Judicial

El decano del Colegio de Abogados busca el ‘topo’ que ha filtrado la información sobre el cese de Alfonso Merlos

La decisión se tomó en una Junta reciente, pero su intención era pactar el anuncio con el periodista. Los colegiados se quejan de falta de transparencia

José María Alonso, decano de ICAM
photo_cameraJosé María Alonso, decano de ICAM

El lío del contrato del director de comunicación, Alfonso Merlos, del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid continúa a vueltas y ya lleva más de un mes. El pasado martes la Junta del ICAM se reunió y tomó la decisión de manera verbal de rescindir el actual contrato, según indican varias fuentes a Confidencial Digital. Pero el decano, José María Alonso Puig, se ha molestado por esta filtración y ha declarado que están “investigando el origen”. 

La polémica del contrato con el director de comunicación de la entidad, comenzó a finales del mes de abril y se debatió por primera vez en una Junta del Colegio el pasado lunes 5 de mayo. En ese momento se acordó la continuidad de Merlos, pero con una revisión de su contrato, puesto que había saltado la duda sobre la legalidad del mismo al estar hecho a través de la sociedad mercantil Trocadero Comunicaciones S.L

La propia tesorera de la entidad, Mabel Zapata, confirmó a ECD que lo estaba revisando y que se tomaría una decisión al respecto cuanto antes. Este martes 20 de mayo, la Junta celebró otra reunión en la que no iba en el orden del día debatir ningún asunto relacionado con Merlos. 

Sin embargo, varias fuentes asistentes a la misma, aseguran que el decano introdujo el tema y acordó junto con otros diputados el cese del contrato actual con el director de comunicación. José María Alonso pidió confidencialidad porque la idea era realizar una salida pactada con el periodista y con tiempo. 

La filtración de este tema a la prensa ha provocado declaraciones del decano en La Vanguardia y en la revista Semana en las que no comenta nada de lo que sucedió en esa Junta y afirma estar buscando el origen de estas filtraciones: “a fecha de hoy no se le ha cesado, ni se ha iniciado ningún tipo de negociación” decía Alonso Puig en esta publicación “de momento, continúa. Se estudiará la situación, se valorarán todos los temas y si se toma una decisión lo haremos saber”.  

Fuentes de la Administración interna del Colegio de Abogados confirman que a día de hoy Alfonso Merlos continúa como dirección de comunicación y percibiendo los honorarios. ECD se ha puesto en contacto con Alonso Puig, pero no ha querido hacer declaraciones. 

Desde que toda la polémica comenzara, la Institución no ha emitido ningún comunicado oficial público, ni tampoco ha dado una explicación oficial a los 77.000 colegiados. El ambiente “está cargado”, aseguran varios letrados que lamentan el secretismo de las decisiones que se toman en la Junta y la falta de transparencia.

Los colegiados envían cartas con quejas por la opacidad 

“El decano no es nada transparente, nunca quiere dar la cara”, aseguran fuentes colegiadas. “Actúa como quiere y luego envía los muertos a otro”, explica otro. 

Asociaciones de letrados como Unión de Abogados Españoles (UAE) o Asociación Libre de Abogados y Abogadas (ALA) han remitido varias cartas desde que comenzó esta crisis a la institución. Primero, para conocer el contenido del contrato de Merlos. Una vez se publicó, ALA les pidió íntegramente el proceso de contratación para conocer si se había realizado “a dedo” y tomar las acciones legales perceptibles y UAE reclamó el mismo contrato, pero firmado igual que lo están el resto de los colgados en el Portal de Transparencia del ICAM.   

La última carta la ha enviado la UAE este mismo jueves dirigida al decano para recriminar la falta de transparencia: “Una vez más a través de una revista del corazón como es “semana” nos hemos tenido hoy que enterar de los avatares del ICAM con su jefe de comunicación”. 

Muy al contrario de la transparencia que prometías en tu campaña electoral”, continúa la misiva, "dirigida por quien entonces contrataste a cambio de unos emolumentos claramente fuera del precio del mercado, existe un preocupante apagón informativo respecto a uno de los escándalos más importantes que ha sufrido nuestro Colegio”. 

Captura de pantalla 2020-05-21 a las 19.45.39

Lo que se conoce del contrato 

La polémica sobre el contrato con el periodista comenzó a raíz de la transcendencia mediática que tuvo un una aparición suya en un programa de Youtube, puesto que detrás se coló la imagen de una periodista de Mediaset que estaba en su casa durante el tiempo del confinamiento en España. Las imágenes estuvieron varias semanas en todos los medios de comunicación con asuntos sobre su relación amorosa o la posibilidad de haber incumplido el confinamiento. 

Muchos colegiados, que apenas sabían quién era el director de comunicación, empezaron a conocer detalles como el sueldo del periodista (que era público a través de las cuentas de la ICAM) - 120.000 euros más 30.000 de honorarios- y sobre las dudas de la regularidad de su contrato por estar realizado con Trocadero Comunicación S.L., una empresa mercantil, cuyo registro figura con sede en Murcia y solo tiene un trabajador en las últimas cuentas publicadas. 

Dicho contrato fue el que el Colegio se comprometió a revisar. La revisión de la tesorera ya está finalizada, según ha podido confirmar ECD.  Mabel Zapata, contactada por este diario, no ha querido explicar los detalles, pero fuentes cercanas a la misma aseguran que recomendó al decano  “resolver el contrato de prestación de servicios con Trocadero S.L" y realizar uno, en su caso, directamente con Merlos ya que “existía una gran irregularidad”.  

La idea del decano, que es muy cercano a Merlos porque se encargó de su campaña electoral, era en un principio cambiar el tipo de contrato laboral. En esta última Junta se decidió, en cambio, rescindirlo como director de comunicación y se quedó en el aire la posibilidad de que el periodista cobrara por trabajos específicos con la Institución. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?