Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

En encuentros con cada uno de ellos

El rey ha pedido a Rajoy y Pedro Sánchez que no utilicen Cataluña y el terrorismo islamista como arma electoral

Felipe VI se sintió decepcionado por los enfrentamientos entre PP y PSOE tras los atentados del 11-M y les ha demandado que no vuelva a repetirse

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El rey celebra reuniones periódicas con altos cargos del Estado, con responsables de las distintas Administraciones y con personalidades de todos los ámbitos de la sociedad. Y con mayor motivo cuando se producen, como estos días, acontecimientos excepcionales. En el marco de los contactos con líderes políticos, Felipe VI ha trasladado recientemente un mensaje de fondo al presidente del Gobierno y al secretario general del PSOE.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez conversan en los jardines de La Moncloa. Mariano Rajoy y Pedro Sánchez conversan en los jardines de La Moncloa.

Según ha conocido El Confidencial Digital por fuentes de ambos partidos, el rey ha hecho llegar a Mariano Rajoy y a Pedro Sánchez su deseo de que no utilicen el desafío independentista en Cataluña y el terrorismo islamista como arma política y para “atacarse el uno al otro”, como ocurrió tras el 11-M.

En encuentros a solas

Las conversaciones sobre este asunto se han desarrollado en encuentros a solas que el monarca ha tenido oportunidad de mantener con ambos líderes últimamente.

Once años después de los atentados de Madrid, existe de nuevo riesgo de que se intente desestabilizar la democracia con motivo de la amenaza de la Generalitat de romper la unidad de España, sobre todo ahora que estamos en vísperas de unas elecciones generales. Un escenario al que se ha sumado ahora con fuerza la lucha contra el yihadismo tras la masacre terrorista de París.

Imagen de unidad y consenso

El rey, que no ha olvidado la dura batalla política que dividió a los españoles tras los atentados del 11-M, no está dispuesto a que se repitan los errores de entonces.

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD revelan que Felipe VI ha solicitado a Rajoy y Sánchez que se reúnan cuantas veces sea necesario, que se mantengan informados de antemano de las acciones que están considerando, y que pacten con quienes sea posible las medidas que finalmente adopten en esas grandes cuestiones.

Respondiendo al deseo del monarca, Rajoy ha protagonizado un acercamiento al secretario general del PSOE, al que ha invitado, en los últimos 15 días, dos veces a La Moncloa, y al que telefonea ahora de forma habitual para informarle sobre cuestiones de seguridad tras los atentados de París.

La actuación del Gobierno ante el desafío independentista en Cataluña también ha sido consensuada con Pedro Sánchez, al que el presidente ha consultado cuál debe ser la reacción del Estado si los partidos independentistas deciden continuar adelante con el proceso, desobedeciendo la suspensión del Tribunal Constitucional.

Decepción con la clase política tras el 11-M...

Durante los tres días transcurridos entre los atentado de Atocha, que acabaron con la vida de 190 personas en Madrid, y la celebración de las elecciones generales de 2004, el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, se negó a reunir al Pacto Antiterrorista firmado por buena parte de los partidos políticos para presentar un frente común ante atentados cometidos para desestabilizar la democracia.

Después, se desató la campaña de feroz crítica política organizada por el Partido Socialista, que consiguió que Rajoy perdiera las elecciones.

En ámbitos próximos a La Zarzuela recuerdan ahora a ECD la “profunda decepción” que sufrió el entonces Príncipe de Asturias al ver la reacción y el comportamiento de la clase política en aquellos momentos tan delicados para el país. El PP inició una campaña para sembrar dudas respecto a los autores del atentado, mientras que el PSOE contraatacaba con que la guerra de Irak era la causa de la matanza de Atocha.

Las fuentes citadas revelan las “angustiosas semanas” que vivió don Felipe por el ambiente que se instalaba en el país, y precisamente en vísperas de su boda con doña Letizia.

El proceso judicial del 11-M, que se alargó durante más de seis años, recrudeció aún más la batalla política.

… pero reacción ejemplar de los ciudadanos

Por el contrario, a juicio del rey, la reacción de los españoles fue ejemplar. Y está convencido que también lo va a ser ahora. Califica el comportamiento de los ciudadanos en estos momentos de “maduro, sereno y con un alto grado de responsabilidad”.

Pone, además, otros argumentos. Los atentados del 11-M no provocaron en España ningún sentimiento de rechazo hacia los extranjeros que residen en el país, a diferencia de naciones como Francia, donde partidos de extrema derecha han arremetido contra ellos tras los atentados de París.

Tampoco pasa por alto el “aguante” de la sociedad española frente a la dura grave crisis económica que ha padecido, con un gran número de familias enteras en paro, que no han provocado reacciones contra los inmigrantes que trabajan en el país y que por tanto ocupan puestos que ellos no tienen.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·