Política

Sánchez calma los nervios electorales del PSOE: “Iremos de menos a más”

Moncloa transmite a Ferraz que los votantes socialistas irán a las urnas y que la abstención será más baja de lo anunciado. La crisis en Podemos confirma que el presidente “acertó” no pactando con Iglesias

Varias ministras y Pedro Sánchez en la presentación del programa del PSOE.
photo_cameraVarias ministras y Pedro Sánchez en la presentación del programa del PSOE.

La repetición de elecciones no tiene tranquilos a todos en el PSOE. La mayoría prefiere esos nuevos comicios a tener un socio de gobierno como Podemos, pero algunos dirigentes, incluidos cargos de Ferraz, han mostrado su preocupación por el aumento de la abstención y por la fragmentación del voto de izquierdas, que podrían beneficiar al PP.

Tal y como se contó en estas páginas, dos federaciones que han mostrado sus reparos a la nueva cita con las urnas han sido el PSOE de Madrid y el PSC.

Los socialistas madrileños ya se temían, la semana pasada, la irrupción de Íñigo Errejón de cara a las generales. Una circunstancia que, sobre todo en Madrid, puede afectar a un PSOE que se impuso en la Comunidad el pasado 28 de abril.

En el PSC, por su parte, admiten que Miquel Iceta, que no irá en las listas al Senado, ha asegurado en privado que las nuevas generales representan un problema para el partido en Cataluña, ya que la sentencia del procés movilizará al voto independentista y provocará una bajada de los socialistas.

A estas reservas de dos de las federaciones más importantes del partido se han sumado, a lo largo de los últimos días, las dudas de altos cargos socialistas, que temen que una gran abstención, y la aparición de un nuevo partido a la izquierda del PSOE, perjudique al bloque progresista, con el riesgo de perder escaños con respecto a las elecciones anteriores.

Moncloa transmite “tranquilidad”

En Moncloa conocen la inquietud que existe entre algunos cargos de Ferraz, lo mismo que en ejecutivas regionales. Sin embargo, en el gabinete de Pedro Sánchez están convencidos de que el 10 de noviembre se conseguirán mejores resultados que el pasado mes de abril.

Así lo cuentan a Confidencial Digital altos cargos de Moncloa, que repiten el mismo mensaje que han transmitido al PSOE desde el equipo más próximo a Pedro Sánchez: “No hay motivos para preocuparse. Iremos de menos a más”.

Como en febrero

La situación, explican, es muy similar a la que se vivió en febrero, cuando se anunciaron elecciones para el 28 de abril: “En el momento de anunciarlo, el desgaste del Gobierno se reflejaba en las encuestas. Empezamos muy bajos, pero día a día logramos una movilización que no se esperaba y fuimos creciendo hasta el día mismo de las elecciones”.

En el gabinete de Presidencia, por tanto, están “tranquilos”, pese a las encuestas que apuntan a una gran abstención y la pérdida de escaños por parte del PSOE.

Vinculan la actual tendencia negativa al “descontento reciente” por el fracaso de la investidura. Pero, según los datos que manejan, la situación se revertirá en las próximas semanas. Entre otras cosas, porque volverá el miedo a la extrema derecha y porque los perjudicados finalmente serán Podemos y Ciudadanos.

Podemos y Ciudadanos

De acuerdo con sus datos, Podemos y Ciudadanos “van a perder votos a su izquierda y a su derecha”. Y por tanto, en los dos casos, el PSOE saldrá beneficiado.

La apelación al voto útil provocará la incorporación de votantes de Podemos, mientras que los votantes más liberales de C's también apostarán por el PSOE después del “viraje a la derecha” de Albert Rivera.

Este movimiento de votos aparece reflejado en varias encuestas que obran en poder del Gabinete de Presidencia, en Moncloa. Antes de la irrupción de Errejón, los sondeos manejados por los asesores de Sánchez, y por José Félix Tezanos, apuntaban que el PSOE podía aspirar, incluso, a los 150 escaños.

Además, en Moncloa se ha confirmado también la fidelización del electorado socialista: “Ninguno de los nuestros se va a quedar en casa el 10 de noviembre. Están totalmente implicados y entienden lo que se ha hecho hasta ahora. Nosotros no tendremos abstencionistas. Y la desmovilización en la izquierda no será tan grande por el 'efecto Errejón'".

Ferraz reacciona: “El presidente tenía razón”

Estos argumentos han sido ya escuchados por la plana mayor de Ferraz, y por los integrantes de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE. Y, tal como reconocen altos cargos nacionales del partido, “el mensaje de Moncloa ha calado”.

Admiten que la confianza “no era del todo alta” hace dos semanas, cuando se confirmó que no habría investidura. Pero, con el paso de los días, y teniendo en cuenta tanto el diagnóstico de Moncloa como “los últimos acontecimientos políticos”, la moral ha subido.

Fracaso de la investidura

Las fuentes de Ferraz consultadas por Confidencial Digital reconocen que existía “cierta preocupación” por la respuesta que podía dar el electorado progresista al fracaso de las negociaciones con Podemos: “En un primer momento, parecía que iba a resultar difícil de explicar que prefiriéramos elecciones a un Gobierno de coalición”.

No obstante, esa percepción ha ido desapareciendo a lo largo de los días, pero más aún según iban publicándose noticias sobre la ruptura de Podemos y de sus confluencias en toda España.

Las decisiones de Compromís, Equo y Chunta Aragonesista de preferir a Errejón frente a Iglesias, la insistencia de Teresa Rodríguez de presentarse con marca propia en Andalucía, e incluso la renuncia de los dos diputados de Podemos en Murcia para incorporarse a Más País, “han demostrado que el presidente del Gobierno tenía razón”.

Por qué no hubo investidura

Desde el PSOE reconocen que van a aprovechar esos movimientos para justificar la decisión de Sánchez de no intentar en septiembre el gobierno de coalición que Podemos había rechazado en julio. Los argumentos serán los siguientes:

--“Si ni Compromís, ni Equo, ni la Chunta... quieren pactar con Podemos, ¿por qué teníamos que hacerlo nosotros?

-"Iglesias ha roto puentes con Errejón, Bescansa, Carmena... y también con Pedro Sánchez. Igual, el problema, es él y no los demás”.

No obstante, concluyen que el objetivo de la campaña será que el electorado visualice que “España necesita un Gobierno fuerte y estable”. Se apuntará que “con Podemos eso es complicado”, pero el mensaje principal será que la única vía posible para tener esa estabilidad es votar PSOE. El objetivo es movilizar, así, al electorado de centro descontento con Ciudadanos.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?