Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La vía libre dada a los Presupuestos en Barcelona ha sido el detonante

El acercamiento de Iceta a Ada Colau fractura al PSC

Alcaldes y dirigentes socialistas contrarios al 155 pero que se mantuvieron en silencio se sienten traicionados por la buena relación iniciada con los Comuns y los independentistas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Miquel Iceta ha sido reconocido, entre propios y ajenos, como el líder político en Cataluña que más trabajó para lograr un acuerdo entre el Gobierno y el Govern que evitara la declaración unilateral de independencia y la aplicación del 155. Al final, apoyó el 155 y ahora la nueva posibilidad de pactar con ERC y Colau tras el 21-D le han abierto una guerra interna.

Miquel Iceta. Miquel Iceta.

Así lo confirman a El Confidencial Digital dirigentes del PSC, que sostienen que Iceta, “al querer contentar a todos”, se ha situado “entre dos aguas” y ahora los dos frentes que existen dentro del partido se han levantado contra él, a apenas un mes de las elecciones autonómicas.

“Miquel ha enfadado por igual a los más catalanistas del partido y a aquellos que defendían un frente constitucionalista hasta las últimas consecuencias”. Estos últimos, además, rechazan cualquier acuerdo con Ada Colau “después de que nos haya traicionado en el Ayuntamiento”, afirman.

Oposición al pacto con ERC y Colau

La alcaldesa de Barcelona, y su decisión de romper sin más el pacto de gobierno que tenía en el consistorio con el PSC, es considerado por muchos socialistas catalanes como “la culpable” de la división existente a día de hoy dentro del partido.

Los cargos del PSC consultados reconocen que “ya existía tensión interna” desde hace semanas. Pero el hecho de que el partido haya quedado, por las buenas, fuera del gobierno municipal más importante de Cataluña, y que ni Iceta ni el grupo socialista en el Ayuntamiento hayan reaccionado con “contundencia”, ha provocado que “los ánimos internos se calienten más”.

Dirigentes del partido, y también “alcaldes que ven cómo los Comuns les hacen imposible su gestión”, han expresado su malestar por la decisión de los compañeros de Barcelona de abstenerse en la primera votación de los Presupuestos municipales para 2018. Una actuación que algunos tachan de “incomprensible” después de haber sido expulsados abruptamente del gobierno.

Dar la Generalitat a ERC

Los críticos con esa decisión no entienden que el PSC “esté votando lo mismo que Esquerra y el PDeCAT”, más aún en la actual situación política de Cataluña. A pesar de que, tanto los concejales como el propio Iceta han justificado esa postura asegurando que Colau ha mantenido las partidas que tenía pactadas con los socialistas.

El apoyo de Iceta a los concejales de Barcelona es interpretada, a nivel interno, como la primera “señal” de que el líder del PSC está dispuesto a dar la Generalitat a ERC, con el apoyo de los Comuns de Colau, a cambio de que los republicanos renuncien a la independencia. Un escenario que, tal como ha contado ECD, también maneja el Gobierno y que tiene soliviantados a importantes cargos del PSC.

Con el 155 “empezó todo”

Entre los dirigentes indignados se encuentran alcaldes como Núria Marín, que, pese a no ver con buenos ojos la aplicación del 155 “callaron por el bien del partido”, y ahora comprueban cómo Iceta ha dado un giro de 180 grados y se ha puesto del lado de aquellos otros ediles que provocaron una importante crisis interna en el partido hace apenas unas semanas.

Así, Nuria Parlón, alcaldesa de Santa Coloma, renunció a su puesto en la ejecutiva del PSOE y lideró una “rebelión de alcaldes”, a la que se sumaron Jordi Ballart, alcalde de Terrassa; Josep Mayoral, de Granollers, e Ignasi Giménez, de Castellar del Vallés. Una revuelta que, según las fuentes consultadas, es el “germen” de la actual división interna en el PSC.

En ese sentido, las fuentes consultadas aseguran que “con el 155 empezó todo”. Hoy Iceta se encuentra con un partido totalmente dividido entre los que apoyaron la aplicación de ese artículo y los que ahora se abren a entrar en un gobierno de izquierdas con ERC y la CUP.

El líder del PSC “apuesta por una cosa y la otra a la vez”, en una estrategia que “puede salirle bien” pero que está provocando una importante fractura interna en los socialistas catalanes, concluyen.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··