Medios

Las productoras audiovisuales, al límite: los rodajes se encarecen un 10% y se multiplican los despidos

Técnicos, ayudantes, auxiliares de cámara, eléctricos y ayudantes de producción llevan meses sin trabajo. Canarias se queda sin grandes rodajes internacionales

Equipo de rodaje
photo_camera Equipo de rodaje

Las medidas para paliar la pandemia y frenar los contagios por coronavirus están llevando al sector audiovisual al límite, a un estado de auténtica desesperación.

La crisis sanitaria ha agravado la situación crítica de un sector que, desde hace años, se mantiene en situación de precariedad, muy debilitado y con pocos recursos para hacer frente a sus debilidades.

Este es el duro balance que realiza para Confidencial Digital la Federación de productores audiovisuales de ámbito estatal (PROA), fundada desde el año 2008 cuenta con 7 asociaciones federales que suman en total 200 socios. La junta directiva la lidera Raimon Masllorens y la directora general del equipo técnico es Monstserrat Bou.

PROA actúa como interlocutora y representante de la defensa e intereses del sector audiovisual a nivel nacional e internacional.

Un sector gravemente afectado por la pandemia

Entre las causas de esta situación, se citan la suspensión o el retraso de los rodajes, la cancelación de compromisos por no poder cumplir los plazos previstos y el incremento del coste de la producción para cumplir las medidas de seguridad establecidas. Este aumento se estipula en estos momentos entre un 7% y un 10% del presupuesto inicial.

En este sentido, PROA recuerda que ha mantenido reuniones con el ministro de Cultura, solicitando medidas para hacer frente a la situación. Han propuesto desde la flexibilización de las obligaciones de las líneas de ayuda para poder cumplir con los requisitos, hasta las mejoras solicitadas insistentemente antes de la pandemia.

Según informa PROA, las medidas que se pusieron en marcha fueron la modificación de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, concretamente sobre la intensidad de las ayudas y el incremento del porcentaje de la deducción.

También se solicitó considerar los cierres como ‘fuerza mayor’ para poder acogerse a los ERTO (expediente de regulación temporal de la ocupación, ERTE en catalán) y modificaciones que los hicieran viables, como por ejemplo respetar que los rodajes son contratos por obra y que por tanto no se puede ofrecer al trabajador una permanencia de seis meses en su puesto de trabajo.

Ayudas precarias e insuficientes

Los productores señalan que la pandemia lo ha precarizado todo más. “La adaptación llegó tarde y muchas empresas ya habían pactado las condiciones con los componentes del equipo y al no conseguirse la consideración de fuerza mayor, no tuvieron carácter retroactivo”.

El vídeo del día

Araceli Hidalgo ya cuenta con la 2ª dosis de la vacuna contra Covid

Se estableció un fondo especial para impulsar la financiación cultural, pero esto “no deja de ser un crédito que no soluciona el problema de fondo y que provoca un mayor endeudamiento de las empresas”, han explicado a ECD miembros de PROA.

La federación de productoras se queja de que por parte del Gobierno Central no han obtenido respuesta a las peticiones de ayudas directas como por ejemplo la creación de un fondo de cobertura para los seguros de rodaje. También se reclama una línea de rescate para asumir los costes de los incrementos que suponen las medidas de seguridad o asumir los intereses de los créditos.

Ni reducción del IVA, ni aplazamiento de las liquidaciones de los impuestos, ni campaña de promoción para ayudar al consumo de obra audiovisual. Todo esto, advierten, está llevando al sector a la desesperación.

“Los efectos de la pandemia no los cubre ninguna aseguradora y en los rodajes que se han iniciado el riesgo, en caso de contingencias, corre íntegramente a cargo del productor”.

Todos los colectivos que participan en una producción, primero los técnicos y después los actores, se han visto afectados por la gravedad de la situación.

La federación PROA no ha sido la única que se ha pronunciado en este sentido. Cluster Canarias (CLAC) también ha hablado con ECD y coincide en que la incidencia de la pandemia y los confinamientos en el sector audiovisual está siendo demoledora.

El CLAC es la organización representativa del sector audiovisual de las Islas.

Fue creada en el año 2009 y aglutina empresas y profesionales de todas las cadenas del sector audiovisual incluyendo a creadores, técnicos, empresas de producción, servicios, televisiones, animación, postproducción, comunicación, alquiler de equipos, distribución, etc. Actualmente cuenta con 50 empresas asociadas y su presidente es José Ángel Alayón.

Riesgo de paralizar el sector

En el primer diagnóstico que el Clúster Audiovisual de Canarias hizo de la situación ya cuantificaron que la cancelación de más de 70 rodajes o proyectos suponía unas pérdidas de más de 30 millones de euros directos en las empresas de las Islas.

De hecho se paralizó casi el 100% de los rodajes en aquellos meses, entre marzo y mayo, además de la caída directa en inversiones. En el caso del sector audiovisual hay que tener en cuenta todos los efectos indirectos como el empleo, inducidos en los impuestos y su efecto colateral en sectores como el turismo, la cultura y el comercio.

Las productoras audiovisuales tienen que vivir, ya de por sí, con una gran incertidumbre y rodeados de riesgos constantes, explican, pero “la situación actual está tensando la cuerda de lo soportable al máximo”.

Respecto al cine, desde la desescalada se han filmado cuatro largometrajes hasta ahora: dos servicios de producción de películas nacionales, que han llegado por los incentivos fiscales y las localizaciones, y dos de producción netamente canaria.

La primera fue ‘Mamá y papá’ de Dani de la Orden, protagonizada por Paco León, que se filmó el pasado mes de julio en Tenerife.

“En aquel momento casi no había hoteles abiertos para el equipo de la Península, sobre todo para hacer la preproducción las semanas previas… Fue un gran esfuerzo sacar esas tres semanas de rodaje adelante”, explican miembros del sector.

Rodajes internacionales, parados de golpe

Por si todo esto fuera poco, los productores recuerdan que estas semanas apenas se puede abordar ningún proyecto grande de carácter internacional. Y el punto más fuerte de la industria canaria es la inversión extranjera, un Tax Rebate del 45% (devolución directa), que durante el confinamiento subió 5 puntos más.

“Estaba funcionando muy bien los últimos años. Las islas habían alcanzado fama fuera de nuestras fronteras y se habían convertido en lugar de rodaje de producciones importantes como ‘Solo’ de Star Wars, ‘Wonder Woman 2’, ‘Los Eternos’ de Marvel, la temporada 1 de ‘The witcher’, etc.

Pues bien. “Los proyectos de este tipo, que eran lo que más volumen económico generaba, se han parado de golpe”.

A pesar de la gravedad de la situación, las productoras han seguido dialogando con sus socios internacionales, y hay proyectos y rodajes previstos para 2021 que esperan poder afrontar.

Los empleos que se han visto más afectados por el parón son, según esta asociación, “los técnicos del oficio, es decir: ayudantes y auxiliares de cámara, eléctricos, ayudantes de producción, de arte…”.

Piden ayuda y cambios urgentes

“Llevan muchos meses sin trabajar o con muy poca actividad. Antes empataban un rodaje con otro, y ahora muchos están realmente desesperados”.

Un dato de una segunda encuesta realizada a principios de mayo entre los asociados de este sector muestra que el porcentaje de despidos en 2020 respecto al 2019 ha aumentado en un 38%.

“Han faltado ayudas a autónomos, a personal temporal, a las salas de cine, a los que tienen material inmovilizado”, insisten.

Creen que deben retomarse los trabajos legislativos, la actualización y desarrollo de la Ley del Cine. Y sobre la nueva Ley de Comunicación Audiovisual afirman que acaba de salir el anteproyecto pero todavía no han podido analizarlo bien como poder emitir una valoración.

La próxima semana el CLAC hará un análisis en profundidad con sus integrantes y lo debatirán con otros clústeres audiovisuales estatales.

Lo que sí se ha dado a conocer por el momento es que el anteproyecto de Ley de Comunicación Audiovisual, que es una de las reformas en la estrategia España Digital 2025, actualizará la legislación a la realidad del mercado.

Entre sus principales novedades está el reconocimiento a los nuevos actores en el mercado audiovisual y reforzar el apoyo a la producción audiovisual independiente, duplicando el importe a la financiación de este tipo de cine.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes