Miércoles 17/01/2018. Actualizado 13:44h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

No se descarta que intente acceder sin ser visto

La Policía entrará en el Parlament si Puigdemont se cuela en el edificio

Los servicios jurídicos del Estado han confirmado que la Cámara dejará de ser inviolable “si en el interior hay una persona perseguida por la Justicia”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Carles Puigdemont recibió el pasado jueves un duro varapalo en su estrategia de ser presidente de Cataluña desde Bruselas. Los letrados del Parlament rechazaron la “investidura telemática” planteada por JxCAT, por lo que el ex alcalde de Girona solo podrá optar a la reelección si se presenta en la Cámara.

Carles Puigdemont, en el pleno del Parlament. Carles Puigdemont, en el pleno del Parlament.

Con este nuevo escenario, al ex president solo le quedan dos opciones: renunciar al acta y dejar paso a otro candidato a la Generalitat; o regresar a España.

Si opta por esta segunda posibilidad, Puigdemont es consciente de que será arrestado en el momento en que ponga un pie en el país, tal y como le han advertido sus abogados.

“Puede intentar colarse en el Parlament…

Antes de las elecciones del 21-D el cabeza de lista de JxCAT proclamó que, si ganaba los comicios, regresaría a Cataluña el mismo día de la sesión de la investidura para volver a ser elegido presidente.

Ese anuncio no gustó, en absoluto, a la dirección del Partido Demócrata Catalán, que le envió un mensaje de alerta: le aconsejaron volver con más días de antelación, de forma que, tras ingresar en la cárcel, pudiera pedir un permiso penitenciario -como va a hacer Junqueras- para acudir a votar en la investidura.

De regresar el mismo día del Pleno, tanto él como los tres ex consejeros que le acompañan en Bruselas se exponen a ser detenidos antes de llegar al Parlament, provocando, de esa forma, que no se consiga la mayoría independentista.

En el Gobierno y los servicios de información temen que las intenciones de Puigdemont sean otras: “No descartamos en absoluto que cumpla con su palabra de no regresar hasta la investidura y que intente colarse en el Parlament para someterse por sorpresa a la votación y ser nombrado president”, dicen fuentes de dichos servicios..

… pero eso no impedirá su detención”

Esa hipótesis, que parecía “ciencia ficción” hace apenas unas semanas, empieza a ser tomada en consideración tanto en Moncloa como en la Policía: “Vemos a Puigdemont capaz de todo, incluso de ocultarse en un coche para pasar la frontera y mantenerse en el maletero hasta el aparcamiento del Parlament”.

De hecho, añaden a El Confidencial Digital personas del Gobierno, “hay personas de JxCAT que apuestan por esa maniobra, para dar así un golpe de efecto y provocar la imagen de un presidente recién investido siendo detenido por la Policía”.

No obstante, explican altos cargos de Interior, ese hipotético plan de Puigdemont no prosperará porque “será detenido en el mismo momento en que comparezca en el salón de plenos y se confirme, de esa forma, que se halla dentro del Parlament”.

Las fuentes consultadas aseguran que, pese a que el Estatut de Catalunya habla de “inviolabilidad del Parlament”, esta condición deja de existir en la Cámara “en el momento en que se tiene constancia de que dentro hay un huido de la Justicia, ya que entonces se puede actuar como en cualquier otro edificio”. Una conclusión que confirman los servicios jurídicos del Estado.

La Policía, por tanto, tendrá “vía libre” para entrar en el Parlament y detener a Puigdemont en el caso de que éste logre “colarse” en la Cámara en el día de la investidura: “Si opta por esta vía, no podrá someterse a la votación porque será detenido antes”.

Su única opción es entregarse

Así las cosas, la única vía que tiene a día de hoy Carles Puigdemont para poder presentarse a la investidura es, en opinión del Gobierno, pero también de sus socios independentistas, “entregarse, y cuanto antes mejor, para poder pedir luego un permiso penitenciario y acudir a la investidura”.

JxCAT ha intentado hasta el final convencer a ERC de que apoye una reforma exprés del reglamento del Parlament para aprobar el voto telemático, con el fin de que Puigdemont pueda votar y ser investido desde Bruselas, pero los republicanos advirtieron que solo respaldarán la medida si contaba con el visto bueno de los letrados de la Cámara.

El rechazo de los juristas a esta maniobra deja, por tanto, a los antiguos convergentes sin otra salida que no pase por el regreso de Puigdemont. Ahora le toca al ex president mover ficha...


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··