Casas reales

La Casa del Rey refuerza la seguridad de Felipe VI con dos nuevos maletines antibalas desplegables

Pesan cuatro kilos y se extienden hasta formar un escudo de un metro por medio metro. Son capaces de detener balas que atraviesan blindajes

Felipe VI, seguido por un escolta.
photo_camera Felipe VI, seguido por un escolta.

Visores de punto rojo para subfusiles MP5, chalecos tácticos, placas balísticas, cascos, y hasta dos maletines que al desplegarse forman unos ‘escudos antibalas’: es la lista del material que el Ministerio del Interior va adquirir para los guardias civiles y policías nacionales que escoltan al rey y a los miembros de la Familia Real.

Así se indica en los documentos de una licitación que, según ha comprobado Confidencial Digital, ha lanzado recientemente el Ministerio del Interior. Lo ha hecho a través de la Subdirección General de Gestión Económica y Patrimonial, un órgano dependiente de la Subsecretaría que centraliza compras y contrataciones para distintos cuerpos y organismos que se encuentran bajo el paraguas del Ministerio del Interior.

El objeto del contrato no da pistas del destinatario: “Contratación del suministro de material policial táctico operativo y de entrenamiento”. El presupuesto base de licitación sin impuestos es de 81.824, con IVA serían 99.007,04 euros.

Sin embargo, el pliego de prescripciones técnicas del contrato va encabezado por el escudo de armas de Felipe VI, junto con el rótulo “Casa de S. M. el Rey – Servicio de Seguridad”. Va firmado por “el jefe de la secretaría técnica” el 5 de julio de 2021, en el Palacio de la Zarzuela, y el nombre que aparece es el de Pablo Antonio Peira Ramírez. Se trata de un comisario de la Policía Nacional que entró en Zarzuela en 2013 como coordinador de la Jefatura de Seguridad de la Casa de Su Majestad el Rey, en la Dirección Adjunta Operativa de la Dirección General de la Policía.

Secciones de escolta y protección

El Ministerio del Interior y la Casa del Rey explican esta licitación argumentando que “la necesidad del presente expediente es dotar a los componentes del Servicio de Seguridad del material adecuado para poder llevar a cabo su cometido con eficacia y seguridad”.

El material que necesita el Servicio de Seguridad de la Casa del Rey se divide en dos lotes. Un primer paquete se refiere a “material policial táctico operativo”, que irá destinado a “las secciones de escolta y protección del Servicio de Seguridad [de la Casa del Rey]”, que “necesitan disponer de elementos de apoyo operativo y auto-protección que les proporcione mayor seguridad en el desarrollo de sus funciones”.

Ocupan 1m x 0,5 m desplegados

Uno de los puntos de la lista de material indica lo siguiente: “Dos maletines balísticos con nivel de protección NIJ IIIA – ampliables a nivel NIJ IV”.

Entre otras especificaciones, Zarzuela añade el maletín debe ser de plegado y despliegue fácil y rápido: se extenderá en tres partes, y de un tamaño 500 mm x 340 mm plegado, pasará a ocupar una superficie de 1.000 mm x 500 mm, un metro por medio metro.

El nivel de protección exigido para estos maletines será el NIJ IIIA, si bien se indica a continuación que tendrá que ser “ampliable a nivel de protección NIJ IV”. Cada maletín deberá llevar un bolsillo exterior que permita ampliar el nivel de protección, añadiendo otra placa balística.

El precio unitario que se calcula para cada uno de estos maletines es de 1.450 euros (sin IVA), por lo que los dos costarán 2.900 euros.

El atentado contra Nicolás Maduro

¿Qué es un “maletín balístico”? ¿Para qué sirve? El mejor ejemplo se vio en Caracas en agosto de 2018. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, estaba pronunciando un discurso en un desfile de la Guardia Nacional Bolivariana cuando se escuchó una explosión que, poco después, los servicios de seguridad venezolanos atribuyeron a drones con explosivos.

De inmediato, un puñado de escoltas vestidos de traje se abalanzaron hacia Maduro y se colocaron delante de él. Pero no sólo cubrieron al presidente con su cuerpo: con una mano sostenían en alto una especie de planchas negras, no rígidas sino con apariencia de ser un tejido, de un metro de alto y medio metro de ancho aproximadamente.

Se trataba de planchas de kevlar o de otro tejido aramida, con el que se fabrican los chalecos antibala. Los escoltas de Maduro habían desplegado varios “maletines”, porque efectivamente plegados tienen esa apariencia y los portan los agentes en la mano, con un asa.

