Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Solo abrirá un frente contra la eliminación de las diputaciones

Susana Díaz no va a montarle una guerra a Pedro Sánchez

Acepta la sugerencia de Felipe González de “esperar en Andalucía”. No participará en las primarias para ser candidata del PSOE si hay nuevas elecciones generales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Susana Díaz ha asumido que, hoy por hoy, no puede disputarle el liderazgo del partido a Pedro Sánchez. Por ese motivo, no iniciará una guerra contra el secretario general, ni tan siquiera si éste no logra ser investido presidente del Gobierno. En esta decisión de la presidenta andaluza ha tenido mucho que ver Felipe González.

Susana Díaz, en el tercer debate de investidura. Susana Díaz.

Según explican a El Confidencial Digital dirigentes del PSOE andaluz muy próximos a Díaz, la dirigente autonómica ya ha asegurado a su equipo que va a seguir los consejos que el ex presidente del Gobierno, tanto en público como en privado, le ha transmitidos sobre cuál debe ser su futuro: “Le ha dicho que espere en Andalucía, y es lo que va a hacer”.

En ese sentido, la propia presidenta de la Junta ha asegurado que “Felipe es mi amigo y yo siempre escucho el consejo de mis amigos”, por lo que su salto a la política nacional tendrá que esperar “haya o no gobierno de Pedro Sánchez”.

No se presentará a unas hipotéticas primarias

Las fuentes consultadas por este diario explican que Díaz “trabaja con la idea de que Sánchez formará gobierno”. No obstante, si finalmente el líder del PSOE no es investido presidente, tampoco hará ningún movimiento para desbancarle.

En opinión de la andaluza, cualquier intentona suya podría ser interpretada como un comportamiento desleal hacia un candidato que, a día de hoy, tiene más posibilidades de mejorar, en unas próximas elecciones, los resultados cosechados el pasado 20 de diciembre.

Así las cosas, Susana Díaz “descarta totalmente” presentarse a una hipotéticas primarias para convertirse en la candidata del PSOE a unos nuevos comicios. Tampoco se postularía para dirigir al partido de cara al congreso nacional de mayo, ya que “las elecciones serían un julio y no tendría tiempo para preparar un nuevo proyecto”.

Sánchez gana adeptos en el PSOE andaluz

En la decisión de Susana Díaz también está pesando el aumento de apoyos a Pedro Sánchez dentro del partido a nivel nacional y también en Andalucía.

La ronda de contactos llevada a cabo por el candidato, y también su estrategia de negociación, priorizando a Ciudadanos frente a Podemos, ha provocado que muchos dirigentes díscolos, y también cargos intermedios del PSOE andaluz, se muestren ahora partidarios del secretario general.

Una circunstancia que Díaz conoce y que tiene en cuenta a la hora de evitar cualquier enfrentamiento con Sánchez: “Su ofensiva chirriaría porque va en contra de lo que piensa la mayoría del partido, y eso jugaría en contra de Susana”.

No obstante, la propuesta de suprimir las diputaciones ha dado a la andaluza un argumento para hacer frente común con los socialistas andaluces: “En ese tema elevará el tono para movilizar a los suyos”, aseguran las fuentes consultadas. En esa defensa, además, no estará sola, ya que otros cargos regionales del partido, como el líder de los socialistas de Jaén, ya se han manifestado en contra de esa medida.

Puede esperar hasta otoño...o año y medio”

La “espera en Andalucía” que ha iniciado ya Susana Díaz tiene, no obstante, fecha de caducidad. Si Pedro Sánchez no logra llegar al Gobierno ni ahora ni en unas nuevas elecciones, no descarta impulsar un congreso extraordinario el próximo otoño en el que, esta vez sí, intentar dar el salto a la política nacional.

Otro escenario que también tiene en mente la andaluza es que el gobierno de Sánchez acabe en fracaso en apenas año y medio, fruto de una ruptura con Ciudadanos y Podemos. En esas circunstancias, y con el partido debilitado, ella también podría presentarse como la líder necesaria para revertir la situación.

No obstante, si ninguno de estos dos escenarios llega a producirse, Díaz “tiene asumido” que tendrá que quedarse en Andalucía y posponer, sine die, su salto a la política nacional mientras apoya desde la región al gobierno de Pedro Sánchez.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··