Sábado 25/11/2017. Actualizado 01:23h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Se reúnen a cenar cada mes

El G-5 ‘anti Soraya’ pasa a G-8 con la incorporación de Morenés, Catalá y Tejerina

Los ocho ministros ‘políticos’ han convencido a Rajoy que es hora de hacer política y no de tecnocracias. El presidente multiplicará su presencia en periódicos y televisiones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Continúan en el Gobierno las conspiraciones al más alto nivel. El llamado G-5, un grupo de cinco ministros políticos (entonces incluido Miguel Arias Cañete, ahora destinado a Bruselas) ha conseguido sumar otros tres miembros del Ejecutivo. Ahora son ya ocho las personas, en principio cercanas a Mariano Rajoy, que le insisten en hay que hacer más política. Y parece que le han convencido.

Rajoy en la rueda de prensa de balance de fin de año. Rajoy en la rueda de prensa de balance de fin de año.

La existencia del G-5 o grupo de ministros ‘políticos’ se conoció el pasado mes de marzo. El Confidencial Digital desveló entonces que cinco ministros estaban reuniéndose y formaban un frente común contra la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Se trataba de José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores; Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior; Ana Pastor, ministra de Fomento; José Manuel Soria, ministro de Industria; y Miguel Arias Cañete, ministro de Agricultura. A este grupo se le conoce también, dentro del PP, como la “congregación mariana”.

Más política y menos tecnocracia

El objetivo del grupo era convencer a Mariano Rajoy de que el Gobierno necesitaba más iniciativa política, frente a lo que, a su modo de ver, estaba practicando Sáenz de Santamaría, a la que acusan de mantener un perfil tecnocrático. No les gustaba la manera de trabajar de la número dos del Ejecutivo, y así se lo hicieron saber al presidente.

Desde entonces, estos cinco ministros políticos, en principio amigos personales de Rajoy, han seguido viéndose, y llamándose prácticamente a diario. En sus conversaciones siempre recuerdan que el Gobierno del PP debe hacer más política, a la vez que acusan a la vicepresidenta de falta de coordinación entre ministerios.

Tres nuevos integrantes

El G-5 cuenta desde hace algunas semanas con tres nuevos integrantes. Se trata de dos  ministros recientes y de un tercero que ya formaba parte del Ejecutivo y que se ha incorporado a sus encuentros.

Rafael Catalá, titular de Justicia, Isabel García Tejerina, de Agricultura, y Pedro Morenés, ministro de Defensa, se han unido ahora a este grupo ‘en la sombra’ y participan en sus reuniones y conversaciones, según confirman a El Confidencial Digital fuentes cercanas al consejo de ministros.

Quieren que Rajoy haga más política, y por tanto que deje de hacer caso a los miembros del Gobierno que apuestan sobre todo por la tecnocracia

La presencia de García Tejerina y de Morenés ha sorprendido, por cuanto se les consideraba más bien dos ministro 'técnicos', sin particulares connotaciones políticas.

Las fuentes consultadas aseguran que los ocho quedan periódicamente para verse en privado, y que cenan juntos, al menos, una vez al mes. Aunque, lógicamente, en la agenda oficial de estos ministros no aparecen esos encuentros con sus colegas.

Cañete también asiste

Respecto a la presencia de Miguel Arias Cañete en estas reuniones informales, las fuentes consultadas por ECD aseguran que, a pesar de su nuevo destino, el ahora comisario europeo sigue viéndose con el G-8 cuando viene a Madrid.

El ex titular de Agricultura, pese a que pasa la semana en Bruselas, también mantiene un contacto telefónico continuado con sus antiguos colegas del consejo de ministros.

De qué hablan

En esas conversaciones reservadas, los miembros del G-8 insisten sistemáticamente en la idea de que el Partido Popular y el propio Gobierno se juegan mucho en las próximas elecciones, es decir, las municipales y autonómicas de mayo. Por eso, concluyen, es necesario dar un paso al frente y tomar la iniciativa, sin limitarse a gestionar.

Quieren que Rajoy haga más política, y por tanto que deje de hacer caso a los miembros del Gobierno que apuestan sobre todo por la tecnocracia. Consideran que permaneciendo encerrados en los despachos no se ganan las elecciones, tal y como pronostican los sondeos que se han publicado.

Eso sí, el mensaje lo transmiten al presidente del Gobierno en privado. Nunca lo hacen en público.

Han convencido a Rajoy

Las ‘conspiraciones’ del G-8 están detrás de la nueva política informativa que ha inaugurado el PP en las últimas semanas de 2014. A ello hay que atribuir la decisión de Rajoy de ordenar a su equipo de volver a las tertulias de televisión y radio, pero no por personas interpuestas o segundo espadas, sino al máximo nivel orgánico.

El presidente, según las fuentes consultadas por ECD, ha sido convencido por el G-8 de que debe dar la cara. Y de que debe hacerlo él personalmente. En este sentido, Moncloa ya está preparando y concertando comparecencias y entrevistas del propio Rajoy en televisiones y periódicos para todo el próximo año.

El nombramiento de Ayllón

Los ocho ministros políticos, si se incluye a Arias Cañete, también fueron quienes hicieron ver a Rajoy la necesidad de nombrar otro portavoz del Gobierno más. Le transmitieron que las ruedas de prensa de los viernes con Soraya Sáenz de Santamaría no eran ya suficientes y que los mensajes se perdían.

Fue el G-8 quien, según ha sabido ECD, propuso a Rajoy la designación de un nuevo portavoz del Gobierno que se añada al trabajo que realiza la vicepresidenta. El elegido ha sido José Luis Ayllón, secretario de Estado de Relaciones con las Cortes.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·