Seguridad

Reparto de juguetes y primeros auxilios: la otra ‘batalla’ de los combatientes españoles contra el Daesh

Los voluntarios desplazados a Irak asumen tareas de ayuda a niños, mujeres y ancianos castigados por la guerra

Un combatiente español, con un niño en Irak.
photo_cameraUn combatiente español, con un niño en Irak.

La guerra contra el Daesh en Irak mantiene en este país a varios españoles que se desplazaron a luchar como otros voluntarios extranjeros en algunas de las milicias que se opusieron al “califato” que proclamaron los yihadistas entre este país y Siria hace unos años.

En estas páginas se contó como estos combatientes españoles advertían que, pese a que habían perdido sus grandes bases de poder, los miembros del Daesh no estaban derrotados por completo. Más bien se agazaparon, por lo que ahora realizan atentados y ataques esporádicos en zonas del oeste de Irak, a la espera de otra oportunidad de expandirse.

Desde marzo, cuando se anunció por parte incluso de Estados Unidos la “derrota” del Daesh en Siria e Irak, los voluntarios españoles han continuado participando en operaciones de combate contra células yihadistas, en distintas escaramuzas y enfrentamientos en Iraq.

Alimentos a la población civil

En estas páginas se han contado operaciones como la captura de un carro blindado, la protección a un grupo de periodistas que se saldó con la muerte de varios yihadistas del Daesh... Pero estas acciones de combate no son las únicas actividades que llevan a cabo estos combatientes españoles.

Confidencial Digital ha recabado testimonios de algunos de ellos, que explican que “no estamos sólo para combatir, estamos para ayudar, para atender a los más necesitados, a personas no combatientes, sobre todo a niños, mujeres y ancianos”.

4

En su actividad encuadrados en milicias kurdas y otras similares, estos voluntarios anti-Daesh pasan por aldeas, pueblos, en ocasiones liberan pequeñas poblaciones del control de los yihadistas.

“Cuando ellos veían que les liberábamos, nos presentaban lo poco que tenían. En una ocasión, unos niños nos trajeron dos huevos. Su familia, de doce personas, sólo tenía en su despensa esos dos huevos, algo de maíz y arroz, y esos niños nos los estaban ofreciendo. Nosotros, claro, nos negamos en rotundo”, recuerda uno de los combatientes españoles.

De hecho, aseguran que la pobreza de esas zonas les lleva, a los combatientes extranjeros y singularmente a los españoles -varios de ellos están encuadrados en la misma unidad de una milicia en Irak- a entregar los alimentos que les tocan para comer en su milicia.

“Los españoles siempre hemos denegado que nos den nada, les hemos dado lo que nosotros teníamos”, afirman los consultados, “compartimos nuestro alimento, lo que tenemos, y eso ha hecho que la población civil, los no combatientes, estén de nuestro lado”.

1

Juguetes y chucherías para los niños

Además de entregas de alimentos cuando les es posible, en el tiempo que llevan en Irak y aún ahora, estos combatientes dedican especialmente parte del tiempo que tienen en ayudar a los niños que se encuentran en su zona de operaciones.

“Cuando podemos, con lo poco que tenemos compramos juguetes y hacemos entregas”, afirma uno de ellos, “para sacarles a los niños una sonrisa dentro de este infierno que ha creado el Daesh”. Y también “en los pocos sitios que hay, al paso de algún pueblo en que se puede compramos chucherías”. Eso sí, tienen que ser muy cuidadosos en repartir a todos los niños de una misma familia o poblado, “para que les toque algo a todos y no se líe la marimorena entre ellos”.

5

Curas y primeros auxilios

La situación de abandono en que se encuentran muchas de las aldeas por las que pasan hace que también los milicianos, incluidos los españoles, traten de dar algo de atención médica, especialmente de nuevo a los niños.

“Les hacemos una especie de reconocimiento médico, para curarles cortes en la cara, en las manos”, que muchos de ellos presentan. “Sólo hacemos curas externas, nunca administramos medicinas ya que no sabemos si pueden tener alergias: hacemos lo que podemos y hasta donde sabemos”, precisan.

6

La prioridad: salvar antes que combatir

Lo que en todo momento tratan de dejar claro estos españoles que decidieron marcharse a Irak o Siria a luchar con las armas contra el Daesh es que su tarea es totalmente desinteresada, por la población civil de esas zonas afectadas y también por los países de Europa que sufren el terrorismo yihadista: “Vuestra vida es nuestra lucha”.

Sobre sus acciones en Irak, relatan por ejemplo: “Hemos estado bajo fuego enemigo batiendo una zona y nosotros sacando niños de una casa; y hemos preferido el socorro de esta gente, que son los grandes perjudicados, hemos preferido salvar a esa gente que combatir al Daesh”.

“Tenemos muy claras las prioridades, y eso se ve en los voluntarios españoles”, sentencian.

3

El carácter del soldado español

Entre los españoles que se encuentran combatiendo en Iraq hay varios con experiencia militar, en algunos casos larga, en las Fuerzas Armadas. Y comparan situaciones: “A las Fuerzas Armadas de España, desde la misión en Bosnia e incluso antes, se le ha reconocido esa capacidad de combatir y también de estar con la población civil”.

“El soldado español, además de por su bravura, ha sido reconocido desde hace siglos por su ayuda a los más necesitados”, se remonta otro, que asegura que “este afán de anteponer nuestra vida por ellos realmente lo tenemos sobre todo los españoles, entre los voluntarios, esto es así”, si bien en las tareas humanitarias también les acompañan otros extranjeros, por ejemplo alemanes.

Concluye uno de los españoles que sigue combatiendo en una milicia anti-yihadista: “Está claro que nuestro trabajo es el combate contra el Daesh, pero si algo me enorgullece es ver el gran corazón que tienen los voluntarios”.

2

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?