Los falangistas desafiarán la Ley de Memoria Democrática con una marcha al Valle de los Caídos por José Antonio Primo de Rivera

Preparan el acto anual por el 20 de noviembre. Antes celebrarán en el centro de Madrid el aniversario de la fundación del partido

Marcha falangista al Valle de los Caídos en 2017.
Marcha falangista al Valle de los Caídos en 2017.

La Ley de Memoria Democrática se va a enfrentar en las próximas semanas a dos pruebas, en las que se comprobará cómo aplican las autoridades las nuevas previsiones sobre los actos de exaltación de la sublevación militar de 1936 y de la dictadura franquista.

Confidencial Digital ha podido saber que La Falange y Falange Española de las JONS han comunicado a la Delegación del Gobierno en Madrid la celebración de un acto en el centro de Madrid, para conmemorar la fundación de Falange por José Antonio Primo de Rivera. El acto tiene el apoyo de la Hermandad Nacional de la Vieja Guardia.

Cada 29 de octubre, los falangistas recuerdan el mitin que Primo de Rivera -hijo del dictador Miguel Primo de Rivera- pronunció en 1933 en el Teatro de la Comedia, y que consideran la fecha fundacional de Falange Española.

Decenas de falangistas se concentran en esa fecha delante del teatro, en la calle del Príncipe, muy cerca de la Puerta del Sol de Madrid. La Policía Nacional suele desplegar antidisturbios por este acto, ya que en alguna ocasión se han producido enfrentamientos violentos entre falangistas y militantes de extrema izquierda.

También lo harán este sábado 29 de octubre, a las 12:30 de la mañana. Cuando el 29 cae entre semana, el acto se celebra a última hora de la tarde.

Comunicada a la Delegación del Gobierno

Fuentes consultadas por ECD confirman que los convocantes del acto los comunicaron hace tres días, por tanto, antes de que entrara en vigor la Ley de Memoria Democrática.

Esta norma regula en el artículo 38 lo que considera “Actos públicos contrarios a la memoria democrática”:

-- “Sin perjuicio de derecho de reunión pacífica y sin armas, regulado por la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del Derecho de Reunión, se considerarán actos contrarios a la memoria democrática la realización de actos efectuados en público que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas o de sus familiares, y supongan exaltación personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra o de la Dictadura, de sus dirigentes, participantes en el sistema represivo o de las organizaciones que sustentaron al régimen dictatorial.

A tal efecto, si en la celebración de un acto público de esa naturaleza se advirtieran hechos que pudieran ser constitutivos de delito, las autoridades competentes pondrán los mismos en conocimiento del Ministerio Fiscal”.

 

La redacción de este artículo supone, en principio, un endurecimiento de la persecución de actos de exaltación franquista respecto a la Ley de Memoria Histórica. Sin embargo, entre grupos falangistas no pasa desapercibido un matiz: se puede entender que para que un acto se considere “contrario a la memoria democrática” debe entrañar “descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas o de sus familiares”, y no basta con que se exalte, por ejemplo, a Falange y a José Antonio Primo de Rivera, en este caso.

Por el momento, la Delegación del Gobierno en Madrid no ha comunicado a los convocantes de este acto por el aniversario de la fundación de Falange ninguna decisión, tampoco en el sentido de que no la autorice.

Marcha a pie al Valle de los Caídos

Semanas después, el 19 de noviembre, se producirá otro desafío, en este caso doble, a la Ley de Memoria Democrática. Se trata de la marcha nocturna que realizan decenas de falangistas, muchos ataviados con la tradicional camisa azul con el yugo y las flechas bordados, para llevar una corona de flores desde Madrid hasta el Valle de los Caídos, unos 50 kilómetros que cubren a pie durante toda una noche y parte del día.

Las dos Falanges organizan este acto en la noche del viernes más cercano al 20 de noviembre, aniversario del fusilamiento de José Antonio Primo de Rivera en 1936, en la cárcel de Alicante, por los republicanos.

En esta ocasión, el día 20 cae en domingo, así que los organizadores van a aprovechar para realizar la marcha entre la noche del sábado 19 y el propio domingo 20.

“Lugares de memoria”

La marcha al Valle de los Caídos por Primo de Rivera combina varios elementos polémicos. Por un lado, se trata del homenaje a una figura a la que el franquismo convirtió en mártir, mito y (al menos en teoría) base ideológica de la dictadura.

Además, la marcha llega hasta las puertas -desde la Ley de Memoria Histórica de 2007 no se permite la entrada de los falangistas con camisas azules y banderas- del Valle de los Caídos, uno de los “lugares de memoria”, según la nueva ley.

