Política

Alarma en el PP: sus encuestas dejan a Ayuso fuera de la Comunidad

Génova tiene datos de que la “ayusomanía” castiga a la presidenta porque coloca a Vox en mínimos y lo necesita para la mayoría absoluta

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, en un acto conmemorativo de las víctimas del terrorismo (Foto: José Oliva|Europa Press)
photo_camera El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, en un acto conmemorativo de las víctimas del terrorismo (Foto: José Oliva|Europa Press)

El estudio preelectoral del CIS sobre las elecciones autonómicas en Madrid ha colocado a Vox a unas décimas de quedarse fuera de la Asamblea. Unos datos que coinciden con los que maneja internamente el equipo de Pablo Casado, lo que ha encendido las alarmas en Génova y en la Puerta del Sol.

Hay que recordar que las conclusiones del último estudio del CIS contrastan con las encuestas que se venían publicando en las últimas semanas, ya que hasta ahora no se hablaba de un empate entre el bloque de la derecha y la izquierda.

Sondeos dejan a Vox en mínimos

Además, en el caso de Vox, Confidencial Digital ha podido confirmar, por fuentes de la dirección nacional del PP, que los análisis demoscópicos que manejan en Génova también contemplan la posibilidad de que, pese a que Isabel Díaz Ayuso logre un gran resultado, no pueda gobernar y se quede sin socios.

El vídeo del día

Llegada de Sánchez a Dakar (Senegal)

Esto es: que la caída y estancamiento de Vox, y la desaparición de Ciudadanos, perjudiquen a la presidenta para consolidar la mayoría del bloque de la derecha frente al de izquierdas.

Han saltado las alarmas en Génova

Hay que recordar que Pablo Casado apoyó a Díaz Ayuso en el adelanto electoral para “destrozar” –decían entonces en Génova- a la “traidora” Inés Arrimadas. El líder del PP dio luz verde a la maniobra, después de tres meses frenando a la presidenta. El objetivo de la operación era que la OPA a Ciudadanos comenzase en Madrid.

Casado ha ligado su futuro al de Ayuso, confiando en que su victoria le impulse hacia La Moncloa. Por lo tanto, la posibilidad de que el PP pierda su principal feudo electoral es un escenario que ha encendido todas las alarmas en la dirección nacional del PP.

En el entorno de Pablo Casado admiten ahora a ECD que Isabel Díaz Ayuso ha visto disparadas sus expectativas electorales desde las últimas autonómicas celebradas en mayo de 2019, “incluso en exceso, no solo absorbiendo por completo a Ciudadanos, sino también dejando a Vox en mínimos”.

Paradoja: Ayuso castigada por la “ayusomanía”

Según las fuentes consultadas, los estudios demoscópicos de Génova han alertado de que justamente la “ayusomanía” –como definen internamente estos días dirigentes del PP a este fenómeno de entusiasmo- castiga a la presidenta porque se queda sin apoyos suficientes para alcanzar la mayoría absoluta que necesita para revalidar la presidencia.

Concluyen que el perfil de Díaz Ayuso complica encontrar ahora un equilibrio en su discurso y en su imagen pública que ayude a dar aire a Vox. Y no pasan por alto sobre todo que ese equilibrio en el voto con el partido de Santiago Abascal resulta imprescindible para conseguir la suma necesaria en la Asamblea de Madrid.

Destacan que el fuego cruzado con el Gobierno de España por la gestión sanitaria de la pandemia y su pugna con Moncloa la han fortalecido como líder.

Vuelco inesperado de las encuestas

En la cúpula del PP reconocen a ECD que los propios análisis demoscópicos que manejaban en Génova han dado un vuelco inesperado en los últimos días. Hace dos semanas, según sus datos internos, el PP volvía a convertirse en la primera fuerza de la región, un puesto que ahora ocupa el PSOE de Ángel Gabilondo.

La subida en apoyos del PP se fundamentaba principalmente en la retención de sus votos de las elecciones de 2019 y el desplome de Cs. No se detectaba todavía esa caída y el actual estancamiento de Vox.

Los análisis demoscópicos reflejaban que las fuerzas de Ciudadanos y Vox se iban a igualar tanto que en la formación de un nuevo gobierno se rebajaría notablemente el valor de los escaños naranjas.

Mismos análisis en la Comunidad

Las fuentes del PP a las que ha tenido acceso Confidencial Digital explican que algunas encuestas internas de la Comunidad arrojaban también que, tras el 4-M, PP y Vox sumarían los mismos escaños con los que gobiernan ahora PP y Ciudadanos.

Hasta el punto de que Casado había asumido que habría que gobernar con Vox para “retener Madrid”, pese que públicamente se rechazará esa posibilidad durante la campaña de acuerdo con la propia presidenta.

Así pues, Díaz Ayuso contaba con renovar la presidencia, y aunque seguía necesitando el apoyo de Vox, el PP salía más fortalecido para formar Gobierno.

Ahora, según reconocen a ECD en los equipos de Casado y Ayuso, “todo ha quedado en el aire y el partido está completamente abierto”. Admiten que la inquietud es “máxima”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable