Ideas & Cooltura

El cambio de la danza en 2021

Una nueva manera de enseñar, de aprender y de disfrutar del baile

Danza.
photo_camera Danza.

Como ya sabemos, el coronavirus es el principal enemigo que se le ha presentado a la cultura en España. Algunos de los profesionales más afectados en este ámbito han sido los bailarines, especialmente, aquellos que son propietarios de escuelas privadas de danza.

Hace ya unos meses, en noviembre del año 2020, se manifestaban más de 500 bailarines en Cataluña pidiendo a la Generalitat ayudas y empatía por su profesión. El pasado 6 de febrero, salían de nuevo a las calles de las cuatro capitales catalanas en una manifestación convocada por Col·lectiu de Professors i Centres Privats de Dansa de Catalunya, al que pertenecen más de 400 escuelas de danza en la comunidad autónoma. Defendían que “las escuelas de danza son seguras y necesarias al igual que ir al gimnasio o salir a correr a la calle”.

No sólo ha existido el revuelo en las calles, sino también en las redes sociales: directores de escuelas, bailarines, cantantes y artistas de cualquier ámbito, han movilizado quejas y protestas por la que creen debería de ser la manera de avanzar. Pedían al gobierno que les dejaran abrir las puertas de sus escuelas para poder continuar trabajando porque seguían pagando alquileres y gastos mensuales sin obtener apenas beneficio.

Como alternativa al cierre de sus escuelas, los bailarines y profesores se han tenido que reinventar y comenzar a ofrecer clases online, aumentar su tráfico en redes sociales e incluso, algunas de las iniciativas en la cuarentena de marzo de 2020 tuvieron tanto éxito, que han llegado a crear escuelas de baile exclusivamente para Instagram – como es el caso de Rooftop creada por los exconcursantes de Fab18 (Fama a Bailar 2018) Mónica Peña y Aritz Grau.

“La danza también es educación” “La danza es salud” “Nuestras escuelas son seguras y tomamos todas las medidas de prevención necesarias” son algunas de las frases que se pudieron leer en las pancartas o escuchar en sus reclamaciones de las manifestaciones. Con el lema “dejar de ahogarnos” dejaron claro que necesitan más ayudas, no sólo del Gobierno, si no también del conseller de Educación para que se les tenga en cuenta como forma educativa artística.

Este revuelo no sólo se ha creado en Cataluña, sino que la situación de la pandemia ha afectado a miles de escuelas en toda España con pérdidas de millones de euros. Desde las que han optado por seguir sus clases de manera online o las que han reabierto teniendo que reducir aforo y con medidas de prevención, hasta las que han tenido que cerrar sus puertas sin poder hacer frente a los gastos económicos.

La danza no sólo es cultura en cualquier país, sino que también es educación. Uno de los principales emblemas de España de cara al turismo es el flamenco, los tablaos y los espectáculos españoles que representan el arte de nuestro país. Aunque en países como Reino Unido con el hip hop, India con Bollywood o Estados Unidos con los musicales de Broadway o las batallas de breakdance, tienen muy arraigada la cultura de la danza.

Danza.

Pero también existe el baile en el más recóndito pueblo en el que los niños van al colegio y como extra-escolar tienen hip hop o quieren aprender contemporáneo en la escuela de su barrio. A su vez, el ballet es una técnica básica que requiere la gimnasia rítmica o la interpretación que requiere del control constante del cuerpo, el cual se consigue con el desarrollo de varias técnicas y entre ellas, el baile.

 La suerte que tiene este sector, es que no sólo depende de las escuelas, sino que también dependen de los programas de televisión, los eventos o las discotecas, y aunque muchos de ellos se encuentren en stand by por el momento, han conseguido sobrellevar la situación e inventar alternativas para poder seguir desarrollando su profesión.

 La danza es una disciplina básica para muchos ámbitos de la vida como lo es reducir el estrés, estirar el cuerpo o evadirse y dejarse llevar por el sentimiento y la emoción que nos transmite la música.

 Muchos de los profesores de danza defienden que los niños necesitan seguir soñando y esforzándose para llegar a esos sueños y si no les permiten impartir sus clases, las ilusiones de los bailarines se perderán.

 Como dijo Joaquín de Luz, bailarín y coreógrafo, hace unos meses: "absolutamente todo en el universo es danza, desde nuestros ritmos biológicos hasta las mareas" y por ello necesita de la danza todos los días.

¿Volveremos a bailar pronto en nuestras escuelas y pistas de baile favoritas? Para eso, de momento, habrá que esperar...

pexels-joy-anne-pura-1186116

El vídeo del día

Comunidad de Madrid ha identificado 22 casos de variante india
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?