Jueves 24/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Rajoy quiere que España deje de ser un país de ‘tercera’ internacionalmente como lo dejó Zapatero. Ordena a García-Margallo un rotundo giro en la política exterior

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy lo tiene muy claro: España debe recuperar cuanto antes el peso diplomático perdido durante la era Zapatero. Para ello, ha pedido a José Manuel García-Margallo que Exteriores se 'moje' en conflictos internacionales, obteniendo así mayor relevancia exterior.

Según explican representantes de la delegación española en Bruselas y Estrasburgo a El Confidencial Digital, el ministerio de Asuntos Exteriores se ha marcado como objetivo prioritario para esta legislatura la recuperación de la influencia exterior que España ha ido perdiendo durante los últimos años.

En concreto, “con el Gobierno Zapatero nuestro país dejó de posicionarse diplomáticamente en asuntos delicados que afectaban a otras naciones, y en los que sí entraban la mayoría de nuestros socios europeos, lo que provocó que fuéramos relegados a un segundo plano internacional”.

Ahora, “la intención es tener voz, y hacerla pública, en todos los asuntos de relevancia internacional en los que se requiera la mediación de países occidentales, como nosotros”.

España ya se ‘moja’ con Palestina, Irán, o la Liga Árabe

Las fuentes consultadas por este diario explican que la nueva estrategia diplomática impulsada desde el Ministerio de Asuntos Exteriores “ya se ha podido reflejar en algunas posiciones de España durante las últimas semanas, y se irá desarrollando en los próximos meses”.

Entre los asuntos en los que el Gobierno se ha posicionado o lo va a hacer próximamente, destacan:

--El reconocimiento de Palestina: El pasado 27 de noviembre, España reconoció a Palestina como Estado observador de la ONU, posicionándose de la misma forma que países como Francia, Bélgica o Luxemburgo, y del modo contrario al que adoptaron otras potencias como Alemania o Reino Unido.

--La invitación a España a la oposición iraní: Esta semana viajó a España Maryam Rajavi, presidenta de la Resistencia iraní contra el régimen de Ahmadineyad, que fue recibida el martes por la Comisión de Asuntos Exteriores en el Senado y, al día siguiente actuó como ponente de la Jornada Internacional sobre la crisis iraní organizada por el Comité Internacional para la Búsqueda de la Justicia en la Casa de América.

Los organizadores de esta visita explican a ECD aseguran que estuvo “cargada de dificultades, ya que había miedo a represalias de Ahmadineyad, pero ha merecido la pena porque ha sido un mensaje de la fortaleza diplomática de España”.

--Condonaciones de la deuda: Otro asunto internacional polémico, y que ha generado conflicto diplomático entre varios países, ha sido la condonación o no de la deuda a países sudamericanos y africanos.

Recientemente, España se ha posicionado a favor de perdonar las deudas de países como Costa de Marfil y Guinea Bissau, atendiendo a las recomendaciones del llamado ‘Club de París’, favorable a esa postura y al que pertenece España desde hace tres años.

--Cooperación con los países de la Liga Árabe: El Gobierno participará de forma activa, en los próximos meses, iniciativas internacionales para apoyar a estos países a su transición política y económica.

El objetivo es entrar en el Consejo de Seguridad de la ONU

Las fuentes diplomáticas a las que ha tenido acceso este confidencial explican que, “con esta política de recuperación de influencia internacional, España tiene más posibilidades de acceder al Consejo de Seguridad de la ONU”.

Ese objetivo, reconocido por el propio Gobierno el pasado mes de septiembre, cuando Rajoy y Margallo impulsaron la candidatura española a la vacante actual, “es una de las prioridades para el próximo año, aunque no será fácil conseguirlo”.

Desde el Ejecutivo reconocen que los otros dos ‘rivales’ para optar a ese puesto, Turquía y Nueva Zelanda, “están muy bien posicionadas porque los primeros tienen los apoyos de el mundo árabe y musulmán, y los segundos de los pequeños países del Pacífico y de la Commonwealth, pero nosotros también tenemos posibilidades”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··