Seguridad

Es propiedad del ayuntamiento y de la Junta

La Guardia Civil investiga dinero negro y doble contabilidad en el Circuito de Jerez

Circuio de Jerez.
photo_cameraCircuio de Jerez.

La Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado de la Guardia Civil (Udyco) investiga, junto a la Agencia Tributaria, la gestión del Circuito de Jerez, en concreto, el manejo de dinero negro y una supuesta doble contabilidad.

Según ha sabido El Confidencial Digital, los expertos en delitos fiscales del instituto armado han conseguido las declaraciones de varios empleados del circuito, grabadas en vídeo, en las que reconocen como "algo habitual" que "parte del dinero procedente de las taquillas salían del circuito en enormes bolsas de basura".

De acuerdo con esos testimonios, el dinero iba a parar a las oficinas de la empresa gestora del trazado jerezano, Gestión Circuito de Jerez SL (GCJ), y de allí a cajas de seguridad que la compañía tenía en varias oficinas bancarias del centro de la ciudad.

Rebajar el número de asistentes

La investigación, tendente a esclarecer la cifra del fraude y quiénes se beneficiaron del reparto del dinero negro, ha determinado que el modus operandi consistía en reducir el número de asistentes al ‘pelousse’ del trazado, la zona que rodea el circuito y donde se congregan decenas de miles de aficionados, que podrían haber accedido al circuito.

Lo mismo ocurría con entradas dobladas, cuyo precio, el año pasado, ascendía a 55 euros, por lo que se deduce que el fraude podría ser multimillonario.

Propiedad del Ayuntamiento y la Junta

La empresa, gestora del Circuito de Jerez entre 1996 y 2011, cuenta como administrador único con José Ramón García, en su día director del trazado. El apoderado es el director ejecutivo de Dorna, la propietaria del Mundial de Motociclismo, Carmelo Ezpeleta.

En la actualidad, la propiedad del circuito es del Ayuntamiento de Jerez y la Junta de Andalucía, a través de la sociedad Cirjesa, que cobraba a GCJ la cantidad de 600.000 euros al año en concepto de canon de explotación en un negocio "redondo" para la concesionaria que podía, sin consultar con Cirjesa, alquilar el circuito y beneficiarse de toda la publicidad estática que rodea las instalaciones deportivas.

Mientras, Cirjesa corría con el costoso gasto de mantenimiento así como los cinco millones de euros del canon del Mundial.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable