Seguridad

Marlaska: las Fuerzas de Seguridad trabajan para que no haya ciberataques en la Cumbre de la OTAN

El ministro del Interior destaca que el dispositivo para el evento en Madrid trata de evitar incidentes de seguridad, también en el ámbito virtual. Su teléfono fue uno de los espiados con Pegasus

El Gobierno de España ultima los preparativos de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN que se celebra en Madrid los días 29 y 30 de junio. La cercanía de la cita provoca que se empiece a hablar del dispositivo de seguridad que blindará la capital de España ante un encuentro en el que participarán Joe Biden, Boris Johnson, Emmanuel Macron y otros líderes internacionales.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha dado algunas pinceladas sobre el despliegue especial que tratará de garantizar que la cumbre discurra con normalidad.

No ha dado cifras, ni número de agentes implicados. Marlaska sí ha declarado que está convencido de que la cumbre será “un absoluto éxito” en materia de seguridad gracias a la profesionalidad de los cuerpos policiales que desde hace meses trabajan para que no ocurra ningún incidente “ni en el ámbito físico ni el ciberespacio”.

La referencia no es baladí. La Cumbre de la OTAN llega en plena ‘guerra fría’ con Rusia, y se teme que el gobierno de Putin trate de lanzar algún aviso a la Alianza Atlántica con algún tipo de ciberataque que ponga en ridículo los sistemas de ciberseguridad de la OTAN y de los países miembros, en el contexto de la guerra de Ucrania.

Además, en lo que respecta a España, también ha quedado dañada la reputación de los organismos públicos dedicados a la ciberseguridad. La revelación de que alguien (un servicio de inteligencia extranjero, por ejemplo) espió con el programa Pegasus los teléfonos del presidente del Gobierno y de los ministros de Defensa, Interior y Asuntos Exteriores sembró dudas sobre la capacidad española en este ámbito.

Por ello, como se contó en estas páginas, intentó tranquilizar la inquietud en la OTAN un nuevo sistema único anti-escuchas, para blindar las comunicaciones entre miembros del Gobierno.

El temor de no pocos países era que la información delicada que puedan compartir ministros y altos cargos españoles, acabe en manos de potencias extranjeras. Hay que recordar que también se ha publicado que Macron fue espiado con Pegasus, y hace años se desveló que la NSA estadounidense pinchó el teléfono de Angela Merkel y a otros políticos de Alemania, Francia, Noruega y Suecia.

Ante esos temores, el Ministerio de Industria ha desarrollado un nuevo dispositivo encriptado para las llamadas entre ministerios.

 

El FBI registra la mansión de Donald Trump de Mar-a-Lago

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable