Política

Irene Montero pierde interlocución con Pedro Sánchez tras la salida de Iván Redondo

El ex jefe de gabinete hacía pinza con la ministra de Igualdad contra Carmen Calvo y ahora Oscar López, hombre de partido, empieza a marcar distancias con los miembros de Podemos

La ministra de Igualdad, Irene Montero.
photo_camera La ministra de Igualdad, Irene Montero. 29/6/2021

Los cambios en el Gobierno han afectado al diálogo directo entre Pedro Sánchez y los ministros de Podemos, en el que Irene Montero parece haber sido la principal damnificada. Tras la salida del Ejecutivo de Pablo Iglesias, su ex jefe de gabinete, Juanma Del Olmo, está cada vez más apartado en La Moncloa. Óscar López ha comenzado a marcar distancias.

Durante la primera etapa de la legislatura, los miembros de Podemos gozaban de un nexo directo con Sánchez a través de Redondo.

El ex director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno conoció a Iglesias y Del Olmo mucho antes de coincidir en el Ejecutivo de coalición, y entre ellos siempre existió cierta afinidad.

Hay que recordar que la brecha entre el equipo de Pedro Sánchez en La Moncloa y el resto de los ministerios se agudizó durante los peores meses de la crisis del coronavirus.

Algunos miembros del Gobierno, sobre todo de la parte socialista, se mostraban descontentos en privado con la influencia de Pablo Iglesias en las decisiones del presidente y su círculo de confianza.

Óscar López marca distancias con Podemos

Ahora, en cambio, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes con acceso a La Moncloa, el aterrizaje de Óscar López como jefe de gabinete de Pedro Sánchez ha provocado que Irene Montero, ella especialmente, haya perdido interlocución con el presidente.

En el PSOE explican que López, “hombre de partido”, ha empezado a marcar distancias con los miembros de Podemos. Recuerdan que la nueva mano derecha del jefe del Ejecutivo se ha situado siempre entre los socialistas críticos con la formación morada, lo que ahora se traduce en un menor nexo de los de Ione Belarra con Sánchez.

La pinza Redondo-Montero contra Calvo

Las fuentes consultadas por ECD explican que, hasta la crisis de Gobierno de mediados de julio, la pinza Iván Redondo-Irene Montero contra Carmen Calvo –de la que se habló en estas páginas- beneficiaba a la ministra de Unidas Podemos porque le permitía una interlocución directa con el presidente del Gobierno en algunos de los temas clave de su departamento.

De hecho, se cita como “último servicio de Redondo a Montero” el que permitió a la titular de Igualdad autoproclamarse hace un mes vencedora frente a Carmen Calvo, después de que el Consejo de Ministros diera luz verde a la ‘Ley Trans”, uno de los proyectos estrella de su cartera.

 

La aprobación de esa ley generó tensiones en el Gobierno, donde Montero ganó frente a la oposición de Calvo, imponiendo la autodeterminación de género, que además ha avalado el Ministerio de Justicia –co-proponente de la norma–, alineándose así con Igualdad.

El desbloqueo de la ley, donde Iván Redondo jugó un plan clave para convencer al presidente, se interpretó como una derrota para Calvo, que no logró desde la Vicepresidencia Primera imponer sus tesis más cercanas al feminismo clásico.

No en vano, en el propio PSOE se oponían radicalmente a esta cuestión, hasta que, días antes del debate de la ley en el Consejo de Ministros, tuvieron que virar argumentalmente.

La derrota de Calvo fue destacada por algunos medios como una muestra de debilidad interna, que semanas después se puso de manifiesto con su salida del Gobierno. En el entorno de la ex vicepresidenta no tienen dudas de que detrás de esas maniobras para desgastarle se encontraba Redondo.

Yolanda Díaz queda como única interlocutora

Ahora, la líder de Podemos en el Consejo de Ministros, Yolanda Díaz, ha quedado como la única ministra de la formación morada con una interlocución fluida con La Moncloa.

Hay que recordar que el entorno de Pedro Sánchez lleva tiempo poniendo en valor que la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo guarda una lealtad profunda al presidente del Gobierno. Apoya sus decisiones, aunque no siempre sean de su agrado y ‘lava los trapos sucios’ internamente, sin montar escandaleras en la prensa.

Una actitud muy diferente a la mantenida por el entorno de Pablo Iglesias (en el que se incluye a Irene Montero) que, sobre todo en los últimos meses, se ha distanciado cada vez más, para intentar marcar perfil propio en cuestiones sociales y políticas, como en este momento con la subida de la luz.

Más próxima a las tesis del PSOE

En Moncloa ponen en valor, además, que la vicepresidenta Díaz no sólo tiene buena relación con Sánchez. Ha logrado un buen entendimiento con la mayoría de los miembros del Consejo de Ministros, según explican en varios departamentos del Ejecutivo.

Ha alcanzado en este tiempo mayor sintonía con los compañeros del PSOE que con sus colegas Belarra, Montero, Garzón y Castells. En su entorno admiten que “se lleva estupendamente” con varios ministros socialistas, entre los que destaca la relación con la titular de Hacienda, María Jesús Montero.

500 personas evacuadas por el avance de la lava en La Palma

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?