Cuando surge una emergencia que requiere blindar al protegido, se abren esos maletines y, en el caso de los que va a adquirir el Servicio de Seguridad de Zarzuela, se convierten en unas planchas de un metro de alto por medio metro de ancho. Esto permite proteger la cabeza y el tronco de una persona de disparos y ataques con explosivos

Un maletín acompaña a Pedro Sánchez

En España se habló de este elemento de seguridad con motivo de una visita de Pedro Sánchez a Barcelona, en octubre de 2019. El presidente del Gobierno se trasladó a la capital de Cataluña para apoyar a los policías nacionales que, junto a los Mossos d’Esquadra, llevaban días tratando de sofocar la violencia callejera que desplegaron grupos independentistas violentos. El Tribunal Supremo acababa de publicar la sentencia condenatoria por la intentona secesionista del otoño de 2017.

La visita de Sánchez a un hospital donde estaban ingresados agentes heridos provocó abucheos de independentistas. Cuando salió del centro hospitalario se vio a un escolta del presidente con un subfusil en la mano, mirando por la ventanilla de un coche. Pero también se pudo ver a otro miembro de la cápsula de seguridad de Pedro Sánchez caminar con un maletín de grandes dimensiones.

Tal y como contó entonces La Información.com, se trataba de uno de estos maletines antibalas que llevan los escoltas de algunos dirigentes para intentar proteger de forma rápida al “VIP” en caso de sufrir un atentado o verse envuelto en un incidente con disparos o explosiones.

Un maletín similar se pudo identificar entre las personas que rodeaban a Sánchez en la visita que hizo al Hospital La Paz, de Madrid en noviembre de 2020. Era la primera visita que el presidente del Gobierno hacía a un hospital desde que estalló la pandemia del coronavirus, y junto a Salvador Illa se enfrentó a abucheos y protestas.

Los calibres que soporta

En varias noticias que se publicaron se hizo referencia al maletín para proteger a Pedro Sánchez en Barcelona en 2019 y se mencionaba que también los escoltas que protegen al rey cuentan con un elemento de seguridad de este tipo.

Ahora, según ha comprobado ECD, el Ministerio del Interior pretende adquirir dos maletines balísticos para dotar con ellos al Servicio de Seguridad de la Casa del Rey.

La característica más importante de estos equipos es el nivel de protección balística. En principio, Zarzuela requiere que tengan un nivel NIJ IIIA.

De acuerdo con esa escala estándar NIJ (que fija el Gobierno de Estados Unidos), un nivel de protección IIIA protege del impacto de cartuchos de 9 mm FMJ RN de 124 grains de peso a velocidades de impacto de hasta 398 m/s, cartuchos del 357 magnum con puntas JSP de 158 grains, impactos con cartuchos del 357 SIG con punta FMJ FN de 125 grains a velocidades de hasta 448m/s, así como del 44 magnum con puntas SJHP de 240 grains impactando a velocidades de hasta 436 m/s.

Se trata de calibres de pistola y revólver, principalmente.

Si esos maletines se refuerzan con más placas balísticas y se amplía su nivel de protección hasta NIJ IV, como exige la Casa del Rey para estos equipos que va a adquirir Interior, alcanzarán un blindaje capaz de detener disparos con balas del calibre 7,62 x 51 mm OTAN.

Son balas de armas largas. Por ejemplo, las que cargan los fusiles de las Fuerzas Armadas Españolas. La carta de amenaza enviada a Pablo Iglesias el pasado mes de abril contenía balas de ese calibre sin percutir.

Además, los maletines podrán soportar el impacto de balas del calibre .30.06 M2 AP, es decir, los cartuchos estándar antiguos del ejército americano, pero además con una punta especialmente dura para atravesar blindajes.

Escoltas de la Familia Real

Los dos nuevos maletines balísticos que Interior va a adquirir para la Casa del Rey podrán ser portados por los guardias civiles y policías nacionales asignados a funciones de escolta de Felipe VI y de la Familia Real.

Por tanto, podrían ser utilizados en cualquier acto público, traslado o aparición del rey Felipe, de la reina Letizia, de la princesa Leonor y de la infanta Sofía, así como de la reina Sofía y del rey Juan Carlos I, que pese a residir en Abu Dabhi, sigue perteneciendo oficialmente a la Familia Real y de hecho mantiene escolta pública.

Accesorios para el subfusil MP5

El Servicio de Seguridad de la Casa del Rey busca también renovar y reforzar la protección de los policías y guardias civiles que escoltan a la Familia Real. Por eso la licitación incluye la compra de 40 placas balísticas nivel NIJ III contra municiones de núcleo de plomo y perforantes. Cabe señalar que el nivel NIJ III es superior al NIJ IIIA de los maletines en su configuración básica, pero inferior al NIJ IV de la protección ampliada.