Esta norma, que entra en vigor este viernes 21 de octubre, establece sobre los “actos contrarios a la memoria democrática” que “en los casos en los que la convocatoria comunicada vaya a producirse en la proximidad de las zonas incluidas en los mapas de fosas, los lugares de memoria democrática, así como de los monumentos o elementos análogos erigidos en recuerdo y reconocimiento de las víctimas, los ayuntamientos informarán sobre este extremo a los efectos de las previsiones del artículo 9.2 de la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio”.

Exhumación familiar para evitar “un show”

Al mismo tiempo, se da la circunstancia de que José Antonio Primo de Rivera es una víctima de la Guerra Civil, ya que fue fusilado por el bando republicano cuatro meses después del estallido del conflicto.

Sus restos mortales descansan por ahora en una tumba ante el altar mayor de la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos. Pero por esta nueva Ley de Memoria Democrática, va a ser trasladado.

Como sucedió con los restos mortales de Francisco Franco, el Gobierno de Pedro Sánchez iba a abrir los trámites para exhumar los restos y trasladarlos, para que dejaran de estar en un lugar preeminente frente a otras víctimas de la Guerra.

Pero la familia Primo de Rivera se ha adelantado, y ha solicitado al abad del Valle de los Caídos y a la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid autorización para exhumar por su cuenta los restos del fundador de Falange.

De esta forma tratan de evitar un “show televisado”, como ocurrió con la exhumación y reinhumación de los restos de Franco, en octubre de 2019. En esta ocasión le robarían al Gobierno PSOE-Unidas Podemos un acto marcadamente ideológico, que podría haber tenido lugar a las puertas de la campaña electoral de las generales del año que viene.

Falta solo un mes para el 20 de noviembre, por lo que lo más probable es que para entonces el féretro de José Antonio Primo de Rivera continúe en el Valle de los Caídos.

Temen mayores obstáculos

En las organizaciones falangistas que convocan ambos actos cunde la sensación de que este año puede ser distinto. Por un lado, no descartan que llegue una respuesta negativa de la Delegación del Gobierno y les prohíban el acto del 29 de octubre ante el Teatro de la Comedia, o los actos del 19 de noviembre.

En el aniversario del fusilamiento de Primo de Rivera, celebran un acto con discursos en la calle de Génova, en Madrid, cerca de la casa natal del líder falangista. A continuación recorren las calles de Madrid hasta Moncloa, donde comienza la marcha a pie hasta el Valle de los Caídos. Para hacer este recorrido es necesario que se realicen cortes de tráfico, por lo que requieren que la Delegación del Gobierno no conteste negativamente a la comunicación del acto.

Si no se prohíben los actos, algunos creen que se pueden producir incidencias durante los mismos, de que las autoridades tratar de impedirlos en el transcurso, o pongan más obstáculos que en años anteriores.

La tercera opción es que, ya después de celebrar estos actos públicos, se les abra expediente sancionador a los convocantes.

La Ley de Memoria Democrática incluye un régimen sancionador, que considera como infracciones muy graves “las convocatorias de actos, campañas de divulgación o publicidad que por cualquier medio de comunicación pública, en forma escrita o verbal, en sus elementos sonoros o en sus imágenes, inciten a la exaltación personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra o de la Dictadura, de sus dirigentes, participantes en el sistema represivo o de las organizaciones que sustentaron al régimen dictatorial, cuando entrañe descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas o de sus familiares”.

Las infracciones muy graves suponen una multa económica desde 10.001 hasta 150.000 euros.

¿La última marcha?

Los falangistas llevan años temiendo que la marcha del 20 de noviembre sea la última, ya que desde hace años la exhumación de Primo de Rivera está en el debate político.

Esa posibilidad finalmente se ha confirmado. Por ello, los convocantes de la marcha prevén que pueden congregar a más simpatizantes, que puedan decidirse a acudir. Además, al celebrarse en sábado por la noche, y no viernes, facilitará los traslados de falangistas desde otros puntos de España a Madrid.

Los seguidores de Primo de Rivera estaban decididos a oponerse por todos los medios al plan del Gobierno para exhumar los restos de su fundador. Recientemente anunciaron medidas judiciales para intentar frenar este plan. Pero el anuncio de la familia ha trastocado estos planes.

La duda surge si el 20 de noviembre de 2023 los restos de José Antonio Primo de Rivera ya están enterrados en otro lugar. En ese caso, se plantea la posibilidad de que el homenaje ya no se realice en el Valle de los Caídos, sino en ese otro cementerio; o que se mantenga en el valle. En todo caso, aseguran las fuentes consultadas, seguirán homenajeando al fundador de su movimiento cada 20 de noviembre.

Video del día

España no olvida a los siete "héroes silenciosos"
del CNI asesinados en Irak hace 20 años
Portada
Comentarios
Envíanos tus noticias
Si conoces o tienes alguna pista en relación con una noticia, no dudes en hacérnosla llegar a través de cualquiera de las siguientes vías. Si así lo desea, tu identidad permanecerá en el anonimato