Defensa

Un vídeo grabado por una militar con cámara oculta lleva a la Armada a admitir que obliga a firmar un documento para rechazar vacunarse

En las imágenes, varios oficiales médicos indican que la orden del AJEMA es que deje por escrito su negativa a recibir la dosis

Fragata Cristóbal Colón de la Armada (Foto: Armada Española).
photo_camera Fragata Cristóbal Colón de la Armada (Foto: Armada Española).
  1. Cámara oculta
  2. “Hay una orden de AJEMA”
  3. “Experimento inyectado”
  4. “Dar parte de que no has querido firmar”
  5. “Tiene que firmar una negativa”
  6. “Puedo desobedecer esa orden”
  7. Formulario para quienes no quieren vacunarse
  8. Una asociación ofrece apoyo
  9. De vuelta a España si se negaban a vacunarse

 

Un vídeo grabado por una militar con cámara oculta lleva a la Armada a admitir que obliga a firmar un documento para rechazar vacunarse.
Un vídeo grabado por una militar con cámara oculta lleva a la Armada a admitir que obliga a firmar un documento para rechazar vacunarse.

La vacunación contra el coronavirus ha provocado en estos años más de una polémica interna en las Fuerzas Armadas. El último caso es el de un vídeo, grabado con una cámara oculta por una militar de la Armada que se negaba a dejar constancia por escrito de que no quiere recibir la inyección.

El vídeo se difundió en Euskal News, una web que publica numerosos vídeos críticos con los efectos de las vacunas contra el Covid-19.

Se hicieron eco del vídeo El Diestro.TV y El Español Digital. Este último suele publicar habitualmente artículos sobre las Fuerzas Armadas, y por ejemplo dio mucho apoyo al coronel del Ejército del Aire Carlos Martínez-Vara de Rey, que fue cesado de su cargo de jefe de la Sección de Altos Estudios de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas (ESFAS) cuando envió a Margarita Robles una carta en la que denunciaba los materiales “tóxicos”, como el grafeno, que según ese escrito contienen los compuestos de las vacunas contra el coronavirus.

Cámara oculta

El vídeo se publicó el 4 de enero en Euskal News con el título “¡Escándalo en la Armada española!”. En esa plataforma suma casi 4.000 reproducciones.

Dura casi cinco minutos, y muestra distintas escenas, unidas, que grabó una militar de Armada que no quería ni vacunarse ni dejar constancia por escrito de que se niega a recibir la inyección.

Aparentemente, la militar grabó las conversaciones con algún tipo de cámara oculta, o con su móvil, tapado con alguna carpeta o algún elemento que escondiera la cámara de la vista de su interlocutor.

En las imágenes se escuchar hablar con distinto personal militar, que parecen ser algunos de ellos médicos militares.

“Hay una orden de AJEMA”

Del vídeo se desprende que a esa militar se le había requerido varias veces, tanto de manera verbal como mediante burofax, que debía vacunarse contra el coronavirus. En caso de no querer hacerlo, tenía que firmar un documento manifestando que no había querido vacunarse.

Ella argumentaba que era una cuestión personal, privada, y no se le podía obligar a firmar un escrito diciendo que no se quería poner la vacuna.

La respuesta de uno de los interlocutores fue que “hay una orden de AJEMA [Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada], del jefe máximo, que dice la gente que esté vacunada, con certificado, y la gente que no quiera vacunarse, que diga que no quiere vacunarse”.

 

“Experimento inyectado”

La militar que grabó los vídeos rebatía que se estaba violando su derecho a la intimidad, un derecho fundamental: “No lo tiene que saber absolutamente nadie, ni el AJEMA”, si ella se había vacunado o no.

Pidió ver “el prospecto” de la vacuna, a la que en varias ocasiones llamó “experimento inyectado”. Y llegó a decir que se estaba cometiendo “un abuso contra la Humanidad”.

“No lo tiene que saber absolutamente nadie, ni el AJEMA”

“Dar parte de que no has querido firmar”

Los médicos militares que se enfrentaron a esta situación defendieron que el hecho de que ella, como militar de la Armada, estuviera o no vacunada no era un asunto meramente personal, de su salud, ya que “tu no vacunación le influye al resto […] Sí sí, tu no vacunación puede hacer que cojan... esto es una ley civil, y yo tengo derecho a saber que tú no estás vacunada. Por mi salud”.

Una de las personas que le dicen que tiene que dejar por escrito su postura -posiblemente, una enfermera, ya que indica que la va a mandar al médico- le advierte de que va a “dar parte de que no has querido firmar el documento en el que pones que no te quieres vacunar”.

“Tiene que firmar una negativa”

Otra oficial del Cuerpo Militar de Sanidad le informa de que “la vacunación en la Armada, como en toda España, es una cosa que es ofrecida a todo el mundo”.

Asegura que “no es obligatorio vacunarse, pero nosotros tenemos una instrucción técnica, oficial, firmada por la subsecretaria de Defensa, en la que se establece que si una persona no se quiere vacunar tiene que firmar una negativa a la vacunación”.

Y añade que la Armada “ha solicitado que se os informe de las consecuencias de no vacunarse, y que se os de por escrito esa información”.

La militar que grabó estas imágenes leyó el documento, pero se negó a recogerlo. “No voy a recoger nada”, a lo que su interlocutora le respondió “pues si quieres lo tiras”. Acaba la escena con la militar subrayando que “todo lo que tenga que ver con este experimento inyectado yo ya dejé mi postura clara”.

“Si una persona no se quiere vacunar tiene que firmar una negativa a la vacunación”

“Puedo desobedecer esa orden”

Ante otro oficial de la Armada, que le escucha de pie en un pasillo, la autora de los vídeos grabados con cámara oculta denuncia que está siendo objeto de “chantajes” y “amenazas” sobre “el experimento este inyectado que es voluntario”.

Si es voluntario nadie tiene que saber si lo hago, si no lo hago, y mucho menos dejar por escrito si lo hago o no lo hago. Si es voluntario, el que quiera se va a su centro médico y lo hace. O si aquí en la Armada han facilitado y habilitado tal cosa, pues entonces cada militar es voluntario de hacerlo”, argumenta.

Frente a ello, lamenta que “me estén acosando y acribillando a llamadas y burofax para venir aquí a hablar con la jefa de sanidad, teniente coronel, para darme otro documento de las consecuencias que conlleva. ¿Qué consecuencias? ¿Para otra persona? No, no, porque se ha demostrado que el experimento inyectado no es eficiente ni eficaz, porque me consta que mucha gente que se lo ha puesto ha caído enferma igualmente”.

Incluso llega a decir que “como militar yo puedo desobedecer una orden que va en contra de mi integridad y de mi persona, y de otras personas […] Como yo sé que se está violando eso, yo estoy, yo puedo desobedecer esa orden, absolutamente”.

En la última escena, le dicen que si no quiere ni coger el documento que debe firmar para dejar constancia que no se ha vacunado, “entonces tú misma, se te mandará por burofax. Porque es una cosa que a mi me exigen dar una orden, me exigen una orden”.

“Como militar yo puedo desobedecer una orden que va en contra de mi integridad”

Formulario para quienes no quieren vacunarse

Confidencial Digital se puso en contacto con el Cuartel General de la Armada para preguntar qué norma regula la vacunación de sus militares, y si se obliga a firmar ese documento.

Desde el Cuartel General explican que la vacunación en la Armada está regulada por una Instrucción Técnica de 15 de enero de 2008 de la Inspección General de Sanidad de la Defensa, “Vacunaciones en las Fuerzas Armadas”, que está actualizada a fecha de 1 de febrero de 2018. Es, por tanto, previa a la pandemia del coronavirus.

El anexo IV de esa instrucción técnica es un formulario a rellenar por quienes deciden que no se les administre la vacuna correspondiente. A estos militares, los servicios sanitarios de la Armada les informan, antes de firmar, “de las ventajas y posibles inconvenientes de la administración de la vacunas, así como de las consecuencias que para la salud podría llevar la negativa a vacunarse”.

ECD también consultó si la Armada había abierto alguna investigación interna con motivo de la difusión de un vídeo grabado con cámara oculta, todo parece indicar que por una militar de la Armada, en una instalación de la Armada, y en el que aparecen sin su consentimiento otros militares de la Armada.

También preguntó si a la autora de los vídeos se le había abierto un expediente disciplinario. Desde el Cuartel General de la Armada aseguran que “la Armada desconoce la autoría del vídeo”, y que de hecho desconocía la existencia del vídeo hasta que ECD realizó esta consulta.

Una asociación ofrece apoyo

El vídeo llegó a conocimiento de ‘Tercios Viejos Españoles’ (Tervies), inscrita en el Registro de Asociaciones Profesionales de las Fuerzas Armadas.

Esta asociación se ha mostrado en anteriores ocasiones contraria a las medidas que han supuesto la obligación de los militares de vacunarse contra el coronavirus.

En esta ocasión, ‘Tercios Viejos Españoles’ se ofrece a apoyar “a esta valiente militar”, para luchar “contra la coacción y el abuso de funcionarios que creen que el merito está en obedecer órdenes ilegales y en amedrentar al débil”.

Plantean la oferta de que la militar emprenda acciones legales con los abogados de la asociación Liberum, que en los últimos años ha acudido a los tribunales contra ciertas restricciones adoptadas por las administraciones por la pandemia, como los “pasaportes covid” para acceder a establecimientos hosteleros.

Liberum también ha denunciado ciertas normas en las Fuerzas Armadas, por ejemplo la dirigida a los alumnos de la Academia General Militar, de Zaragoza, y de otros centros militares docentes en los que se les requirió el certificado de vacunación.

De vuelta a España si se negaban a vacunarse

Las órdenes que establecen la obligatoriedad de vacunarse han causado algunas polémicas en las Fuerzas Armadas.

El pasado mes de abril, ECD reveló que el Centro de Situación del Ejército de Tierra había emitido un oficio que establecía que “el personal que en ZO [Zona de Operaciones] no acceda a completar su pauta habiendo disponibilidad de dosis y estando en condiciones de hacerlo, deberá causar baja en la operación y ser repatriado” a territorio nacional.

Es decir, los militares que estaban desplegados en misiones en el extranjero serían enviados de vuelta a España si se negaban a recibir la dosis de refuerzo de la vacuna contra el coronavirus.

Esta orden causó cierta contestación interna, y semanas después el Gobierno aseguró que no preveía que se produjeran repatriaciones desde zona de operaciones de militares por este motivo.

Un vídeo grabado por una militar con cámara oculta lleva a la Armada a admitir que obliga a firmar un documento para rechazar vacunarse.
Un vídeo grabado por una militar con cámara oculta lleva a la Armada a admitir que obliga a firmar un documento para rechazar vacunarse.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes