Jueves 19/07/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Teme una derrota como en la Comunidad Valenciana y Extremadura

Pedro Sánchez fracasa en su intento de formar una candidatura unitaria para el PSOE de Madrid

Encargó a Rafael Simancas que convenciera a Juan Lobato de que se integrara en el equipo de José Manuel Franco. El alcalde de Soto del Real rechazó la oferta

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Después de imponerse en las primarias contra Susana Díaz, Pedro Sánchez dio por hechas las victorias de sus afines en los congresos regionales del PSOE. Los primeros resultados, sin embargo, le han devuelto a la realidad, con duras derrotas en la Comunidad Valenciana y Extremadura. El secretario general temía que en Madrid le pasara lo mismo e intentó una maniobra desesperada.

Rafael Simancas y Pedro Sánchez. Rafael Simancas y Pedro Sánchez.

 Recuperar la federación madrileña del PSOE se había convertido en una prioridad para Sánchez. El secretario general confiaba en José Manuel Franco para imponerse a una Sara Hernández que, después de llegar a la dirección de los socialistas madrileños gracias a su apoyo, le traicionó colaborando en la candidatura de Patxi López.

En las primeras semanas de julio, cuando solo Franco y Hernández habían anunciado que se presentaban al proceso interno, Sánchez irradiaba optimismo, pero todo se torció cuando el alcalde de Soto del Real, Juan Lobato, confirmó su candidatura. Desde entonces, las buenas expectativas que tenía el secretario general se han acabado.

Intento fallido de candidatura unitaria

Tanto es así que, según explican a El Confidencial Digital altos cargos del PSOE, Sánchez intentó una candidatura unitaria, en la que Lobato se integrara en el equipo de Franco y, de esa manera, asegurarse una contundente victoria frente a Sara Hernández.

Para lograr ese objetivo, el secretario general encargó a Rafael Simancas que contactara con el alcalde de Soto de Real para convencerle.

La conversación entre el nuevo número tres del Grupo Socialista en el Congreso y Lobato ya se ha producido, aunque no se ha resuelto de una forma deseable para Sánchez. El edil socialista rechazó la propuesta de Simancas y se enfrentará a José Manuel Franco y Sara Hernández en las primarias que se celebrarán el 30 de septiembre.

La segunda vuelta beneficia a Lobato

Fuentes bien situadas en el PSOE de Madrid explican a ECD que Lobato descartó integrarse en el equipo de Franco porque, entre otras cosas, tiene mucha confianza en su victoria frente al candidato impulsado por Pedro Sánchez.

El alcalde de Soto del Real es consciente de que las primarias de los socialistas madrileños pueden convertirse en un cara a cara entre él y Franco, pero no se le escapa que hay otras dos candidaturas, las de Hernández y Enrique del Olmo, que pueden jugar un papel fundamental en el resultado final de los comicios.

Todo ello porque estas primarias son a doble vuelta y porque si tanto la alcaldesa de Getafe como el militante de base quedan fuera de la segunda votación, prevista para el 7 de octubre, movilizarán a los suyos y pedirán el voto a favor de Lobato en detrimento de José Manuel Franco.

Así las cosas, al alcalde de Soto del Real le bastaría, siguiendo siempre este escenario, con lograr un “empate técnico” con Franco en primera vuelta para superarle en la votación final. Un cálculo que también se hacen en Ferraz y que tiene más que preocupado a Pedro Sánchez, que teme una nueva derrota en un congreso regional.

No se descarta un pacto antes del 7-O

Tal es la preocupación de Sánchez que dirigentes del partido no descartan, incluso, que el secretario general busque un pacto in extremis antes de la segunda votación del 7 de octubre.

En este sentido, las fuentes consultadas explican que si el 30 de septiembre Lobato es el candidato más votado, seguido de Franco, el secretario general cambiará su propuesta inicial y ofrecerá al alcalde de Soto del Real que sea el actual portavoz adjunto en la Asamblea el que se integre en su candidatura, y no al revés.

De esta forma, Sánchez evitaría una nueva derrota y, además, transmitiría la imagen de “pactista” con los nuevos líderes regionales del partido. Una maniobra que, en los últimos días, está cobrando fuerza en Ferraz.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··