Política

Pablo Iglesias confiesa que no puede controlar a Yolanda Díaz

No le hace caso sobre la Ley de Vivienda, el precio de la luz, la ‘Ley Mordaza’… A ella solo le interesa la reforma laboral porque refuerza su candidatura

photo_camera Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias eligió hace siete meses a Yolanda Díaz para liderar el proyecto político de Unidas Podemos. Pero eso no iba a implicar, en un principio, que ella se hiciera automáticamente con el control del partido. Sin embargo, el ascenso meteórico de la vicepresidenta segunda ha provocado que apenas escuche ya al ex líder del partido.

Hay que recordar que Irene Montero comenzó a dar la batalla para que Ione Belarra liderase la formación, como ocurrió finalmente un mes después, y solo aceptaba que la ministra de Trabajo encabezase el cartel electoral.

La apuesta por Yolanda Díaz

Tras la decisión de abandonar el Gobierno para disputar a Isabel Díaz Ayuso la presidencia de la Comunidad de Madrid, Iglesias decidió que Díaz ocupase su puesto en la vicepresidencia del Ejecutivo. Además, la ‘nombró’ candidata de la formación morada a las elecciones generales. Su relación era inmejorable.

En su anuncio, Pablo Iglesias dejó entrever, aunque no lo anunció explícitamente, que Yolanda Díaz iba a hacerse también con las riendas de Podemos. Esa ‘designación’ de la ministra de Trabajo suponía un cambio de rumbo en la renovación natural del partido. Hasta ese momento, todo apuntaba a que la actual titular de Igualdad, Irene Montero, sería la elegida para el relevo del secretario general.

Fuentes próximas al ex líder de Podemos explicaban que Iglesias buscaba con esta nueva apuesta romper con dos tópicos que le perseguían: el apego a los cargos públicos –“un militante debe estar allá donde es más útil en cada momento”, dijo, para justificar su candidatura a las elecciones madrileñas- y la idea de que su pareja heredaría el liderazgo.

Iglesias está en contacto con Díaz

La decisión de Pablo Iglesias de dejar la política parecía inaugurar una nueva etapa en Podemos. Sin embargo, el ex vicepresidente no se ha alejado por completo de la primera línea: se está implicando en los cambios que debe afrontar el partido morado en el camino hacia las próximas elecciones generales.

Pese a su anunciada retirada de la vida pública, Confidencial Digital ha podido saber, por fuentes conocedoras de las conversaciones, que Pablo Iglesias está en contacto con Yolanda Díaz, a quien apoya firmemente en su apuesta por construir un nuevo bloque político a la izquierda del PSOE.

Eso es así hasta el punto de que Iglesias ha asumido que la supervivencia de Unidas Podemos pasa por la figura de la vicepresidenta segunda, a la que algunos dirigentes –incluso próximos a Ione Belarra y a Irene Montero- están suplicando que “no les deje tirados”.

“Díaz no hace ni caso a Iglesias”

Sin embargo, las fuentes consultadas por ECD revelan que el ex vicepresidente del Gobierno confiesa en privado que ha comenzado a asumir que “ya no puede controlar a Yolanda Díaz”. Una situación similar a lo que sucede en el Gobierno, donde algunos ministros han acusado a la vicepresidenta segunda de “ir completamente por libre”.

 

La dirección del partido morado, con Ione Belarra, Irene Montero y Pablo Echenique al frente, se ha propuesto “no dar tregua al PSOE en el Congreso durante los próximos meses” e intentar buscar el apoyo de los socios de investidura -PNV, ERC, Compromís, Más Madrid, etc.- para presionar a Pedro Sánchez.

Una estrategia auspiciada en la sombra por Iglesias, según reconocen en su entorno, para que Podemos comience a marcar perfil propio y a distinguirse del PSOE de cara al próximo ciclo electoral que se iniciará el próximo año en Andalucía.

Se busca que la ‘guerra’ en el seno del Ejecutivo continúe con medidas para tratar de arrinconar a los socialistas en múltiples frentes como la Ley de Seguridad Ciudadana -conocida como ‘Ley mordaza’-, la Ley de Vivienda o el precio de la luz.

Solo le interesa la reforma laboral

En este contexto, Iglesias lamenta que Yolanda Díaz no esté colaborando: “A Yolanda solo le interesa ahora la reforma laboral porque de ello depende su liderazgo” mientras viene desplazando o plantando menos batalla en otras de las banderas de Podemos, pese a que se le ha requerido mayor contundencia por parte de la dirección del partido y del propio ex líder.

Reconoce que la ministra de Trabajo, como miembro competente en la materia en el Gobierno, sí ha defendido los intereses de Unidas Podemos con la reforma laboral, desafiando al propio presidente del Gobierno. “Ahí no le ha importado montar bronca en público, pero no así en otras políticas de Podemos”, critican en el entorno de Iglesias.

La reacción de la propia Yolanda Díaz, quien pese a su perfil más dialogante y menos beligerante que el de Pablo Iglesias, recurrió a su misma estrategia: airear los roces en los medios para presionar al PSOE.

Pero atribuyen esa batalla mediática a una cuestión puramente personal. Considera que utiliza esa bandera como carta de presentación de su candidatura a La Moncloa en la que busca liderar un frente de izquierdas que desborde incluso a Unidas Podemos.

Puede seguir controlando a Belarra

Sin embargo, fuentes próximas a la cúpula de Podemos aseguran que el ex vicepresidente mantiene un contacto diario con su sucesora al frente de Unidas Podemos, Ione Belarra.

“Sigue marcándole la estrategia a Belarra”, explican. El ex líder morado pensó que podría manejar a Díaz desde fuera del Gobierno y ha empezado a asumir que cada vez va a ser menos así.

Por ello, la ministra de Derechos Sociales es ahora su verdadero “brazo armado” dentro del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Y justifica también su presencia en los medios de comunicación, con tribunas y tertulias en la radio, para guiar el discurso de Podemos ante el “vacío” dejado por la vicepresidenta segunda en la defensa de algunas banderas clave.

Pablo Iglesias consulta a los dirigentes del partido antes de intervenir en las tertulias de radio cuáles son las cuestiones candentes y la línea oficial para no meter la pata y generar incendios a los suyos, porque sabe que sus opiniones siguen teniendo gran relevancia.

‘Entregar’ Podemos a Yolanda Díaz

Pese a ello, y como se contó en ECD hace unas semanas, Iglesias ha dado orden a Irene Montero y Ione Belarra de que ‘entreguen’ Podemos a Yolanda Díaz.

La propuesta diseñada por Iglesias pasa, en primer lugar, por que Belarra continúe liderando el partido y marcando las líneas maestras de la estrategia y la dirección.

Pero la cabeza visible será Yolanda Díaz -que no milita en Podemos, sino en el PCE- y que debe utilizar las labores de Gobierno para reforzar su perfil de cara a las próximas elecciones.

Ione Belarra no entusiasma al partido

Según las fuentes a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, el propio Iglesias ha comprobado el nerviosismo existente en las filas moradas, que ven que el liderazgo de la nueva secretaria general, Ione Belarra, no provoca el mismo entusiasmo que generaba él, y que podrían perder aún más apoyos en las próximas citas electorales.

Tiene en cuenta que el tirón electoral de Díaz se refleja en el CIS pero también entre la militancia. Y concluye que es la única figura que, a día de hoy, estaría en condiciones de contener la sangría de votos.

Belarra y Montero no cuestionan a Díaz

A esta conclusión ha llegado también la actual cúpula del partido. En el entorno de Montero y Belarra aseguran que no han discutido nunca que Díaz sea cartel electoral. Reconocen que al principio existieron dudas y ha sido necesaria una adaptación. Pero nadie se ha movilizado para que ella no sea la candidata a La Moncloa.

Iglesias ha tenido en cuenta también que la valoración de Yolanda Díaz aumenta en paralelo a su grado de conocimiento. No acumula desgaste.

Al contrario. Ha dado un salto cualitativo, al imponer un nuevo modo de negociar con el PSOE, menos traumático que el de Iglesias, Montero y Belarra pero igual de resolutivo, como demuestra el último pacto de Presupuestos y la Ley de Vivienda.  La batalla por la reforma laboral ha sido por ahora la excepción al tono más conciliador de Yolanda Díaz.

Zelenski pide a la ONU definir el concepto de "Estado terrorista" tras el ataque ruso en Kremenchuk

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?