

Cospedal, en un acto del PP en Castilla-La Mancha. Cospedal, en un acto del PP en Castilla-La Mancha.

Según explican a El Confidencial Digital personas muy próximas a la Cospedal, la dirigente autonómica mostró el lunes, antes de viajar a Madrid par acudir a la ejecutiva nacional del PP, “muchas dudas” sobre su continuidad al frente del partido en Castilla-La Mancha: “Estaba muy baja de ánimo y no tenía muy claro qué hacer”.

Esa incertidumbre sobre su futuro próximo la mantuvo Cospedal en Génova 13, cuando confirmó a sus compañeros que se mantenía como secretaria general del PP -“si el presidente no tiene ninguna objeción, seguiré trabajando en este puesto”-, pero no quiso aclarar si continuaría liderando a los populares castellano-manchegos.

No se suma a la desbandada en el PP

No obstante, una conversación con Mariano Rajoy, y las palabras del jefe del Ejecutivo en ese cónclave, fueron suficientes para que María Dolores de Cospedal decidiera continuar como presidenta del PP en la región.

También han influido las salidas anunciadas de Luisa Fernanda Rudi, José Ramón Bauzà y Alberto Fabra que, unidas a las palabras de Juan Vicente Herrera, amenazaban con desestabilizar al partido: “Había riesgo de desbandada y ella es consciente que es lo último que necesita el PP para afrontar unas generales”.

Por todo ello, Cospedal quiso dejar claro, en la tarde del martes, y ante la ejecutiva regional del partido, que ella seguiría al frente del partido a pesar de que un pacto PSOE-Podemos le deje como líder de la oposición: “Aquí se han ganado las elecciones y quiero seguir siendo la presidenta de mi partido en Castilla-La Mancha

Cuenta con volver al gobierno regional en cuatro años

Una vez aclarada su continuidad como líder de los populares castellano-manchegos, Cospedal empezó a marcarse metas para esta nueva legislatura. La primera de ellas está relacionada con las próximas elecciones generales: “Mi objetivo es que Castilla-La Mancha tenga el mejor resultado de toda España en las elecciones generales. Me pongo ya a trabajar en ello”.

Por otra parte, la todavía presidenta en funciones de la Junta de Comunidades recordó a su equipo que “en 2011 llevábamos 28 años esperando gobernar en la región”, para después remarcar: “ahora solo tendremos que esperar cuatro”.

Para ello, Cospedal dejó claro que lideraría una oposición fuerte frente a García-Page como la que protagonizó frente a José María Barreda desde que tomó posesión de la presidencia del PP manchego en 2006. Es más, avanzó que ya está preparando el debate de investidura para imponerse el primer cara a cara contra el socialista.

No gobernamos por 200 votos”

María Dolores de Cospedal también analizó con su ejecutiva los resultados cosechados por el PP en Castilla-La Mancha el pasado domingo. La dirigente regional recordó que “hemos logrado el 37,48 por ciento de los votos, 10 puntos más que la media del partido a nivel nacional”.

Además, quiso dejar claro que la formación estuvo a un puñado de votos para garantizar el gobierno de la Junta:

--“En Guadalajara nos quedamos a 2.000 papeletas de otro escaño. Pero si en Toledo Ciudadanos consigue 200 votos más, le hubiese arrebatado un diputado a Podemos y al PSOE no le valdría con pactar con ellos, por lo que gobernaríamos nosotros”.

Sobre la tesis de que la reforma de la ley electoral perjudicó al PP, también fue contundente: “Si extrapolamos los datos, los resultados hubiesen sido iguales, ya que no habríamos obtenido la mayoría absoluta”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··