Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

La vicepresidenta respalda a Félix Sanz Roldán

Soraya defiende al CNI: “Está siendo clave en Cataluña”

Varios ministros le han pedido explicaciones, acusando al Centro de ineficacia al afrontar la crisis independentista

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Poco se sabe del papel que está jugando el Centro Nacional de Inteligencia en la crisis de Cataluña. Tras el 1-O, en los cuerpos policiales se criticó que no se hubieran encontrado las urnas provenientes de China y que se hubiese calculado mal el número de Mossos ‘rebeldes’. Las críticas han llegado incluso al Consejo de Ministros, pero la vicepresidenta las ha atajado: “El CNI está siendo clave”.

Soraya Sáenz de Santamaría explica la reacción del Gobierno a la carta de Puigdemont. Soraya Sáenz de Santamaría explica la reacción del Gobierno a la carta de Puigdemont.

El CNI está informando a Moncloa puntual y constantemente sobre los movimientos del Govern que afectan a la seguridad e integridad del Estado. Muchas de las decisiones que ha tomado Mariano Rajoy en los últimos quince días han estado basadas en información aportada por los servicios de inteligencia. Esta es, al menos, la versión que ofrece el entorno de la vicepresidenta del Gobierno.

Y es que Soraya Sáenz de Santamaría ha asumido en las últimas semanas un papel de “defensora”de los trabajos del Centro Nacional de Inteligencia en lo que respecta a la crisis catalana.

Según aseguran a El Confidencial Digital fuentes bien posicionadas, la vicepresidenta está trasmitiendo el mensaje de que los espías españoles “están siendo claves en Cataluña”.

Ministros inquietos con el CNI

Entre los receptores de este mensaje se encuentran varios ministros, que habrían trasladado a Soraya su inquietud sobre una supuesta inacción, o incluso incapacidad, por parte del servicio de inteligencia, a la hora de atajar algunos de los movimientos previos y posteriores al 1-O.

Citan como ejemplo la entrada en España, desde Francia, de las urnas para el referéndum, que tendrían que haber sido localizadas antes e interceptadas.

Algunos de estos ministros, que las fuentes consultadas rechazan identificar, han trasmitido a Soraya Sáenz de Santamaría sus dudas sobre la eficacia de las investigaciones del CNI, y también sobre la dirección actual del centro, en manos de Félix Sanz Roldán.

La respuesta de la vicepresidenta ha sido rotunda: respaldo “total” a la cúpula de los servicios secretos. Su relación con Sanz Roldán es muy fluida, como viene siendo desde que ambos comenzaron a trabajar juntos en 2012.

Críticas policiales a la labor del CNI

En los días posteriores al 1-O, tal y como contó ECD, algunos servicios de información vinculados al Ministerio del Interior comenzaron a difundir críticas al CNI. Le acusaban de “inacción”, de haber cometido errores en la información suministrada, y, más aún, de no haber evitado injerencias en el ‘proces’ de algún servicio extranjero.

“El Centro Nacional de Inteligencia no ha compartido toda la información que tenía sobre el referéndum”, aseguraba a El Confidencial Digital un alto cargo policial del Ministerio del Interior, visiblemente contrariado por el desarrollo de los acontecimientos durante la jornada del 1 de octubre en Cataluña.

Según su relato, la colaboración del CNI “no ha sido la esperada”, especialmente en cuanto al flujo de información desde el Centro al Ministerio.

El CNI se defiende

Sin embargo, fuentes próximas al servicio de inteligencia respondieron que el CNI había aportado al Gobierno a través de Vicepresidencia “información contrastada y precisa” sobre la crisis catalana.

Se acusó al Centro de haber informado en falso sobre la previsión del número de Mossos d’Esquadra que se mantendrían leales a las órdenes de los jueces. Sin embargo, según las fuentes de ECD, en los informes enviados por el CNI a Moncloa se cifraba en 50 por ciento el número de agentes ‘rebeldes’, y no en un 10 como circuló en los días posteriores al 1-O.

Desde el CNI achacaron a una “guerra policial” las acusaciones de inacción procedentes de ámbitos del Ministerio del Interior.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·