Defensa

Los capitanes de la Guardia Civil piden a Marlaska que les iguale en nivel salarial con los de las Fuerzas Armadas

Han escrito una carta al ministro del Interior en la que le reclaman que cambie el decreto de retribuciones, porque son los únicos oficiales del Instituto Armado que están por debajo de sus homólogos militares

Fernando Grande-Marlaska, en un acto de la Guardia Civil.
photo_camera Fernando Grande-Marlaska, en un acto de la Guardia Civil.

Los militares y guardias civiles, como miembros de la Administración General del Estado, tienen unos niveles administrativos según su empleo (soldado o guardia, cabo, cabo primero, sargento...) que determina unos complementos de destino y de empleo que forman parte del salario que cobran.

A igual empleo, el nivel es el mismo en las Fuerzas Armadas y en la Guardia Civil... pero no siempre. En el caso de la escala de oficiales, los capitanes de la Guardia Civil se encuentran un nivel por debajo de los capitanes del Ejército de Tierra, de la Armada, del Ejército del Aire y de los Cuerpos Comunes.

Desde la Unión de Oficiales (UO), asociación de esta escala de la Guardia Civil, explican a Confidencial Digital que llevan tiempo peleando para que los capitanes del Instituto Armado tengan el mismo nivel administrativo que sus homólogos de las Fuerzas Armadas.

Como sus gestiones hasta el momento no han conseguido ningún cambio, han decidido apelar al ministro del Interior.

El presidente de la Unión de Oficiales ha enviado una carta a Fernando Grande-Marlaska, “a fin de trasladarle un problema que sufrimos desde hace años, que ha sido trasladado a nuestra Dirección General y expuesta en el Consejo de la Guardia Civil, sin que tengamos conocimiento de que se haya puesto en marcha ninguna iniciativa para solucionarlo”.

Similitud entre oficiales

La asociación Unión de Oficiales destaca en su carta la similitud en la estructura de las escalas de oficiales de la Guardia Civil y de las Fuerzas Armadas, desde el hecho de que los oficiales de la Guardia Civil se forman en la Academia General Militar de Zaragoza, como los del Ejército de Tierra y de los Cuerpos Comunes.

“Los empleos que componen las distintas escalas tienen asignado un nivel que van del 1 al 30, como ocurre con la totalidad de los puestos del personal funcionario al servicio de la Administración General del Estado”, señala la Unión de Oficiales en su carta.

Continúa indicando que “lógicamente también existe similitud entre Fuerzas Armadas y Guardia Civil a la hora de asignar el nivel a los distintos empleos. Sin embargo, de forma inexplicable, esa correlación entre militares de la Guardia Civil y de las Fuerzas Armadas se rompe en un único empleo, el de Capitán”.

“No hay explicación para que los capitanes de la Guardia Civil sean una excepción en la correlación entre empleos de las escalas de oficiales, y que tengan menor consideración que los de las Fuerzas Armadas ¿Son menos militares?”, denuncia esta asociación.

La excepción de los capitanes

El desajuste en las escalas de oficiales sólo se da en el empleo de capitán. Un capitán de las Fuerzas Armadas tiene nivel 26, mientras que a un capitán de la Guardia Civil se le considera de nivel 25.

Antes también había diferencias en el empleo de alférez, pero ya no tiene efectos, al ser el empleo únicamente de los alumnos de las academias de oficiales.

Las normas que regulan estos niveles se aprobaron ambas en 2005: el Real Decreto 950/2005, de 29 de julio, de retribuciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; y el Real Decreto 1314/2005, de 4 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de retribuciones del personal de las Fuerzas Armadas.

Los coroneles de la Guardia Civil y de las Fuerzas Armadas tienen nivel 29, lo que tiene su relevancia, como se ha indicado, a efectos de cobrar un complemento de destino o complemento específico.

Los tenientes coroneles guardias civiles y militares tienen nivel 28; los comandantes, en ambos casos, nivel 27... pero en los capitanes hay diferencias.

Un capitán de Tierra, del Ejército del Aire, de los Cuerpos Comunes, de la Infantería de Marina, o un teniente de Navío del Cuerpo General de la Armada, tiene categoría o nivel 26, de acuerdo con el Real Decreto 1314/2005, de 4 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de retribuciones del personal de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, un capitán de la Guardia Civil tiene nivel 25, a la hora de cobrar el complemento de empleo.

“Agravio y desconsideración”

La Unión de Oficiales destaca en su carta a Grande-Marlaska que “se da la paradoja de que, por ejemplo, un capitán de Cuerpos Comunes destinado en la Guardia Civil, tiene un nivel superior al de un capitán de la Guardia Civil, algo incomprensible y que a nuestro juicio debe corregirse igualando el nivel de los capitanes de la Guardia Civil hasta el 26”.

De no hacer, supondría a su juicio “mantener, de forma consciente e intencionada, un agravio y desconsideración hacia los capitanes de la Guardia Civil y a los tenientes que posteriormente obtendrán ese empleo”.

Además de a efectos salariales, esta diferencia pone a los guardias civiles “en desventaja, por ejemplo, a la hora de meritar el nivel del puesto que se tiene para acceder a otros puestos de la administración nacionales e internacionales”.

La asociación Unión de Oficiales lamenta que las gestiones sobre este asunto llevadas a cabo con las autoridades de la Guardia Civil han sido infructuosas, por lo que han decidido recurrir al ministro del Interior “para recabar su ayuda y pedirle que ponga fin a este agravio”.

En caso de que Grande-Marlaska no acepte cambiar la norma, le piden que les explique “qué motivos justifican que los capitanes, y solo los capitanes, tengan un menor reconocimiento que sus respectivos homólogos de las Fuerzas Armadas y por qué, en ese caso, V.E., consideraría que debe mantenerse esta situación, petición que se formula al amparo del artículo 44.3 de la Ley Orgánica 11/2007”.

El vídeo del día

Científicos vinculan desastres climáticos a la inacción
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable