Viernes 22/06/2018. Actualizado 09:57h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Carmen Calvo coordinó toda la operación

Pedro Sánchez maniobró para evitar que Ada Colau acogiera a los refugiados del ‘Aquarius’

Decidió aceptar la propuesta de Ximo Puig y el Ayuntamiento de Valencia para impedir que la alcaldesa de Barcelona se apuntara el tanto

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pedro Sánchez ha lanzado un mensaje a Europa con la acogida a los refugiados del ‘Aquarius’. Reaccionó ante la desazón que ha provocado a nivel mundial la situación de los más de 600 inmigrantes a bordo de la embarcación y abandonados a su suerte. Pero la actuación del presidente también esconde una derivada política en clave nacional.

Asistencia a los refugiados del barco Aquarius. Asistencia a los refugiados del barco Aquarius. SOS MEDITERRANEE

Sánchez dio instrucciones inmediatas para que España acogiera en el puerto de Valencia al barco ‘Aquarius’. “Es nuestra obligación –explicó el presidente- ayudar a evitar una catástrofe humanitaria” y ofrecer un puerto seguro a estas personas, en cumplimiento de las normas del Derecho Internacional”.

Una idea que el jefe del Ejecutivo recalcó en su cuenta de Twitter: “Cumplimos con nuestros compromisos internacionales en materia de crisis humanitarias”.

Ada Colau reclamó la implicación del Gobierno...

Sin embargo, horas antes, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el de Valencia, Joan Ribó, habían sido los primeros representantes que se ofrecieron a acoger en sus respectivas ciudades a los inmigrantes. Colau destacó que “ante todo hay que salvar vidas humanas”. Un objetivo para el que reclamó la intervención urgente del Gobierno español.

Pero la alcaldesa de Barcelona fue especialmente dura con Pedro Sánchez. Le exigió que “no mirase hacia otro lado”, y que se implicase en la salvación de “vidas humanas”, como ya están haciendo ciudades como la suya.

La alcaldesa ofreció entonces Barcelona para acoger al buque. “A pesar de que nadie nos ayuda, estamos ayudando con recursos propios. Estamos aquí para ayudar, pero necesitamos un Gobierno de España que efectivamente asuma sus responsabilidades y no incumpla sus obligaciones de realojo”, denunció.

pero Valencia se adelantó con una oferta

Según las fuentes consultadas por ECD, Joan Ribó había comenzado a jugar sus cartas y se adelantó a Colau con la presentación a Moncloa de una “solución” concreta.

Una oferta que fue elevada inmediatamente por Ximo Puig en Madrid a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. El presidente de la Generalitat destacó la condición de Valencia como “ciudad refugio” y consideró absolutamente inhumano que se dejase un barco a la deriva en esa situación.

Ximo Puig informó a la vicepresidenta del plan

La propuesta de Puig venía avalada por un plan de acogida trazado pormenorizadamente desde Valencia y listo para su puesta en marcha de forma inmediata. Insistió en que esta vez no había tiempo para simulacros, ni espacio para la improvisación. Había que darse prisa.

Trasladó a Moncloa que la Generalitat valenciana había desarrollado un protocolo en 2015 para enviar desde Valencia un buque ofrecido por Balearia con destino a Lesbos (Grecia) y dar cobertura a un millar de refugiados sirios.

Un plan que, destacó, podía desplegarse ahora porque el caso del ‘Aquarius’ es similar en cuanto al tipo de respuesta, a pesar de que los ocupantes procedan de países subsaharianos y no de Siria. Son personas rescatadas de pateras en alta mar por el barco fletado por las ONG Médicos sin Fronteras y SOS Mediterranée.

Que Colau no se apuntara el tanto con los refugiados

Las fuentes conocedoras de las conversaciones confirman a ECD que la vicepresidenta Carmen Calvo comenzó minutos después a concretar la operación por teléfono con su homóloga en Valencia, Mónica Oltra, tras recibir el visto bueno de Pedro Sánchez.

Revelan que en la decisión de Moncloa se tuvieron en cuenta, no sólo los aspectos operativos, presentados con detalle por la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia, sino también razones políticas.

El Gobierno insistió en evitar dar una baza a Ada Colau, y que pudiese “apuntarse esta vez el tanto con los refugiados del Aquarius”. El objetivo es que la exitosa gestión de la crisis pueda ser reivindicada en unas semanas por un Ejecutivo socialista, como el de Ximo Puig en Valencia.

Hay que recordar que la alcaldesa de Barcelona, al igual que Manuela Carmena en Madrid, han tratado de convertir a sus respectivas ciudades en “capitales-refugio”. Llevan años promocionando el lema “Welcome Refugees” en sus Ayuntamientos.

La opción de Barcelona no estuvo encima de la mesa

En el Gobierno explican que, ante la grave situación de las personas a bordo, la falta de provisiones y la situación meteorológica, el ‘Aquarius’ llegó a descartar el trayecto hasta Valencia por la “inseguridad” de viajar entre tres y cinco días hasta las costas españolas.

En ese momento, Moncloa se planteó la posibilidad de ofrecer el puerto de Palma de Mallorca para que atracara elAquarius’ y descartar a Valencia como inicialmente había propuesto el propio Sánchez. En todo caso, confirman a ECD fuentes conocedoras de las conversaciones, no se contempló, en ningún momento, la opción de Barcelona.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··