Se van a adquirir también 10 chalecos portaplacas “que permitan portar placas de protección balística nivel NIJ IV y adecuado a operaciones anfibias”, y 30 chalecos tácticos portadores de placas balísticas y que permitan llevar colgados cargadores, equipos de transmisiones, linterna, torniquetes...

Los agentes destinados en Zarzuela recibirán también varios elementos para el subfusil MP5 que utilizan en los despliegues de seguridad que acompañan al rey y a la Familia Real: agarres delanteros tácticos para sujetar el subfusil de distintas formas, así como visores réflex de punto rojo para MP5 “que permitan actuar en todos los posibles escenarios tácticos (ambientes extremadamente luminosos así como en condiciones de oscuridad total) y que sean compatibles con dispositivos de visión nocturna”.

El MP5 es un arma de dotación de otras unidades policiales, como los GEO de la Policía Nacional, y varias unidades de los Mossos d’Esquadra, entre otras.

Otro elemento a adquirir es el “corta-cinturón con rompecristales para vehículos”. Se trata de un elemento, similar a un llavero, que sirve para escapar de un coche atacado: con una cuchilla se corta el cinturón de seguridad, y un percutor permite romper un cristal.

Munición de entrenamiento

Todos estos elementos, desde los maletines hasta el “corta-cinturón”, forman el lote de material operativo, que llevan los agentes que escoltan a Felipe VI.

Otro lote de la licitación agrupa “material policial de entrenamiento”. Según la Casa del Rey, “las secciones de escolta y protección del Servicio de Seguridad, necesitan cubrir un programa de entrenamiento y formación específico, con el fin de lograr un óptimo nivel de reacción ante cualquier potencial situación de amenaza”.

Incluye 30 cascos de entrenamiento policial, y una serie de kits que permiten disparar munición no letal con las armas de dotación, para así entrenar: “Para poder realizar con el mayor realismo los entrenamientos que lleva a cabo el personal operativo, se ha buscado en el mercado un sistema que permita con pequeñas sustituciones de piezas, convertir el arma con la que se presta servicio, en un arma de entrenamiento, con el objetivo de poder disparar munición no letal”.

A las pistolas HK USP Compact 9 mm y a los subfusiles HK MP5 A3 y A5 se les colocarán unos elementos que permiten disparar munición no letal, unos cartuchos marcados de color azul. “Las ventajas de este sistema son que el usuario trabaja y entrena con su propia arma adjudicada, acostumbrándose de esta manera a la misma presión específica requerida en el disparador y la misma sensación en el retroceso de su arma, también se aprende a solventar las posibles interrupciones que se pueden generar en el uso de la misma”, destaca el Servicio de Seguridad de la Casa del Rey para justificar la compra de estos elementos.

Un general de la Guardia Civil al mando

El Real Decreto 434/1988, de 6 de mayo, sobre reestructuración de la Casa de S. M. el Rey, establece en su artículo 7 que “el Servicio de Seguridad es responsable permanente de la seguridad inmediata de la Familia Real y, en su caso, de aquellos miembros de la familia y de la Casa del Rey que se determinen por el Ministerio del Interior. Para ello mantendrá el oportuno enlace con los órganos del Estado que ejercen su competencia en esta materia, conforme a las instrucciones dictadas al efecto”.

En ese mismo decreto se indica que “el Ministerio del Interior –y el de Defensa en lo referente a la Guardia Civil, cuando proceda– prestará los apoyos de todo orden que precise el Servicio de Seguridad para el cumplimiento de su misión”.

El Servicio de Seguridad está compuesto por la Comisaría Especial del Cuerpo Nacional de Policía y la Unidad Especial de la Guardia Civil adscrita al Servicio de Seguridad, unidades que tienen encomendada la misión permanente de la seguridad inmediata de la Familia Real y, en su caso, de aquellos miembros de la familia y de la Casa del Rey que se determinen por el Ministerio del Interior.

Actualmente Miguel Herráiz Alarcón se encuentra al frente del Servicio de Seguridad. Se trata de un guardia civil de 58 años que salió de la academia de Zaragoza en 1987 y que, tras pasar por el Grupo de Acción Rápida (GAR, grupo de élite curtido en la lucha contra ETA), se incorporó al Servicio de Seguridad de la Casa del Rey en 1988.

Allí ha desarrollado su carrera en funciones de Jefe de Escolta y Jefe Adjunto de Seguridad. En 2017 el rey Felipe VI nombró a Herráiz jefe del Servicio de Seguridad, tras el fallecimiento del coronel José María Corona Barriuso.

Miguel Herráiz fue ascendido a general de Brigada, por el Consejo de Ministros,  en marzo de 2021.

Santiago Abascal: “Cada día que pasa este Gobierno merece ser censurado con más rotundidad”

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes