Dinero

Rajoy frenó en persona a Luis de Guindos en su deseo de presidir el Eurogrupo. Argumentos: te necesito volcado en España, ahora no debemos enfadar a Merkel

Mariano Rajoy frenó en persona las aspiraciones de Luis de Guindos para presidir el Eurogrupo. Sus argumentos fueron claros: necesita al ministro 'volcado' en culminar las reformas en España, no estaba dispuesto ahora a acometer cambios en el Gobierno y tampoco enfadar a Angela Merkel en plena campaña para las generales alemanas.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes del Gobierno, el propio presidente del Gobierno acabó de raíz con cualquier aspiración del ministro de Economía para presidir el Eurogrupo.

Los argumentos esgrimidos por Rajoy son claros: 1) Necesita a Luis de Guindos centrado únicamente en España para culminar las reformas emprendidas para salir de la crisis; 2) No es el momento para llevar a cabo una crisis de Gobierno; 3) No enfadar a Angela Merkel tras sus malos resultados en los comicios en Baja Sajonia, la antesala de las generales alemanas de septiembre.

Finalmente, será el ministro de economía holandés, Jeroen Dijsselbloem, quien suceda a Jean-Claude Juncker al frente del Eurogrupo, el cónclave que congrega, al menos una vez al mes, a todos los responsables de Finanzas de los países de la zona euro, al presidente del Banco Central Europeo y al Comisario de Asuntos Económicos y Financieros de la UE.

Necesita al ministro volcado en España

Fuentes con acceso al Palacio de la Moncloa a las que ha tenido acceso ECD explican que a Rajoy no le acababa de convencer que De Guindos dejara de lado, en parte, los asuntos de España por atender los temas del Eurogrupo.

Mariano cree que ya tiene suficiente trabajo con lo que tenemos en casa”, comenta uno de los colaboradores del presidente. Entre los miembros del Gobierno se consideraba que compatibilizar ambos cargos podría ser una tarea complicada. “Rajoy está empeñado en que el ministro se concentre en sacar cuanto antes a España de la crisis y nada más”, destacan.

“No puedo hacer una crisis de Gobierno”

Según las fuentes consultadas, hay más causas por las que Mariano Rajoy no estaba por la labor de volcarse en una candidatura española de Luis de Guindos al Eurogrupo. Una de las más destacadas es que no estaba dispuesto a acometer, en este momento, una remodelación en el Gobierno.

Aunque es compatible ser ministro de Economía y presidente del Eurogrupo, como ha sido el caso hasta ahora el caso de Jean Claude Juncker, titular de Finanzas de Luxemburgo, era una opción, como decimos, que el jefe del Ejecutivo español no acababa de encajar.

El vídeo del día

Serrano (PP) critica la visita de Pedro Sánchez al Hospital de La Paz.

La alternativa: cambios en los miembros del Gobierno -que tampoco quería ahora-, también porque sabe que la exigencia de Bruselas sería clara: la creación de una vicepresidencia económica única, en la que ha venido insistiendo desde siempre.

Tal y cómo se contó en estas páginas, Rajoy ha comentado a su entorno más cercano que su primera crisis de Gobierno no se producirá, en principio, hasta finales de 2013 o comienzos de 2014, cuando falten sólo unos meses para las elecciones europeas. Ésa es su intención. Con ello buscará dar un nuevo impulso a la imagen del Ejecutivo de cara a dichos comicios.

No enfadar en campaña a Angela Merkel

Las fuentes consultadas por este diario explican que el presidente del Gobierno tampoco pasó por alto otro aspecto clave antes del plantar batalla en el Eurogrupo. Y tuvo en la cabeza la postura a medio plazo de Angela Merkel.

Este domingo, en un resultado muy ajustado, el partido de la canciller, el conservador CDU, y el liberal FDP, perdieron su mayoría en el Parlamento de Baja Sajonia. Después de diez años de mandato conservador, una de las regiones más grandes de Alemania cae en las manos de socialdemócratas (SDP) y los Verdes. Un primer síntoma que ha puesto en máxima alerta a Merkel de cara a las generales de septiembre.

Estos resultados, según fuentes del Gobierno, van a llevar a Alemania a dar una vuelta de tuerca más a su política de austeridad para hacer ver a los electores alemanes que se deja ya de soltar dinero hacia los países con problemas como España, cuando, precisamente, “lo que Rajoy necesita ahora es más tiempo y margen para poder cumplir con el déficit”.

Miedo de Rajoy a un rechazo de Alemania

Además, según fuentes próximas al presidente, Rajoy conocía de antemano que Alemania iba a ‘vetar’ la candidatura del ministro español, a pesar del gran prestigio con el que cuenta De Guindos entre sus socios europeos.

Merkel ya había anunciado su apoyo al candidato holandés, Jeroen Dijsselbloem, por lo que Rajoy tenía miedo a un sonado rechazo de Alemania. Y quería evitarlo. Bastaba, como finalmente ha ocurrido, con votar en contra para mostrar el malestar de España por haber quedado fuera de todas las altas instituciones europeas, tras perder el sillón en el BCE, pero no postularse delante de todos los ministros de Economía de la UE.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?